Enseñanzas de la Iglesia Ortodoxa

por el Rev. Thomas Fitzgerald

La Iglesia Ortodoxa a lo largo de los siglos ha mantenido una continuidad de fe y amor con la comunidad apostólica que fue fundada por Cristo y sostenida por el Espíritu Santo. La ortodoxia cree que ha conservado y enseñado la fe cristiana histórica, libre de errores y distorsiones, desde la época de los apóstoles. También cree que no hay nada en el cuerpo de sus enseñanzas que sea contrario a la verdad o que inhiba la unión real con Dios. El aire de antigüedad y atemporalidad que a menudo caracteriza al cristianismo oriental es una expresión de su deseo de permanecer fiel a la auténtica fe cristiana.

La ortodoxia cree que la fe cristiana y la Iglesia son inseparables. Es imposible conocer a Cristo, compartir la vida de la Santísima Trinidad o ser considerado cristiano fuera de la Iglesia. Es en la Iglesia donde se proclama y se mantiene la fe cristiana. Es a través de la Iglesia que un individuo se nutre en la Fe.

REVELACIÓN

Dios es la fuente de la fe en la Iglesia Ortodoxa. La ortodoxia cree que Dios se ha revelado a nosotros, especialmente en la revelación de Jesucristo, a quien conocemos como el Hijo de Dios. Esta Revelación de Dios, Su amor y Su propósito, se manifiesta constantemente y es contemporánea en la vida de la Iglesia por el poder del Espíritu Santo.

La Fe Ortodoxa no comienza con las especulaciones religiosas de la humanidad, ni con las llamadas "pruebas" de la existencia de Dios, ni con la búsqueda humana de lo Divino. El origen de la fe cristiana ortodoxa es la auto-revelación de Dios. Cada día, la oración de la mañana de la Iglesia afirma y nos recuerda esto al declarar: "Dios es el Señor y se ha revelado a nosotros". 

 

Si bien el Ser interior de Dios siempre permanece desconocido e inaccesible, Dios se ha manifestado a nosotros; y la Iglesia lo ha experimentado como Padre, Hijo y Espíritu Santo. La Doctrina de la Santísima Trinidad, que es fundamental para la Fe Ortodoxa, es no como resultado de especulaciones piadosas, sino de la abrumadora experiencia de Dios. La doctrina afirma que hay un solo Dios, en quien hay tres Personas distintas. En otras palabras, cuando nos encontramos con el Padre, el Hijo o el Espíritu Santo, realmente estamos experimentando un contacto con Dios. Si bien la Santísima Trinidad es un misterio que nunca se puede comprender por completo, la ortodoxia cree que podemos participar verdaderamente en la Trinidad a través de la vida de la Iglesia, especialmente a través de nuestra celebración de la Eucaristía y los Sacramentos, así como los servicios no sacramentales. .

ENCARNACIÓN DE JESUCRISTO

Junto con la creencia en la Santísima Trinidad, la doctrina de la Encarnación ocupa un lugar central en la enseñanza de la Iglesia Ortodoxa. Según la fe ortodoxa, Jesús es mucho más que un hombre piadoso o un profundo maestro de moralidad. Él es el "Hijo de Dios que se convirtió en el Hijo del Hombre". La doctrina de la Encarnación es una expresión de la experiencia de Cristo en la Iglesia. En Él, la divinidad se une a la humanidad sin la destrucción de ninguna de las dos realidades. Jesucristo es verdaderamente Dios que comparte la misma realidad que el Padre y el Espíritu. Además, Él es verdaderamente un hombre que comparte con nosotros todo lo que es humano La Iglesia cree que, como el único Dios-hombre, Jesucristo ha restaurado a la humanidad a la comunión con Dios.

Al manifestar la Santísima Trinidad, al enseñar el significado de la auténtica vida humana y al conquistar los poderes del pecado y la muerte a través de su resurrección, Cristo es la expresión suprema del amor de Dios Padre, por su pueblo, hecho presente en todos los tiempos. y en todo lugar por el Espíritu Santo a través de la vida de la Iglesia. Los grandes Padres de la Iglesia resumieron el ministerio de Cristo en la audaz afirmación: "Dios se convirtió en lo que somos para que podamos llegar a ser lo que Él es".

Escrituras

Las Sagradas Escrituras son muy apreciadas por la Iglesia Ortodoxa. Su importancia se expresa en el hecho de que una porción de la Biblia se lee en cada servicio de adoración. La Iglesia Ortodoxa, que se ve a sí misma como guardiana e intérprete de las Escrituras, cree que los libros de la Biblia son un testimonio valioso de la revelación de Dios. El Antiguo Testamento es una colección de cuarenta y nueve libros de varios estilos literarios que expresa la revelación de Dios a los antiguos israelitas. 

 

La Iglesia Ortodoxa considera el Antiguo Testamento como una preparación para la venida de Cristo y cree que debe leerse a la luz de Su revelación.

