Biblia

Parte 1

Nociones Preliminares

Obispo Alejandro (Mileant).

Traducido por Dra. Elena Ancibor

horizontal rule

Contenido:

bullet

Por qué nos son valiosas las Sagradas Escrituras.

bullet

Noción sobre las Sagradas Escrituras.

bullet

Sobre la inspiración Divina de los libros de la Biblia.

bullet

El aspecto primario y los idioma de las Escrituras.

bullet

Historia de la aparición de la Biblia.

bullet

Nociones breves sobre las traducciones de la Biblia.

bullet

Cómo leer la Biblia.

horizontal rule

 

 

Por qué Nos Son Valiosas

Las Sagradas Escrituras

La finalidad de este y de los subsiguientes folletos sobre la Biblia, es dar al lector ortodoxo los conocimientos básicos sobre cómo, por quién y cuándo fueron escritos los libros de las Sagradas Escrituras y asimismo presentar en forma resumida su contenido.

Para nosotros los ortodoxos, las Sagradas Escrituras nos son valiosas ya que contienen las bases de nuestra Fe. Pero hay que reconocer que mientras los otros cristianos se esmeran en el estudio de la Biblia, los ortodoxos, con raras excepciones, la leen poco, sobre todo el Antiguo Testamento. Es verdad que milenios nos separan del tiempo cuando fueron escritos los sagrados libros de la Biblia y no es fácil para el lector actual trasladarse al medio ambiente de aquel tiempo. Sin embargo, cuando se toma el conocimiento de la época, de los designios de profetas, y de la particularidad de la lengua de la Biblia, el lector comienza a entender profundamente su riqueza espiritual. Se le torna clara la unión íntima entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Simultáneamente el lector comienza a percibir los conflictos religiosos y éticos que inquietan a la sociedad contemporánea, ya no los problemas específicos de por ejemplo el siglo 20, sino los conflictos intrínsecos entre el bien y el mal, entre la fe y su ausencia, que siempre caracterizaron a la sociedad humana.

Las páginas históricas de la Biblia son valiosas para nosotros porque ellas no sólo cuentan los sucesos del pasado, en forma verídica, sino que también los colocan en una correcta perspectiva religiosa. En esto, con la Biblia, no puede ser comparado ningún otro libro antiguo, ni contemporáneo. Esto ocurre porque la evaluación de los hechos descritos en la Biblia, no es dada por el hombre sino por Dios. Así, en la Luz de la Palabra Divina, los errores o aciertos en la resolución de los problemas morales de las generaciones pasadas, pueden servir de guía para resolver los problemas tanto personales como sociales de la humanidad actual. Tomando conocimiento de los contenidos e importancia de los libros sagrados, el lector, paulatinamente comienza a amar las Sagradas Escrituras, encontrando en cada nueva lectura, nuevas perlas de la Sabiduría Divina. Por eso las Sagradas Escrituras son la enseñanza para toda la vida no sólo para un estudiante adolescente, sino también para el más grande teólogo, no sólo para un laico que se inicia en el tema , sino también para un sacerdote o un sabio anciano.

Dios indica a Josué Navin: "Que este libro de la ley no se separe de tu boca, estúdialo día y noche" (Josué 1:8). El apóstol Pablo escribe a su discípulo Timoteo: "Desde la infancia tu conoces las Sagradas Escrituras que te proporcionan la sabiduría para la salvación" (2 Tim. 3:15).

Así, a continuación presentamos los conocimientos básicos sobre la Biblia y sus autores.

 

Nociones sobre las

Sagradas Escrituras

El conjunto de libros escritos por los profetas y apóstoles, bajo la inspiración del Espíritu Santo, se llama las Sagradas Escrituras o Biblia. La palabra "Biblia" (ta Biblía) en griego significa "libros."

El tema principal de las Sagradas Escrituras es la salvación de la humanidad por el Mesías, quien es el Hijo de Dios encarnado, Nuestro Señor Jesucristo.

