La Columna de Opinión *

Por Padre Francisco Salvador

Artículos Anteriores

   

 

Pentecostés

La Gran Fiesta de Pentecostés: Una vez mas y siempre después de 50 días de la Resurrección, llega a nosotros la renovación de la vida, la realidad del Reino de los Cielos, el tan ansiado y necesario Espíritu Santo.

Jesucristo, el Hijo Unigénito de Dios, al partir a los cielos nos prometió que nunca mas estaríamos solos, el enviaría desde lo alto al Espíritu de Verdad, el que todo lo abarca, el que todo lo llena, por eso desde ese día que la historia cambió, los ojos de los Apóstoles se abrieron, sus corazones se volvieron depositarios de la Gloria Celestial, y la valentía los domino por siempre.

Entendieron una nueva realidad, que el "Reino Prometido" no era terrenal, era un reinado del Amor, de la caridad, de la fraternidad, donde todos éramos parte si tan solo queríamos serlo, que regalo tan increíble nos da Dios, y la pregunta entonces es: ¿Qué nos paso? ¿Nos olvidamos del Espíritu Santo? ¿Cuál es su rol el día de hoy? ¿Usamos este "Regalo" en nuestras vidas? o el tiempo lo convirtió en un mito mas, en tan solo una frase a ser repetida una y otra vez.

El Espíritu Santo, ha existido, existe y existirá, entonces ahora debemos primero entender lo que nos ha sido dado y luego usarlo en nuestras vidas a cada instante, como ese compañero idóneo de esta travesía que es la vida, sin el cual estamos condenados a la muerte eterna.

Nadie es el "Manager" del Espíritu Santo, es libre y está adonde es querido y necesitado, clamemos entonces en esta fiesta de Pentecostés y cada día de nuestra vida:

OH Rey Celestial, Paráclito, Espíritu de Verdad, que estás en todas partes y llenas todas las cosas, tesoro de todo lo bueno y dispensador das la vida, ven y mora en nosotros, purifícanos de toda mancha y salva nuestras almas oh Bondadoso.

 

Espero que lo anterior sirva para que mejores tu vida, y seas más feliz junto a los tuyos.

*Aclaración: La Iglesia desde sus primeros tiempos ha tenido una opinión sobre lo que ocurre en su entorno, no siendo contraria al mundo ni negándolo sino tratando de cristianizarlo, no por la fuerza, mas por el amor.  La voz oficial es expresada a través de los concilios, y santos sínodos.  Pero muchas veces hay también opiniones de sacerdotes o laicos que ayudan o dan una orientación sobre ciertos temas, por ello la intención de esta columna de opinión no es ser "LA OPINIÓN OFICIAL" de la Iglesia sino que mis artículos mensuales puedan ayudar a debatir temáticas actuales, compartir pensamientos, y crecer juntos en la Fe.