Bautismo infantil: lo que cree la Iglesia

por el P. John Hainsworth

Todas las noches mi familia se reúne alrededor de la mesa para cenar. Oramos, repartimos la comida, reímos, discutimos y hacemos y respondemos preguntas. La escena es a veces caótica, a veces seria, a veces tonta, pero esta escena define a nuestra familia. Esta mesa se convierte en el corazón de nuestra familia. 

 

Mis niñas, cuando se sientan a la mesa, vienen como miembros de pleno derecho de la familia. No se les invita a la mesa sino que se les excluye de la comida. Pertenecen por derecho a la casa y, por tanto, pertenecen a la mesa. Este derecho nunca se cuestiona, su estatus nunca se cuestiona. 

 

¿Entienden el significado de pertenecer a la familia? ¿Aprecian las bendiciones inherentes a la membresía? Por supuesto que no, al menos todavía no. ¿Alguna vez rechazarán a esta familia? ¿Romperán la santa comunión de esa mesa? Probablemente no, pero incluso si me preocupa que lo hagan, No puedo ocultarles el estatus familiar que tienen como derecho de nacimiento. 

 

Por el contrario, honrar ese estatus, regocijarlos y elevarlos en él, hará más para preservarlos como valiosos miembros de la familia que esperar para ofrecer esta membresía hasta estar seguro de que realmente lo aprecian.

¿Por qué empezar en la mesa para hablar sobre la práctica de bautizar niños en la Iglesia Ortodoxa? Porque la mesa familiar, y la familia misma, son imágenes bíblicamente ideales para el altar de la iglesia y la familia de la iglesia. Nacemos en una familia terrenal y nacemos de nuevo (Juan 3: 3) en la familia celestial. Comemos juntos en la mesa y festejamos juntos en el altar. Con Dios nuestro Padre y la Iglesia nuestra Madre (Apocalipsis 12: 1), nos reunimos como hijos de una sagrada familia, y cada uno de nosotros disfruta de todos los privilegios de ser miembro por un derecho de nacimiento bautismal. ¿Comprendemos las muchas bendiciones que recibimos solo por el hecho de pertenecer a esta familia? No, porque hacerlo sería sondear las profundidades de las riquezas de Dios. ¿Dios todavía nos honra, nos trata como a sus hijos, todavía nos da la bienvenida a su mesa, todavía nos llama suyos? Siempre y para siempre. Podemos rechazarlo, rebelarnos contra Él, huir a un país lejano. Pero si regresamos, no regresamos como mayordomos de Su Casa, regresamos como Sus hijos, regresamos como miembros pródigos de Su familia. Si no regresamos, sabemos que Dios nunca detendrá su vigilia a las puertas de nuestro corazón, esperando el regreso de los suyos.

Sin embargo, la práctica antigua, apostólica y bíblica de bautizar a bebés y niños ha sido cuestionada por algunos en tiempos recientes. Echemos un vistazo a los antecedentes y argumentos de este debate antes de pasar a lo que significa para la Iglesia Ortodoxa el bautizar niños.

Antecedentes

El bautismo infantil no fue motivo de controversia en la Iglesia durante los dos primeros siglos después de Cristo. San Policarpo se describió a sí mismo como habiendo estado en un devoto servicio a Cristo durante 86 años de una manera que claramente indicaría un bautismo infantil. Plinio describe con asombro que los niños pertenecen al culto cristiano de la misma manera que los adultos. San Justino Mártir habla de los "muchos hombres y mujeres que han sido discípulos de Cristo desde la infancia". San Ireneo de Lyon escribió sobre “todos los que nacen de nuevo en Dios, los bebés y los niños pequeños. . . y los maduros ". San Hipólito insistió en que “primero debes bautizar a los pequeños. . . pero para los que no pueden hablar, deben hablar sus padres u otro que pertenezca a su familia ".

