La Columna de Opinión *

Por Padre Francisco Salvador

Artículos Anteriores

   

¿Halloween?

 

Queridos amigos y hermanos:

 

Con respecto a nuestra perspectiva en la fiesta pagana de Halloween, vemos tanto un peligro espiritual como también lo nefasto de la historia de esta fiesta claramente anti-Cristiana.

 La fiesta de Halloween empezó en tiempos pre-Cristianos entre los Celtas de Gran Bretaña, Irlanda y Francia del norte.

Estos paganos creyeron que la vida física nacía de la muerte. Por consiguiente, ellos celebraron el principio del “nuevo año” en el otoño (en la víspera del 31 de octubre y en el día del 1 de noviembre) cuando, según su creencia, el frío, la oscuridad, el decaimiento y la muerte empezaban.

Una cierta deidad quien ellos llamaron Samhain, era para los celtas el señor de la Muerte, y era él a quien ellos honraban en la fiesta de su Nuevo Año.

 Desde un punto de vista Cristiano Ortodoxo, la participación en estas prácticas a cualquier nivel es imposible e idólatra, una traición genuina a nuestro Dios y a nuestra Fe santa.

Si nosotros participamos en el ritual de imitar a los muertos vistiendo sus atavíos o vagando en la oscuridad, caemos en este “juego” cuyo señor no es Samhain, como los celtas creyeron, sino Satanás.

Y si nosotros caemos en esto, nosotros no estamos “solo” entregando dulces a niños inocentes, sino festejando a Samhain, el señor de la Muerte quien ellos han venido a servir como imitadores de la muerte, vagando en la oscuridad de noche, y transformando sus rostros no en Iconos de Jesús sino en monstruos.

 Por otra parte, vemos como Chile se inclina una y otra vez por creer que la globalización implica la soberana ridiculez de copiar cuanta basura exista en el mundo y no la cultura y educación de otras manifestaciones extranjeras "Realmente Culturales" como por ejemplo saludar, dar el asiento a los mayores, respetarlos, la puntualidad, etc.

Hermanos, la vida de un cristiano verdadero debe reflejarse en todo momento, los invito por ello, a ser capaces de decir sin temor, yo no celebro Halloween, a no caer en el consumo de esta celebración importada, en la cual en vez de visitar a nuestros seres queridos en el cementerio, y reflexionar en la realidad de la muerte, nos escapamos y evadimos en estas absurdas pero peligrosas celebraciones.

Por último, lamo a Padre y Madres, Abuelos, y a todas las familias a proteger a sus hijos, ya que somos responsables de ellos, los más pequeños y vulnerables de la sociedad.

Dios nos de el Don de discernir lo Bueno de lo Malo, y la fortaleza de seguir lo bueno.

Amén.

 

Espero que lo anterior sirva para que mejores tu vida, y seas más feliz junto a los tuyos.

*Aclaración: La Iglesia desde sus primeros tiempos ha tenido una opinión sobre lo que ocurre en su entorno, no siendo contraria al mundo ni negándolo sino tratando de cristianizarlo, no por la fuerza, mas por el amor.  La voz oficial es expresada a través de los concilios, y santos sínodos.  Pero muchas veces hay también opiniones de sacerdotes o laicos que ayudan o dan una orientación sobre ciertos temas, por ello la intención de esta columna de opinión no es ser "LA OPINIÓN OFICIAL" de la Iglesia sino que mis artículos mensuales puedan ayudar a debatir temáticas actuales, compartir pensamientos, y crecer juntos en la Fe.