En el Antiguo Testamento se habla de la salvación en forma de símbolos y profecías acerca del Mesías y el Reino de Dios. En el Nuevo Testamento, se presenta la realidad de nuestra salvación a través de la encarnación, la vida y las enseñanzas de Dios-Hombre, sellada por Su muerte en la Cruz y la Resurrección.

Según el tiempo cuando fueron escritos, los libros se dividen en los del Antiguo Testamento y los del Nuevo Testamento. Los primeros contienen lo que Dios reveló a los hombres a través de los profetas divinamente inspirados antes de la llegada del Salvador a la tierra. Los segundos contienen lo que reveló y enseñó en la tierra nuestro Salvador y sus Apóstoles.

 

Sobre la Inspiración

de las Sagradas Escrituras

Nosotros creemos que los profetas y los apóstoles escribían no por su entendimiento humano sino por la inspiración de Dios. El purificaba sus almas, esclarecía su mente y abría los misterios del futuro, inalcanzables por conocimiento natural. Por eso sus escritos se llaman inspirados por Dios. "Ninguna profecía de la Escritura es de particular interpretación; Porque la profecía no fué en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo," según el testimonio del Apóstol Pedro (2 Ped. 1:21). Apóstol Pablo llama a las Escrituras "Teo-inspiradas" (Tim. 3:16).

La imagen de la Revelación Divina a los profetas se puede ejemplificar con Moisés y Aaron. A Moisés, quien era tartamudo, Dios dio de intermediario a Aaron. Cuando Moisés expresa su extrañeza sobre cómo podrá él transmitir al pueblo la voluntad de Dios siendo tartamudo, el Señor dijo: "Tu Moisés hablarás a Aaron y pondrás Mis palabras en su boca. Mientras yo estaré cerca de tu boca y de la de él y les enseñare qué tienen que hacer, y hablará él en lugar tuyo al pueblo. Así él será tu boca y tu serás para él en lugar de Dios" (Ex.4:15-16).

Creyendo en la Teoinspiración de los libros de la Biblia es importante recordar que la Biblia es un libro de la Iglesia. Por el plano Divino los humanos están llamados a salvarse no individualmente sino en una sociedad, que es dirigida y donde vive el Señor. Esta sociedad es la Iglesia. Históricamente la Iglesia se subdivide en la del Antiguo Testamento, a la cual pertenecía el pueblo hebreo y la del Nuevo Testamento, a la cual pertenecemos nosotros los cristianos ortodoxos. La Iglesia del N.T. heredó la riqueza espiritual de la del A.T., la palabra de Dios.

La Iglesia no sólo conserva la letra de la palabra Divina sino que posee también la interpretación correcta de la misma. Esto es la consecuencia de la presencia del Espíritu Santo, quien habló a través de los Profetas y Apóstoles y continúa viviendo en la Iglesia y dirigiéndola. Por eso la Iglesia nos da una segura guía sobre cómo usar su riqueza escrita que es lo más importante y actual y que, por el contrario, tiene sólo un valor histórico y no es aplicable en el tiempo del N.T.

El Aspecto Primordial y

las Lenguas

de las Sagradas Escrituras

La Biblia, en efecto, no es un libro cualquiera; es "el libro" por excelencia, el primero entre todos, único. A diferencia de los demás libros, la Biblia tiene un doble origen, humano y divino. La Biblia es un libro humano, hecho por hombres, en el lenguaje de los hombres. Es, además y sobre todo, un libro divino, hecho por Dios para transmitir a los hombres un mensaje de salvación.

Al ser un libro humano, que reclama el primer puesto en la historia de la cultura, debe ser abordado por los caminos normales del saber humano. La lectura de este libro singular, que comenzó a escribirse hace unos tres mil años, que se escribió a lo largo de un milenio y que pretende ser desde el principio normativa de convivencia humana, requiere un esfuerzo intelectual y una atención profunda.