La primera oposición registrada a la práctica proviene de Tertuliano en el siglo III. Él objetó la práctica de bautizar infantes debido a la idea herética de que el pecado después del bautismo era casi imperdonable. Su disensión debe entenderse dentro de los debates más amplios de su época, centrados en la percepción de laxitud en la moral y el gobierno de la iglesia. Muchos de los más grandes Padres de los siglos III y IV no se bautizaron hasta que fueron adultos, a pesar de haber nacido de padres cristianos.

 

 Entre ellos se encontraban San Basilio el Grande, San Agustín y San Jerónimo. El posterior bautismo de estos hombres refleja una crisis mayor en la Iglesia recién legalizada bajo San Constantino. Una razón por la que posponer el bautismo se hizo popular fue el deseo de algunos cristianos de contrarrestar la nueva ola de bautismos de paganos que solo deseaban pertenecer a la fe de su emperador. 

 

Aunque todavía no era un requisito de la lealtad o ciudadanía romana, el bautismo aseguraba que uno estuviera en el lado correcto de Roma. El posponer el bautismo enfatizó el significado del rito y fue un intento de preservar la autenticidad de la vida para la cual el bautismo sirvió como iniciación. El aplazamiento no tiene nada que ver con la validez del bautismo de un niño. Muchos de los Padres cuyo bautismo se pospuso insistieron más tarde en que las familias bautizaran a sus hijos recién nacidos, en particular San Juan Crisóstomo, San Ambrosio y San Cirilo de Alejandría. El posponer el bautismo enfatizó el significado del rito y fue un intento de preservar la autenticidad de la vida para la cual el bautismo sirvió como iniciación. 

 

El aplazamiento no tiene nada que ver con la validez del bautismo de un niño. Muchos de los Padres cuyo bautismo se pospuso insistieron más tarde en que las familias bautizaran a sus hijos recién nacidos, en particular San Juan Crisóstomo, San Ambrosio y San Cirilo de Alejandría. El posponer el bautismo enfatizó el significado del rito y fue un intento de preservar la autenticidad de la vida para la cual el bautismo sirvió como iniciación. 

 

El aplazamiento no tiene nada que ver con la validez del bautismo de un niño. Muchos de los Padres cuyo bautismo se pospuso insistieron más tarde en que las familias bautizaran a sus hijos recién nacidos, en particular San Juan Crisóstomo, San Ambrosio y San Cirilo de Alejandría.

La controversia sobre el bautismo infantil no surgió en su forma actual hasta después de la Reforma Protestante. Incluso Martín Lutero y Juan Calvino insistieron en la práctica. Fue con Ulrich Zwingli (1484-1531), de la Iglesia Reformada Suiza, que surgieron las primeras objeciones serias. Varios de los estudiantes de Zwingli se volvieron a bautizar, proclamando que lo hicieron porque sus bautismos de infantes no eran válidos ya que no iban acompañados de profesiones de fe. Esto encendió un debate en las primeras iglesias reformadas, que estuvo fuertemente influenciado por las dimensiones sociales y políticas, así como por la teología. Poco después, el ex ministro anglicano John Smyth (1570-1612) y sus seguidores se rebautizaron y nació la Iglesia Bautista. La Confesión de Londres de 1644 de los bautistas particulares calvinistas declaró: “El bautismo es una ordenanza del Nuevo Testamento, dado por Cristo, para ser esparcido sólo sobre personas que profesan la fe ". Hay muchos millones de bautistas hoy en día, y esta posición sobre el bautismo todavía se encuentra entre sus doctrinas más importantes.

Las objeciones de los protestantes a bautizar niños no surgieron de una lectura objetiva de las Escrituras sellada al vacío. Tales objeciones surgieron de supuestos que eran de origen reciente y no deberían aplicarse retroactivamente a las Escrituras ni a la Iglesia que surgió dentro y alrededor de ellas.

¿Es bíblico el bautismo infantil?

Sí lo es. Si bien no hay una descripción del bautismo de un bebé individual, la Biblia describe cinco bautismos domésticos separados:

• La casa de Cornelio, Hechos 11: 13–14: “Envía hombres a Jope y llama a Simón, cuyo apellido es Pedro, quien te dirá palabras por las cuales tú y toda tu casa serán salvos”.

