Los Santos Mártires  Menas, Hermógenes, y Eugrafos

10 de Diciembre

Los Santos Mártires  Menas, Hermógenes, y Eugrafos sufrieron por su fe en Cristo bajo el emperador Maximiano (305 - 313).

San Menas fue enviado por el emperador desde Atenas a Alejandría para sofocar los tumultos entre los cristianos y los paganos. Distinguido por el don de la elocuencia, Menas, increíblemente,  comenzó a predicar la fe cristiana abiertamente y convirtió a muchos paganos a Cristo. Enterándose de esto, Maximiano envió a Hermógenes a Alejandría para llevar a los Santos a juicio. Además, dio órdenes de limpiar la ciudad de Cristianos.

Hermógenes, aunque era un pagano, fue distinguido por su comportamiento reverente. E impresionado por la resistencia de San Menas bajo la tortura y por su curación milagrosa después de los crueles tormentos, también se convirtió al Cristianismo. Maximiano mismo llegó a Alejandría entonces. Ni la asombrosa resistencia estoica de los Santos Menas y Hermógenes bajo la tortura, ni los milagros manifestados por Dios en esta ciudad, aplacaron al emperador. En cambio, lo desconcertaban aún más. El emperador apuñaló a San Eugrafos, el secretario de San Menas, personalmente y luego dio órdenes de decapitar a los Santos Mártires Menas y Hermógenes.

Las reliquias de los Santos Mártires, fueron lanzadas al mar en un cofre de hierro, y encontradas después (ver 17 de febrero) y trasladadas a Constantinopla en el siglo IX. El emperador Justiniano construyó una iglesia en memoria de San Menas de Alejandría. San José el Himnógrafo (4 de abril) compuso un Canon en honor de estos Santos Mártires.