Decenas de autores escribieron estos libros. Unos son conocidos, otros permanecen en el anonimato. Unos libros se deben a un solo autor, otros fueron escritos en colaboración, otros son el resultado de textos antiguos agrupados y recopilados posteriormente. La diversidad de autores, cada cual con su estiló propio; el marco religioso, político y social en que estos escritos nacieron y se abrieron camino; los problemas y la personalidad de los destinatarios, pertenecientes a distintas épocas y culturas, han dejado en la Biblia la impronta pluriforme de una incomparable riqueza literaria manifestada en los distintos géneros literarios de la antigüedad.

Pero la Biblia es, sobre todo, un libro divino, escrito por Dios, no para enseñarnos las leyes matemáticas y físicas por las que se gobierna el mundo, ni siquiera para enseñarnos las ciencias históricas en su más amplio y riguroso sentido, sino para manifestarnos la voluntad de Dios, para enseñarnos el camino de nuestra salvación. Por eso, la Biblia es el libro válido para todos los hombres y mujeres de todos los tiempos y de todos los espacios.

Los 73 libros, escritos en hebreo, en arameo, o en griego, se dividen en dos grandes bloques: Antiguo Testamento (46 libros) y Nuevo Testamento (27 libros). La palabra "testamento" ha reemplazado actualmente a otra palabra más antigua, "alianza." Se trata, en efecto, de dos alianzas o pactos. En los inicios del pueblo hebreo, como pueblo independiente y libre, hacia el año 1200 antes de Jesucristo, tuvo lugar la "alianza" que Dios hizo con el pueblo por medio de Moisés. El pueblo hebreo sometió su existencia a las estipulaciones de esta alianza y a las leyes que posteriormente la desarrollaron.

Los libros del Antiguo Testamento nacieron en la comunidad judía, el pueblo de Dios, y pertenecen a la época en que estuvo vigente ese pacto o esa "antigua alianza." Pero en la culminación de los tiempos tuvo lugar, por el ministerio de Jesucristo, otro pacto, otra "alianza," la definitiva y "nueva alianza." Los libros que pertenecen a esta "nueva alianza," que suplanta a la "antigua" y que habla de la persona y del mensaje de Jesucristo, nacieron en la comunidad cristiana y constituyen el Nuevo Testamento. Para los cristianos, la historia del pueblo de Dios encuentra su plenitud en Jesucristo, el cual, por medio de esta "nueva alianza" sellada con su propia sangre, convoca a todos los pueblos de la tierra a constituir una comunidad universal, el verdadero pueblo de Dios.

 

Los libros del Antiguo Testamento fueron escritos en hebreo. Los libros posteriores y coetáneos con la esclavitud babilónica, contienen numerosas palabras y expresiones idiomáticas asirias y babilónicas. En cuanto a los libros escritos durante la dominación griega (libros "deutero-canónicos") fueron escritos en griego y el tercer libro de Ezdra fué escrito en latín.

Los libros de las Sagradas Escrituras salieron de las manos de sus autores no en la forma como los vemos ahora. Al principio estaban escritos sobre el pergamino (cuero de oveja especialmente preparado) o sobre el papiro (una especie de papel confeccionado con los tallos floriferos de Cyperus papiros que crece en Egipto e Israel hasta nuestros tiempos). Estaban escritos con tinta por medio de un tallito agudizado. En verdad no se trataba de libros como los vemos ahora sino de unas largas y anchas cintas de pergamino o papiro que se enrollaban sobre un cilindro de madera. Se escribió de un solo lado. Más tarde estos materiales (pergamino y papiro) fueron cosidos en forma de libros para facilitar su uso. El texto de los rollos antiguos estaba escrito con letras iguales y mayúsculas. Cada letra se escribía por separado pero las palabras no se separaban, así, un renglón parecía una sola palabra. El lector debía dividir este renglón en palabras y a menudo lo hacía erróneamente. Faltaban, asimismo, los signos de puntuación y los acentos y aspiraciones. En el hebreo antiguo se escribían sólo las consonantes faltando todas las vocales.

