Santo Profeta Habakuk

2 de Diciembre

Habakuk era levita (los descendientes de Leví eran sacerdotes y servidores del Templo en Jerusalén). Vivió poco antes de la destrucción de Jerusalén y era contemporáneo del profeta Jeremías. Su libro se destaca por un lenguaje puro, elevado y poético. Los conocedores de las Sagradas Escrituras alaban su libro por la sencillez, brevedad y por la profundidad de las imágenes.
El profeta Abacum enseñaba que el impío e injusto irá a la perdición, mientras que el piadoso será salvado por su fe. Este pensamiento se vislumbra al comienzo en forma de conversación ente Dios y el profeta sobre la perdición de los impíos y luego sigue como un himno - cántico que describe el juicio Divino, cuyo resultado será la perdición de los impíos y la salvación de los justos. "Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en él Señor, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Él Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar" (Hab. 3:17-19).
Abacum predijo sobre la salvación por la fe en el Reino del Mesías: "He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá" (Hab. 2:4; ver: Gal. 3:11 y Heb. 10:38).
Los capítulo 2 y 3 sirven de modelo para los irmos del cuarto cántico de los cánones del servicio matutino. En algunos irmos se repiten textualmente expresiones de estos capítulos, como p. Ej. : "Estaré en mi guardia..." (canon Pascual); o "Señor, escuché la noticia sobre Ti, y me asusté... Su grandeza cubrió el cielo..." y otros. Estas frases los santos Padres la relacionan con el Mesías.
El profeta Abacum veía aquel lejano futuro cuando: "Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria del Señor, como las aguas cubren el mar" (Hab. 2:14). El contenido de su libro es el siguiente: el profeta se sorprende como prosperan los injustos (1:1-4), respuesta del Señor (1:5-11), otra vez sorpresa del profeta (1:12-17) y contestación del Señor (2:1-5), la predicción de las penurias de los caldeos por su rapiñas (2:6-20) e himno a Dios (cap. 3).

 

Google


WWW www.iglesiaortodoxa.cl

  web-team