• La casa de Lidia, Hechos 16:15: “Y cuando ella y su familia fueron bautizados, nos suplicó, diciendo: 'Si me has juzgado fiel al Señor, ven a mi casa y quédate'. Así que ella nos persuadió ".

• La casa del carcelero de Filipos, Hechos 16:33: “Y los tomó a la misma hora de la noche y les lavó las llagas. E inmediatamente él y toda su familia fueron bautizados ”.

• La casa de Crispo, Hechos 18: 8: “Entonces Crispo, el gobernante de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa. Y muchos de los corintios, oyendo, creyeron y fueron bautizados ”.

• La casa de Estéfanas, 1 Corintios 1:16: "Sí, yo también bauticé a la familia de Estéfanas".

Algunos han argumentado que, si bien la Biblia puede decir 'hogar' o 'familia', esto no tiene por qué incluir a los niños. Quizás esos hogares no incluían niños. Si bien este puede ser el caso, es difícil imaginar que al menos uno de estos hogares no incluyera niños. Y dado el hecho de que tenemos cinco referencias explícitas al bautismo de toda una familia, debemos suponer que muchas, muchas más familias de este tipo fueron bautizadas. Seguramente algunos de ellos incluían niños.

La palabra 'hogar' para cualquier israelita del día incluía a todos en el hogar, incluidos los niños. Debemos recordar que un hogar siempre incluyó niños a lo largo de las Escrituras. Cada vez que Dios estableció o habló acerca de Su pacto con la Casa de Israel, incluyó a todo Israel: hombres, mujeres y niños. Toda la 'casa' de Noé fue llevada al arca con él (Génesis 7: 1); Abraham hizo circuncidar a toda su casa (Génesis 17:23), y específicamente a su hijo Isaac cuando tenía ocho días de edad (Génesis 21: 4); toda la casa de cada familia fue sacada de Egipto, y la institución divina de la Pascua incluía específicamente a los niños (Éxodo 12: 24-28). 

 

Si los Apóstoles habían enseñado que los niños debían ser excluidos de la plena inclusión en el pacto, El modelo de los pactos del Antiguo Testamento formó el marco para la comprensión apostólica del verdadero pacto de Cristo, y esos pactos incluían a los niños. Eran pactos que se hicieron con una nación, en los que participaba cada hogar. Esto es lo que se expresa en los bautismos domésticos del Nuevo Testamento. Incluso cuando un individuo fue bautizado, este bautismo lo colocó en un cuerpo más grande. Ocurrieron bautismos de adultos individuales, pero no hubo convenios individuales.

La Biblia nos enseña que bajo el Antiguo Pacto, todo niño varón era circuncidado al octavo día después del nacimiento. Con su circuncisión, el niño se convirtió en un miembro pleno y completo del pacto y pudo comer del sacrificio de la Pascua. 

 

El bautismo en Cristo absorbió y cumplió este rito, ya que absorbió todos los ritos de iniciación y purificación del día. La circuncisión, sabemos por el primer concilio en Jerusalén (Hechos 15: 5; Hechos 21:21), ya no era necesaria para el gentil convertido o sus hijos. En ninguna parte de la Biblia se insinúa que, al absorber el rito de la circuncisión, el bautismo excluiría repentinamente y sin precedentes a los niños. Jesús no tuvo ningún problema con que los niños lograran la plena inclusión en el pacto: Él mismo fue circuncidado cuando era un bebé (Lucas 2:21), como Juan el Precursor (Lucas 1:59).

Aquí tenemos que introducir una declaración de Jesús mismo sobre el tema de los niños y la fe. En Lucas 18, le llevan algunos niños para recibir una bendición. Sus discípulos intentan interferir. Pero Jesús inmediatamente los reprende, diciendo: “Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo prohibáis; porque de los tales es el reino de Dios ”(Lucas 18:16). Una lectura sentimental de este pasaje nos dice que Jesús ama a los niños y que no debemos evitar que intenten hacer preguntas sobre Él o que quieran orarle, o que les digan que son demasiado pequeños para conocerlo. Si bien esto es cierto, nadie a quien el Señor le está hablando piensa de manera diferente. 