La separación de las palabras en los libros santos, la introdujo en el siglo 5, Eulalio, el diácono de la Iglesia de Alejandría. Así, paulatinamente, la Biblia tomaba su aspecto actual. En la forma moderna, la separación de la Biblia en capítulos y versículos, su lectura y la búsqueda de partes se tornó fácil.

Historia del Origen de

los Libros del Antiguo Testamento

No inmediatamente, los libros sagrados aparecieron en su actual plenitud. El tiempo desde Moisés (1550 a J. C.) hasta Samuel (1050 a J.C.) se puede llamar el primer período de la formación de las Sagradas Escrituras. El Teoinspirado Moisés, que anotó sus revelaciones, leyes y descripciones dio la siguiente orden a los levitas que llevaban el Arca de la Alianza del Señor: "tomen este libro de la ley y colóquenlo a la derecha del Arca de la Alianza del Señor Dios nuestro" (Deuteronomio 31:26). Los escritores sagrados subsiguientes continuaban agregando sus obras a los 5 libros de Moisés con la orden de guardarlos junto con aquellos, como un solo libro. Así, leemos sobre Josué Navin que el "escribió palabras de él, en el libro de Dios" o sea en el libro de Moisés (Josue 24:26). Así mismo, se dice de Samuel, profeta y Juez, quien vivió al principio del período de Reyes, que él explicó al pueblo los derechos del reino e inscribió en el libro (aparentemente conocido para todos y previamente existente) y lo colocó delante del Señor" o sea al lado del Arca de la Alianza del Señor, donde estaban los libros de Moisés (1 Reinos 10:25). Durante el tiempo desde Samuel hasta la esclavitud babilonica (589 a J. C.). los colectores y guardianes de los libros del A.T., eran los ancianos y profetas del pueblo hebreo. Sobre estos últimos, como principales autores de la escritura hebrea, a menudo se menciona en los libros de Paralipomenon.

Hay que recordar aquí el testimonio extraordinario del historiador hebreo José Flavio. El menciona la costumbre de los antiguos hebreos de revisar los textos existentes de las Sagradas Escrituras después de situaciones conflictivas como por ejemplo guerras prolongadas. Se trataba como una nueva edición de Sagradas Escrituras - edición permitida solamente a los hombres Teo-inspirados - o profetas, que recordaban los hechos o acontecimientos muy antiguos y escribían la historia de su pueblo con máxima exactitud.

Es digna de mencionar una antigua tradición hebrea sobre el piadoso rey Exekia (710 a J. C.), que junto con ancianos escogidos edito los libros de Isaías, Parábola de Solomon, Cantar de los Cantares y Eclesiastas.

El tiempo desde la esclavitud Babilonica hasta la época de la Gran Sinagoga, en el reinado de Ezdra y Nehemías (400 a J.C.), es el periodo de la culminación definitiva de la escritura de los libros Sagrados del A.T. (el canono).

El trabajo principal en esta obra pertenece al sacerdote (Ezd. 7:12) con la colaboración del sabio Nehemías, quien formó una amplia biblioteca y recogió los relatos sobre los reyes, profetas y David, y las cartas de los reyes sobre los sagrados aportes (2 Marco 2:13). Ezdra revisó cuidadosamente y editó en un conjunto todos los escritos Teoinspirados. Incluyó en esta edición el libro de Nehemías y su propio libro. En aquel entonces todavía vivían los profetas Ageo, Zacarías y Malaquias, ellos sin duda colaboraron con Ezdra incluyéndose sus obras en la lista de libros reunidos por Ezdra. Desde el tiempo de Ezdra no aparecen más profetas Teoinspirados en el pueblo hebreo, y los libros que aparecen ya no se incluyen en la lista de libros Sagrados. Así, el libro de Jesús hijo de Sirá, escrito en hebreo y a pesar de su valor eclesiástico, no entró ya en el canono sagrado.

