La Columna de Opinión *

Por Padre Francisco Salvador

Artículos Anteriores

   

 

Santos Inocentes

Queridos amigos y hermanos:

Más de 2000 años han pasado y mucho ha cambiado, pero pareciera que la crueldad es tan parte de nuestra vida, que llega a ser cotidiana. Cada año por estas fechas pasa casi inadvertido que pocos días después de Navidad, día en que proclamamos a los cuatro vientos nuestra buena voluntad y amor, recordemos el día de los 14.000 Niños Santos Inocentes, asesinados cruelmente por orden de Herodes, con bromas y chistes.

La Iglesia no se opone al buen humor o a reírse, pero hay tanto de que hacerlo y tantos días para esto, pensemos entonces que es igual a que recordáramos a todos los caídos en la invasión a Irak, o a las víctimas del Tsunami, o a los detenidos desaparecidos, con bromas e intentando hacer caer a todos en este juego sin sentido alguno. Más bien hagamos este día, el día de los derechos Humanos por excelencia, un día de reflexión, de ahondar en la unidad, en la inocencia y lo bueno de ella y no como burla a los niños masacrados en Palestina.

Todo lo anterior, es para entender la naturaleza divina e inviolable de nuestra vida, respetarla y cuidarla en cada momento y con cada acto que hagamos.

Que Dios bendiga a todos los niños y especialmente a los Santos Inocentes.  
 

Amén.

Espero que lo anterior sirva para que mejores tu vida, y seas más feliz junto a los tuyos.

*Aclaración: La Iglesia desde sus primeros tiempos ha tenido una opinión sobre lo que ocurre en su entorno, no siendo contraria al mundo ni negándolo sino tratando de cristianizarlo, no por la fuerza, mas por el amor.  La voz oficial es expresada a través de los concilios, y santos sínodos.  Pero muchas veces hay también opiniones de sacerdotes o laicos que ayudan o dan una orientación sobre ciertos temas, por ello la intención de esta columna de opinión no es ser "LA OPINIÓN OFICIAL" de la Iglesia sino que mis artículos mensuales puedan ayudar a debatir temáticas actuales, compartir pensamientos, y crecer juntos en la Fe.