Los sacramentos

por el P. Thomas Hopko

Los sacramentos en la Iglesia ortodoxa se denominan oficialmente los "santos misterios". Por lo general, se cuentan siete sacramentos: bautismo, crismación (o confirmación), santa eucaristía, penitencia, matrimonio, órdenes sagradas y la unción de los enfermos.

La práctica de contar los sacramentos fue adoptada en la Iglesia Ortodoxa de los Católicos Romanos. No es una práctica antigua de la Iglesia y, en muchos sentidos, tiende a ser engañosa, ya que parece que solo hay siete ritos específicos que son "sacramentos" y que todos los demás aspectos de la vida de la Iglesia son esencialmente diferentes de estas acciones particulares. La práctica más antigua y tradicional de la Iglesia Ortodoxa es considerar todo lo que hay en y de la Iglesia como sacramental o místico.

La Iglesia puede definirse como la nueva vida en Cristo. Es la vida del hombre vivida por el Espíritu Santo en unión con Dios. Todos los aspectos de la vida nueva de la Iglesia participan del misterio de la salvación. En Cristo y el Espíritu Santo, todo lo que es pecador y está muerto se vuelve santo y vivo por el poder de Dios Padre. Y así, en Cristo y en el Espíritu Santo, todo en la Iglesia se convierte en sacramento, en un elemento del misterio del Reino de Dios tal como ya se experimenta en la vida de este mundo.

Viendo a la Iglesia como la vida nueva y eterna del Reino de Dios dado al hombre por Dios a través de Jesucristo en el Espíritu Santo, entendemos ante todo que para que exista la vida debe haber nacimiento. El nacimiento a la vida eterna de Dios es el misterio del bautismo. Pero el nacimiento no es suficiente para vivir; debe existir la posibilidad continua de la vida: su poder, energía y fuerza. Por tanto, el misterio de la crismación es el don del poder de vivir la vida de Cristo que nace en el hombre por el bautismo. Es el don del "Espíritu santo, bueno y creador de vida" al hombre.

La vida también debe mantenerse. Normalmente, esto se hace comiendo y bebiendo. La comida es el alimento que nos mantiene vivos. Es la comunión del hombre con la creación lo que lo mantiene existiendo. Pero, hablando naturalmente, nuestra comida y bebida normales no nos mantienen vivos para siempre. Nuestra comunión natural con el mundo es una comunión a muerte. Necesitamos comer y beber de un alimento especial que nos nutre para la vida eterna. Este alimento es la "cena mística del Hijo de Dios", el cuerpo y la sangre de Cristo, el misterio de la santa eucaristía, la comunión a la vida misma.

Para que la vida sea verdaderamente perfecta, santa y buena, también debe haber un misterio particular sobre el matrimonio y la procreación de los hijos. En este mundo todos los que nacen nacen para morir, y hasta el más perfecto de los amores humanos está bajo la condenación: "... hasta que la muerte los separe". El misterio del matrimonio cristiano transforma el amor humano, la maternidad y las comunidades familiares en realidades de eterna proporción y significado. En el matrimonio somos bendecidos por Dios por nuestra amistad y amor interminables. Somos bendecidos para que el fruto de nuestro amor, la procreación de nuestros hijos y la vida de nuestras familias no sea "para muerte" sino para vida eterna.

Hasta el establecimiento final del Reino de Dios, nuestra vida permanece bajo el ataque de sus enemigos demoníacos: pecado, enfermedad, sufrimiento, dolor y muerte. El misterio de la penitencia es el remedio para la enfermedad espiritual. Nos permite volvernos a Dios, ser llevados de regreso, ser perdonados y ser recibidos una vez más en la vida de Dios de la que nuestros pecados nos han separado. Y el misterio de la santa unción es el remedio para nuestra enfermedad física que es el poder del pecado sobre nuestros cuerpos, nuestra unión inevitable con el sufrimiento y la muerte. La santa unción nos permite ser sanados; sufrir, no "hasta la muerte", sino, una vez más, para vida eterna. Es la incorporación de nuestras heridas a la cruz creadora de vida de Cristo.

El misterio, finalmente, que permite que la perfección de la vida divina sea nuestra en toda su plenitud y potencia en este mundo es el misterio de la Iglesia misma. Y más específicamente dentro de la Iglesia, tenemos el misterio del orden sagrado: el sacramento del sacerdocio, el ministerio, la enseñanza y la pastoral. El clero de la Iglesia - obispos, sacerdotes y diáconos - no existe con otro propósito que el de hacer manifiesta, presente y poderosa en la Iglesia la vida divina del Reino de Dios a todos los hombres mientras aún viven en este mundo. Así, desde el nacimiento hasta la muerte, en las buenas y en las malas, en todos los aspectos de la existencia mundana, la vida real, la vida tal como Dios la ha creado, salvado y santificado, se nos da en la Iglesia. 

 

Este es el propósito y deseo expreso de Cristo, el objeto mismo de su venida al mundo: "Vine para que tengan vida,

La Iglesia como don de la vida eterna es, por su propia naturaleza, en su plenitud y en su totalidad, una realidad mística y sacramental. Es la vida del Reino de Dios dado ya a los que creen. Y así, dentro de la Iglesia, todo lo que hacemos - nuestras oraciones, bendiciones, buenas obras, pensamientos, acciones - todo participa de la vida que no tiene fin. En este sentido, todo lo que hay en la Iglesia y en la Iglesia es sacramento del Reino de Dios.

NOSOTROS

Somos un grupo de fieles creyentes en Jesucristo, viviendo la verdadera Fe que comenzó en Palestina hace miles de años y está más viva que nunca.

  • YouTube
DIRECCIÓN

Avenida Pedro de Valdivia 92

Metro Pedro de Valdivia

Providencia, RM

Santiago de Chile

+56 222317284

+56 996994813

Contacto