La antigüedad de los libros del A.T. se nota por su contenido. Los libros de Moisés cuentan vívidamente la vida del hombre de tiempos remotos, pintan nítidamente las tradiciones patriarcales que coinciden con las tradiciones de aquellos pueblos. El lector llega a la conclusión que el autor estaba cerca de los tiempos que describe.

Según las referencias de los conocedores de la lengua hebrea, el estilo mismo de los libros de Moisés tiene un sello de gran antigüedad. Así, los meses del año todavía no tienen sus nombres propios sino solo números. Los libros mismos carecen de títulos y se llaman directamente por la primera palabra de cada uno. Así, Bereshit significa "en el comienzo" - el libro de Génesis; Ve Elle Shemot "y estos son los nombres" - Éxodo, etc. Esto es una demostración clara de que no existía ningún otro libro para que sea menester de distinguirlos uno del otro. Una marcada coincidencia con el espíritu y carácter de los tiempos y pueblos antiguos se nota en las obras de los escritores sagrados posteriores a Moisés.

Las Escrituras Sagradas del Antiguo

Testamento constan de los siguientes libros:

 

bulletLibros del profeta Moisés o Torah, contienen las bases de la fe del Antiguo Testamento y son : Génesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio.

 

  bulletLibros históricos: Libro de Josué, libro de Jueces, Libro de Ruth, Libros de Samuel 1 y 2, Libros de Reyes 1, 2. Libro de Nehemías, Segundo libro de Esther.

 

  bulletLibros para la enseñanza: libro de Job, Salmos, Parábolas de Solomon, Eclesiastés y Cantar de los Cantares.

 

  bulletLibros proféticos: (generalmente de contenido profético), Libro de Isaías, de Jeremías, de Ezekiel, del profeta Daniel, 12 libros de profetas menores: de Osia, Joil, Amos, Avdeo, Jonas, Mikhes, Naum, Avvacum, Sofonio, Aggeo, Zacarias y Malaqueo.

 

Además de estos libros de la lista del A.T., en la Biblia se encuentran otros 9 libros que se llaman "deutero canónicos": de Tovita, de Judith, Sabiduría de Solomon, de Jesús hijo de Sirá, segundo y tercero de Ezdra, 3 libros de Macabeos. Se llaman todos estos libros "deutero canónicos" porque fueron escritos después que se concluyo la lista (el canono) de los libros sagrados.

Algunas ediciones contemporáneas de la Biblia no incluyen a los libros "deutero canónicos." En la edición rusa, sin embargo, están presentes. Los títulos arriba mencionados de los libros sagrados, están tomados de la traducción griega de 70 traductores. En la Biblia hebrea y en algunas traducciones actuales de la Biblia varían los títulos de algunos libros del A.T.

Breves Nociones Sobre

las Traducciones de las Escrituras

La traducción griega por 70 traductores es la más cercana al texto original de las Escrituras del V.T., fue hecha en Alejandría. Se inició por orden del rey de Egipto Ptolomeo Filadelfo, en el año 271 a J.C.. Este soberano, ávido del saber, deseaba tener en su biblioteca los libros sagrados de la ley hebrea. El ordenó a su bibliotecario Demetrio, ocuparse para adquirir esos libros y hacerlo traducir al griego, en aquel tiempo la lengua más ampliamente usada y conocida. Se eligieron 6 hombres instruidos de cada tribu de Israel y se los envío a Alejandría con el ejemplar más exacto de la Biblia hebrea. Los traductores fueron alojados en la isla de Faros en las cercanías de Alejandría. Terminaron la traducción en tiempo relativamente corto. La Iglesia ortodoxa desde los tiempos apostólicos usó y usa los libros sagrados según la traducción de los 70.

