La Columna de Opinión *

Por Padre Francisco Salvador

Artículos Anteriores

   

 

El Espíritu Santo

Queridos Hermanos y Amigos, por siglos hemos discutido sobre el Espíritu Santo, queriendo entender que es, de donde viene, como funciona, etc. Sin darnos cuenta que lo verdaderamente importante es aprovechar sus frutos, y dejarlo actuar como tan solo él sabe hacerlo. Poniendo un ejemplo, es como pasar años tratando de entender como funciona un televisor, los rayos catódicos, o el plasma, sin disfrutar ni siquiera por un minuto la buena película para la cual fue hecho el televisor. Mi llamado en este día entonces no está en rechazar nuestra capacidad de entender y conocer, sino a aprovechar nuestra capacidad de sentir, vivir, y amar a través del Espíritu Santo.

La Gran Fiesta de Pentecostés que es la fiesta del descendimiento del Espíritu Santo, a veces está tan poco entendida, que no nos damos cuenta del tremendo regalo que Dios nos hace. Es como tener la solución para todos nuestros pesares y problemas y no usarla, es el mismo espíritu que transformo a unos pocos hombres y mujeres asustados en Jerusalén hace 2000 años en las luminarias de la Fe, en seres que abrieron sus ojos y entendieron el sentido de la presencia vivificadora de Dios entre nosotros.

Al mismo tiempo, Pentecostés nos gran la gran buena nueva de que el Evangelio de Jesús es para todos, ya que cada uno de los Apóstoles comenzó a hablar en una lengua diferente, dando el mensaje de que la Fe es para todo el mundo y no para una etnia o grupo en particular.

Pero para que el Espíritu Santo actúe en nosotros debemos darle el espacio que necesita, darnos tiempo para la oración y el silencio en nuestras vidas, muchas veces atochadas de publicidad, reggaeton, cuentas, trabajo, farándula y toda clase de excesos, queremos que el Espíritu Santo venga a nosotros, debemos estar entonces unidos en Cristo y su mensaje de amor fraterno y no buscando la venida del Espíritu solo para mi.

Dios nos permita entender la fortaleza de su mensaje, y la actualidad de este, y poder vivir en la alegría de su resurrección universal.

Que Dios te bendiga.

Amén.

Espero que lo anterior sirva para que mejores tu vida, y seas más feliz junto a los tuyos.

*Aclaración: La Iglesia desde sus primeros tiempos ha tenido una opinión sobre lo que ocurre en su entorno, no siendo contraria al mundo ni negándolo sino tratando de cristianizarlo, no por la fuerza, mas por el amor.  La voz oficial es expresada a través de los concilios, y santos sínodos.  Pero muchas veces hay también opiniones de sacerdotes o laicos que ayudan o dan una orientación sobre ciertos temas, por ello la intención de esta columna de opinión no es ser "LA OPINIÓN OFICIAL" de la Iglesia sino que mis artículos mensuales puedan ayudar a debatir temáticas actuales, compartir pensamientos, y crecer juntos en la Fe.