El Nuevo Testamento se centra en la persona y obra de Jesucristo y el derramamiento del Espíritu Santo en la Iglesia primitiva. Los cuatro evangelios son un relato de la vida y las enseñanzas de Cristo, centrados en su muerte y resurrección. Las veintiuna epístolas y los Hechos de los Apóstoles están dedicados a la vida cristiana y al desarrollo de la Iglesia primitiva. El Libro de Apocalipsis es un texto muy simbólico que mira hacia el regreso de Cristo. El Nuevo Testamento, especialmente los Evangelios, es muy importante para la ortodoxia porque aquí se encuentra un testimonio escrito de la perfecta revelación de Dios en la Encarnación del Hijo de Dios, en la persona de Jesucristo.

TRADICIÓN

Si bien la Biblia es atesorada como un valioso registro escrito de la revelación de Dios, no contiene toda esa revelación. La Biblia es vista como una sola expresión de la revelación de Dios en la vida de su pueblo. La Escritura es parte del tesoro de la Fe que se conoce como Tradición. Tradición significa aquello que se "transmite" de una generación a otra. Además del testimonio de la fe en las Escrituras, la fe cristiana ortodoxa se celebra en la Eucaristía; enseñado por los Padres; glorificado por los santos; expresado en oraciones, himnos e íconos; defendido por los siete concilios ecuménicos; encarnado en el Credo de Nicea; manifestado en preocupación social; y, por el poder del Espíritu Santo, se vive en cada parroquia ortodoxa local. La vida de la Santísima Trinidad se manifiesta en todos los aspectos de la vida de la Iglesia.

CONSEJOS Y CREDO

Como la ortodoxia ha evitado cualquier tendencia a restringir la visión de la revelación de Dios a una sola vía de su vida, la Iglesia también ha evitado la definición sistemática o extensa de su fe. La ortodoxia afirma que la fe cristiana expresa y señala la relación llena de gracia y misteriosa entre Dios y la humanidad. Dios se hizo hombre en la persona de Jesucristo, no para instituir una nueva filosofía o código de conducta, sino principalmente para otorgarnos "nueva vida" en la Santísima Trinidad. Esta realidad, que se manifiesta en la Iglesia, no se puede plasmar totalmente en lenguaje, fórmulas o definiciones. El contenido de la fe no se opone a la razón, pero a menudo está más allá de los límites de la razón, al igual que muchas de las realidades importantes de la vida. La ortodoxia reconoce la suprema majestad de Dios, así como las limitaciones de la mente humana.

Solo cuando las verdades fundamentales de la Fe se ven seriamente amenazadas por enseñanzas falsas, la Iglesia actúa para definir dogmáticamente un artículo de fe. Por ello, las decisiones de los siete concilios ecuménicos de la antigua Iglesia indivisa son muy respetadas. Los Concilios eran sínodos a los que se reunían obispos de todo el mundo cristiano para determinar la verdadera fe. 

 

Los Concilios Ecuménicos no crearon nuevas doctrinas, sino que proclamaron, en un lugar y un tiempo determinados, lo que la Iglesia siempre ha creído y enseñado.

El Credo de Nicea, que fue formulado en los Concilios de Nicea en 325 y de Constantinopla en 381, ha sido reconocido desde entonces como la expresión autorizada de las creencias fundamentales de la Iglesia Ortodoxa. El Credo a menudo se conoce como el "Símbolo de la fe". Esta descripción indica que el Credo no es un enunciado analítico, sino que apunta a una realidad mayor que él mismo y de la que da testimonio. Durante generaciones, el Credo ha sido el criterio de la fe auténtica y la base de la educación cristiana. El Credo se recita en el momento del Bautismo y durante cada Divina Liturgia.

EL CREDO

"Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra y de todas las cosas visibles e invisibles.

Y en un Señor, Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios, engendrado del Padre antes de todos los siglos.

Luz de Luz, verdadero Dios de verdadero Dios, engendrado, no creado, de una esencia con el Padre, por quien todas las cosas fueron hechas.

Por nosotros y por nuestra salvación, bajó del cielo y se encarnó por el Espíritu Santo y la Virgen María y se hizo Hombre.

Fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, sufrió y fue sepultado.

Al tercer día resucitó según las Escrituras.

Ascendió al cielo y está sentado a la diestra del Padre.

Vendrá otra vez con gloria para juzgar a vivos y muertos. Su reino no tendrá fin.

Y en el Espíritu Santo, Señor, Dador de vida, que procede del Padre, que junto con el Padre y el Hijo es adorado y glorificado, que habló por los profetas.

En Iglesia una, santa, católica y apostólica. 

Yo reconozco un bautizo para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos; y la vida de la era venidera.

Amén."

NOSOTROS

Somos un grupo de fieles creyentes en Jesucristo, viviendo la verdadera Fe que comenzó en Palestina hace miles de años y está más viva que nunca.

  • YouTube
DIRECCIÓN

Avenida Pedro de Valdivia 92

Metro Pedro de Valdivia

Providencia, RM

Santiago de Chile

+56 222317284

+56 996994813

Contacto