Traducción latina Vulgata

Hasta el siglo cuarto de nuestra era existían varias traducciones latinas de la Biblia. Entre ellas era más usada la traducción italiana antigua, hecha a partir de la traducción griega de los 70. Presentaba una gran claridad y coincidencia con el texto original hebreo. Pero después que el Bienaventurado Jerónimo, uno de los más sabios padres de la Iglesia del siglo cuarto, publicó en el año 384 su traducción latina de las Sagradas Escrituras, hecha directamente del original hebreo, la Iglesia de Occidente fue dejando la traducción italiana antigua y usando la del Jerónimo. En el siglo 14, el Concilio de Tridente introdujo oficialmente el uso de la traducción de Jerónimo para la Iglesia Católica Romana, bajo el nombre de Vulgata, lo que significa "de uso general."

Traducción de la Biblia al eslavo antiguo

Se hizo según el texto de los 70 por los santos hermanos Cirillo y Methodio de Solun, en la mitad de siglo 9, durante su apostolado en tierras eslavas. El príncipe Rostislav de Moravia, no satisfecho con los misioneros alemanes, pidió al emperador Miguel enviar a Moravia buenos instructores en la Fe cristiana. El emperador envió, para esta magna obra, a los santos Cirillo y Methodio. Ellos ya conocían la lengua eslava y todavía en Grecia, comenzaron la traducción de las Sagradas Escrituras a este idioma. En su camino hacia Moravia los santos Hermanos se quedaron algún tiempo en Bulgaria, que fue también instruida por ellos. Allí, ellos continuaron su traducción eslava de los libros sagrados igual que en Moravia, donde arribaron cerca del año 863. La traducción fue concluida después de la muerte de Cirillo por su hermano Methodio, en Panonia, bajo la protección del piadoso príncipe Koxela. San Methodio se tuvo que refugiar allí a consecuencia de luchas internas en Moravia. Cuando el cristianismo llegó a Rusia en 988 por obra de San Vladimiro, junto con él llegó la Biblia traducida por Stos. Cirilo y Methodio.

Traducción al ruso

La lengua eslava y rusa paulatinamente comenzaron a diferenciarse cada vez más. La lectura de las Sagradas Escrituras en eslavo, para muchos se hacia difícil. Comenzó la traducción de los santos libros al ruso contemporáneo. Primero, por orden del Emperador Alejandro primero y con la bendición del Santo Sínodo, fue editado en 1815 el Nuevo Testamento. Pagó la traducción la Sociedad Bíblica rusa. De los libros del Antiguo Testamento fue traducido el Salterio (Salmos de David), como el más usado en la liturgia ortodoxa. Luego, durante el reinado de Alejandro segundo, en 1860 apareció una edición más exacta del Nuevo Testamento y la siguió la edición de los libros del A.T. (canónicamente aceptados) en 1868. Al año siguiente el Sto. Sínodo bendijo la edición de los libros históricos del A.T. y en 1872 de los libros de enseñanza. Mientras tanto, en las revistas teológicas aparecían las traducciones rusas de algunos libros del A.T.. Así, por fin vimos la Biblia completa en ruso en 1877. No todos los lectores aceptaban la traducción rusa, prefiriendo la eslava-litúrgica. Aprobaban la traducción al ruso San Tijon Zadonski, el mitropolita Filaret de Moscú y más tarde el obispo Feofan el Ermita, el patriarca Tijon y otros destacados jerarcas de la iglesia rusa.

