La Iglesia Ortodoxa es la Iglesia Cristiana original, la Iglesia fundada por el Señor Jesucristo y descrita en las páginas del Nuevo Testamento. Su historia se puede rastrear en una continuidad ininterrumpida hasta Cristo y sus doce apóstoles.

Por increíble que parezca, durante más de veinte siglos ha continuado con su fe y práctica intactas e inalteradas. Hoy su doctrina apostólica, adoración y estructura permanecen intactas. La Iglesia Ortodoxa sostiene que la Iglesia es el Cuerpo vivo de Jesucristo.