Compromiso

Ser y sentirnos parte del movimiento juvenil ortodoxo.

No estamos solos, no buscamos meramente un crecimiento individual. Un compromiso con el otro y con lo que la iglesia plantea es esencial.

Meta: Llegar a hacer vivo el “encomendémonos nosotros mismos y mutuamente los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo Dios”. Para poder crecer en la Fe mutuamente y así llegar a la cima todos juntos.  
 

Meta:

  1. Un compromiso personal, un compromiso con uno mismo.
  2. Un compromiso entre nosotros, de estar por y para el otro, en los buenos momentos y “sobretodo” en los difíciles
  3. Un compromiso de todos nosotros, de toda nuestra vida con Cristo. No como una tarea más de nuestras vidas, sino como “la tarea” esencial, la cual da sentido e ilumina todo el resto de las cosas que hacemos.
 
Educación

Educarnos en el crecimiento de la Fe y educar a los demás con lo que con lo que aprendamos.

La catequesis y los cursos de introducción a la Iglesia son los principales momentos para hacerlo. 
 

Meta: Tener la suficiente preparación para poder explicar lo que es nuestra Fe, tanto con palabras pero sobretodo con nuestro propio ejemplo de vida. 
 

Servicio

Sentir un llamado a una permanente vocación de servicio, no a un simple servir por servir, sino como expresión de nuestra Fe. 
 

Meta: Tener una vocación de servir más que un servirnos a nosotros mismo, tal como Cristo vino a servirnos y no a ser servido por nosotros. 
 

Oración

“Estén siempre contentos y oren en todo momento”

Si el compromiso, la educación y el servicio no son nutridos por la oración, no lo estaremos haciendo tal como Cristo nos enseñó.