Gran Fiesta de la Virgen: 25 de Marzo

Anunciación del Arcángel Gabriel a la Santísima Virgen María

 

 

(ver textos litúrgicos completos de esta importante fiesta)

 

La fiesta de la Anunciación de la Virgen María se celebra nueve meses antes de la Natividad de Cristo, en el día 25 de marzo. Es la celebración del anuncio del nacimiento de Cristo hecho a la Virgen María, como se narra en el Evangelio de San Lucas.

 

Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino de tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? Pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Ser Santo que nacerá, será llamado Hijo de Dios. Y he aquí tu parienta Elizabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; porque no hay nada imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; Entonces hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia. (Lucas 1,26-38)

 

Los servicios de la fiesta de la Anunciación, Matutinos y  Divina Liturgia, enfatizan repetidamente la gozosa proclamación de la salvación de los seres humanos en el nacimiento del Salvador.

 

Hoy es el principio de nuestra salvación y la revelación del misterio antes de todos los siglos; porque el Hijo de Dios se hace  Hijo de la Virgen y Gabriel anuncia la gracia. Acompañémosle clamando a la Madre de Dios: Salve, oh llena de gracia, el Señor es contigo. (Tropario)

                                  

            Una característica especial de esta fiesta es el canon de Matutinos, el cual está compuesto por un diálogo entre el  Arcángel Gabriel y la Virgen María. También muy conocido entre los elementos de este oficio es la Megalinaria o Magnificación, la cual toma la forma de nuestra propia salutación a la virgen madre en las palabras del arcángel.

 

Con la voz del arcángel nosotros clamamos a ti, oh    Purísima: Salve, oh llena de gracia, el Señor es contigo. (Magnificación)

 

            La celebración de la Anunciación es, por lo tanto, la fiesta de nuestro propio recibimiento de las buenas nuevas de nuestra salvación, y de nuestra glorificación de la Virgen María, la doncella pura quien llega a ser la Madre del Dios Encarnado.

 

            Ya que esta fiesta normalmente cae durante la Gran Cuaresma, la forma en que se celebra varía de año en año, dependiendo del día en que cae. Si es un día de semana durante la Gran Cuaresma, lo que es lo más común, se celebra la Divina Liturgia de la fiesta en la tarde junto al oficio de Vísperas, luego de abstinencia de todo el día. Cuando esto suceda, se sigue las normas de abstinencia para la Liturgia de los Dones Presantificados. La Divina Liturgia de la Anunciación es la única celebración de la liturgia eucarística de San Juan Crisóstomo que es permitida en un día de semana durante la Gran Cuaresma.

Google


WWW www.iglesiaortodoxa.cl

web-team