La Columna de Opinión *

Por Padre Francisco Salvador

Artículos Anteriores

   

 

Made In Chile

Queridos amigos y hermanos:

Hace casi 10 años tomé junto a mi esposa la decisión de ir a estudiar teología a los EE.UU. al Seminario Ortodoxo de Saint Vladimir, en Nueva York, el corazón del mundo.

Mi primera sensación al llegar fue absolutamente diferente a lo que me esperaba, debo confesar que tenía cierta animosidad contra todo lo norteamericano, pero la verdad fue que me encontré con muchísima gente tremendamente gentil, amable,  solidaria, ingenua, como dije antes, muy diferente a mi apreciación.

Aprendí a ver como ellos guardaban profundamente ciertos valores, como algo sagrado, como se respeta al anciano y al discapacitado, al gordo, al negro, al chino, etc.

Al mismo tiempo vi claramente como estaban absolutamente concientes de que ciertas cosas de su modelo (no económico) sino social estaba muy mal, y que debía ser cambiado rápidamente.

Cual fue mi asombro al llegar a mi querido país en julio del 99 y encontrarme como todos (o casi) veían a los EE.UU.. con gran admiración queriendo copiar hacer un EE.UU. "Made in Chile"  tomando lo peor, y dejando de lado lo mejor: copiando la competitividad desmedida y olvidando la solidaridad, sintiéndonos superiores por tener celular o por nuestro auto, creyendo que nuestras carreteras nos hacen grandes, por favor reflexionemos bien que país estamos construyendo.

Hoy todos hablan del sistema económico, de cuantos dólares por habitantes esto o lo otro, basta ya, esto no nos trae felicidad, no es la panacea, busquemos la solución en otras cosas, en disfrutar con nuestras familias y amigos cada segundo de nuestra corta existencia, de ver con admiración y emoción cada amanecer, con disfrutar la marraqueta y el café, no dejes que te admiren por tus adornos (reloj, cartera, auto) cual árbol de navidad, lo que admiran son las cosas y no a la persona.

Centremos nuestra vida en el mensaje de AMOR más grande Jamás predicado, el mensaje de Cristo como Señor y Dios nuestro y también de quienes no creen en él, y de respetar a todos en su realidad, con sus posibilidades y convirtiendo cada día nuestros problemas en desafíos, nuestra ansiedades en ganas, nuestra debilidad en fortaleza.

Que Dios te bendiga.

Amén.

Espero que lo anterior sirva para que mejores tu vida, y seas más feliz junto a los tuyos.

*Aclaración: La Iglesia desde sus primeros tiempos ha tenido una opinión sobre lo que ocurre en su entorno, no siendo contraria al mundo ni negándolo sino tratando de cristianizarlo, no por la fuerza, mas por el amor.  La voz oficial es expresada a través de los concilios, y santos sínodos.  Pero muchas veces hay también opiniones de sacerdotes o laicos que ayudan o dan una orientación sobre ciertos temas, por ello la intención de esta columna de opinión no es ser "LA OPINIÓN OFICIAL" de la Iglesia sino que mis artículos mensuales puedan ayudar a debatir temáticas actuales, compartir pensamientos, y crecer juntos en la Fe.