Otras traducciones de la Biblia

Al francés fue traducida en 1160 por Pedro Valda. La primera traducción alemana apareció en 1460. Martín Luther volvió a traducir la Biblia al alemán en 1522-32. La primera traducción de la Biblia al ingles fue hecha por el honorable Beda, quien vivía en la primera mitad del siglo octavo. La traducción moderna de la Biblia al ingles fue hecha durante el reinado de Jacobo en 1603 y editada en 1611. En Rusia la Biblia fue traducida a varias lenguas indígenas. Así, el metropolitano Inocencio la tradujo al aleutiano, la Academia de Kazan, al tártaro y otros. Los avances en la traducción y difusión de la Biblia en distintos idiomas y lugares se deben a las Sociedades Bíblicas, Británica y Americana. Actualmente la Biblia esta traducida a más de 1200 lenguas.

Al finalizar este párrafo sobre las traducciones hay que decir que cada traducción tiene sus virtudes y defectos. Así, las traducciones que se ciñen más exactamente al texto original son pesados y a veces difíciles de entender. Por otro lado, las traducciones que tratan de dar las ideas generales de la Biblia en forma accesible y fácil presentan grandes inexactitudes con respecto al texto original. La traducción rusa al Sínodo evitó ambos extremos y suma la máxima coincidencia con el original a la claridad del lenguaje.

En nuestros folletos misioneros sobre la Biblia se seguirá el siguiente orden:

 

bulletNociones preliminares bullet5 libros de Moisés bulletLibros históricos del Antiguo Testamento bulletLibros de enseñanza del Antiguo Testamento bulletLibros de Profetas del Antiguo Testamento bullet4 Evangelios bulletHechos y Epístolas conciliares bulletEpístolas de San Pablo bulletRevelación a San Juan (Apocalipsis).

 

Cómo leer la Biblia

Leer la Biblia es leer la palabra de Dios. Pero ¿cómo hay que leer esta palabra? - He aquí unas claves orientadoras para una lectura inteligente y provechosa, claves que, por supuesto, no son, ni mucho menos, exhaustivas, dada la inmensa, la infinita riqueza de la Biblia.

Lectura en clave cristiana

Como dijimos, Jesucristo es la figura central de la Biblia, situado en el vértice mismo donde culminan el Antiguo y el Nuevo Testamento. Los dos Testamentos tienen en él explicación cumplida. Porque, en definitiva, uno y otro se refieren a él únicamente. Todo el Antiguo Testamento hace referencia al Nuevo. No se puede entender en plenitud el Antiguo sin la luz del Nuevo. Y si se ignora el Antiguo, no se podrá entender verdaderamente el Nuevo.

La Biblia entera, desde sus primeras páginas hasta las últimas, nos habla, de múltiples maneras y de forma variada, de Jesucristo, el Señor. Por eso, bien decía Jerónimo "que ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo. Pero, dando a la frase un sentido positivo, bien podemos decir que "conocer las Escrituras es conocer a Cristo."

La lectura de la Biblia debe tener, como norma suprema, la consideración de que la Biblia es un todo concordante, una unidad indisoluble, que gravita sobre un tema central: Jesucristo, Palabra única de Dios, la primera y la última, plenitud de la revelación divina.

La Biblia se realiza a sí misma, adquiere su verdadera dimensión, sólo en Jesucristo; tiene como última razón de ser la persona de Jesucristo. Toda la Biblia tiene unidad en Cristo. Esto significa que la lectura de la Biblia tiene que ser una lectura cristiana, es decir, una lectura que descubra la presencia de Cristo en todas sus partes. Bien podemos decir que la Biblia es Cristo, que toda ella es fundamentalmente una cristología. Se ha llegado a decir que en la Biblia sólo hay una cosa revelada: Jesucristo, su persona y su obra.

Lectura en clave de salvación

La palabra de Dios nos enseña el camino de la salvación. Nos habla de nuestro origen y de nuestro destino, de la redención realizada objetivamente por Jesucristo y del modo de conseguir subjetivamente la redención definitiva y final de nuestras personas. Ella misma es fuerza salvadora, la salvación misma, palabra de verdad, buena nueva de salvación, "palabra que puede salvar vuestras almas" (Sant 1:21).

