Santos Cosme y Damián

1° de Noviembre

 

Estos Santos eran nativos de Asia, sus padres cristianos y excelentes esposos. Cuando su madre Theodota enviudo, dedicó todo su esfuerzo en la educación cristiana de sus dos niños, Cosme y Damián. Los dos hermanos se distinguieron por su inteligencia y gran perseverancia, esto los ayudó a estudiar muchas ciencias. Particularmente se esforzaron a la ciencia médica, la cual ejercían como auxilio y caridad para los habitantes de la ciudad. Curaban las enfermedades particularmente a los pobres, sin cobrar, por eso los llamaban Anárgiros. Muchos de los pacientes que fueron curados deseaban agradecerles, pero ellos no aceptaron las gracias y contestaban con las palabras de la Santa escritura: “La alabanza, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, la honra, el poder y la fortaleza son de nuestro Dios por los siglos de los siglos. ¡Amén!" (Apocalipsis 7:12) Así humildemente sirvieron y ayudaron toda su vida a las personas necesitadas entregando sus espíritus pacíficamente.