La Biblia es la historia de las continuadas intervenciones de Dios en la historia del hombre para sacar al hombre de un estado de sufrimiento y de dolor, de persecución y de esclavitud, de enfermedad y de muerte, a un estado de bienestar y de alegría, de paz y de libertad, de salud y de vida? En la historia bíblica han intervenido muchos salvadores; pero detrás de ellos, dándoles fuerzas, estaba él, el único salvador. La salvación, que se producía siempre en graves y hasta arriesgadas circunstancias políticas y sociales, era siempre generadora de esperanza. Porque esta salvación, que Dios ejerció siempre en el pasado y que seguirá ejerciendo en el futuro, es la garantía de nuestra esperanza y de nuestra fe, de nuestra salvación final: "Jesucristo no ha venido a condenar, sino a salvar" (Jn 12:47) La Biblia es la revelación y la realización del misterio de la salvación realizado en Cristo. Todo en la Biblia está ordenado y referido directa o indirectamente a este misterio salvífico.

Lectura en clave de amor

La Biblia revela que "Dios es amor" (1 Jn 4:8). Y así lo confirman todas las intervenciones de Dios en la historia humana, hechas siempre por amor. Dios elige al pueblo de Israel por puro amor (Dt 7:7-8). Las relaciones de Dios con su pueblo están descritas bajo el símbolo del matrimonio, en el que Dios es el esposo y el pueblo la esposa (Os 2:16). La época áurea de estas relaciones amorosas es la estadia en el desierto en tiempo de Moisés. La infidelidad de la esposa y la reconciliación en el amor están patéticamente narradas en Os 2:4-23. Dios está siempre con los brazos abiertos para acoger a esta infiel esposa, "su querida" (Jer 11:15), "la amada de su alma" (Jer 12,7), porque su amor es inquebrantable: "Te amo con un amor eterno" (Jer 31:3).

La prueba más definitiva del amor de Dios al mundo está en que le dio a su Hijo único, el cual, a su vez, nos manifestó el más grande amor muriendo por nosotros (Jn 15:13).

A este amor de Dios, el hombre debe responder con amor a Dios y al hombre, pues en esta doble respuesta está resumida toda la Ley (Mc 12:28-31; Rom 13:8). El amor a Dios debe ser radical, en plenitud. Dios no admite propinas de amor. Lo quiere todo. Hay que amar a Dios con todo el corazón y con toda el alma (Dt 6:5). Y con esa misma fuerza hay que amar a los hombres (Mt 22:39). Es más, amar al prójimo es ya amar a Dios; y sin amar al hombre, no es posible amar a Dios (1 Jn 3:14-22;4:20). Hay que amar a todos, incluso a los enemigos (Mt 5:44-48). Todo esto lo concretó Jesucristo en el mandamiento nuevo: "Amaos unos a otros como yo os he amado" (Jn 13:34). Por eso el distintivo del cristiano es el amor (Jn 13:35). Sin el amor no hay valor espiritual alguno; el amor, aparte de dar valor a todo, es el mayor de todos los bienes (1 Crón 13:1-13). La Biblia nos dice que las relaciones de unos con otros y de todos con Dios se tienen que centrar en el amor.

Por esto la Biblia debe ser el libro de lectura diaria, el libro de cabecera y de oración, el libro de texto de todos los miembros del pueblo de Dios.

La Biblia habla al alma. Para que así sea, el lector debe ponerse bajo la acción del Espíritu Santo, que actuó en otros tiempos como fuerza inspiradora de la Biblia y que sigue actuando en nuestro tiempo para darnos a conocer la plenitud de la verdad bíblica.

La lectura de la Biblia no debe quedarse en la esfera de la inteligencia, tiene que centrarse en el área del corazón. Se trata de conocer el mensaje bíblico y de encarnarlo en nuestra vida.