 

Estas fueron personas, debemos recordar, que circuncidaron a sus hijos, los incluyeron en los rituales de la Pascua y les enseñaron desde una edad temprana acerca de Dios, Israel y los escritos proféticos. Los judíos eran fanáticos, según nuestros estándares modernos, en su deseo de criar a sus hijos en la fe. Este no es un momento distintivo en los Evangelios.

Jesús, de hecho, incluye niños en Su Reino. Y Su inclusión de niños en el Reino los incluye en el pacto que establece en Su Nombre. No hay una participación parcial en el Reino de los Cielos, al igual que no hay una inclusión parcial en el pacto. Somos miembros o no. 

 

Jesús está diciendo que los niños están dentro, y no debe haber discusión al respecto. Aquí no hay absolutamente ningún lugar para argumentar que los niños deben esperar hasta una edad mágica antes de que ellos también puedan ser incluidos con plenos derechos en la Iglesia y en la mesa del altar.

Jesús fue una vez un niño. Y Jesús nunca estuvo separado de Dios, ni siquiera en el vientre de su madre. Los nestorianos herejes afirmaron que la divinidad de Jesús solo descendió sobre él en el bautismo. Pero la Iglesia Ortodoxa siempre ha declarado que Él unió a Dios y al hombre desde el momento de Su concepción, y los Ortodoxos creen que Su Reino pertenece a los niños. 

 

No solo porque el pacto es con toda la casa; no solo porque nunca se introdujo una distinción de edad en la práctica del bautismo; no solo porque tal distinción no hubiera coincidido con los pactos del Antiguo Testamento que sirvieron como modelo profético para el Nuevo Pacto; sino porque Cristo mismo se encarnó como un niño pequeño. En Él todos los tiempos, como toda la humanidad, están cosidos en la unión perfecta expresada en la cena eucarística del Nuevo Israel, a los que nos unimos sólo mediante el bautismo. Cristo hace que tanto la niñez como la edad adulta sean plenamente capaces de expresarse y participar en el Reino de los Cielos.

¡Pero los niños no entienden la fe!

La suposición detrás de esta objeción al bautismo infantil, una que no existía en la Iglesia primitiva o en los siglos posteriores, es que la fe es un producto de la razón. 

 

Que para creer de verdad, nuestra mente debe ser capaz de comprender por qué creemos, o al menos ser capaz de dar consentimiento intelectual. Para el adulto convertido a la Iglesia Ortodoxa, el consentimiento intelectual es crucial. 

 

El bautismo no es mágico. Es un acto voluntario de sumisión a Dios, un consentimiento para vivir en relación con Dios dentro del pacto que Él ha establecido a través de Su Hijo con un cuerpo más grande de creyentes bautizados, la Iglesia. Pero, al mismo tiempo, la fe fracasa si no va más allá de la razón individual. 

 

Se desmorona porque es muy individualizado, exclusivo y egocéntrico. Tertuliano dijo que “un cristiano no es cristiano. “Es cierto que nuestra fe debe ser personal, que debemos tener una relación personal con Dios. Pero nuestra fe no debe limitarse únicamente a esa relación personal. Nuestra relación con Dios sólo es válida si se realiza en comunión con toda la Iglesia.

He hablado de la Iglesia como familia y quiero volver a esa imagen. Los niños pueden romper el compañerismo con la familia si se consideran fuera del destino de la familia. 

 

Son miembros de la familia sólo en la medida en que viven como parte de la familia, aceptando todas las responsabilidades y el autosacrificio que tal condición familiar exige. No tengo que explicarles esto a mis hijos. Entienden desde el nacimiento que pertenecen a un grupo más grande y pertenecen de la manera más íntima. Saben quiénes son su padre y su madre y dónde acudir en busca de ayuda y seguridad. El concepto de "familia" está más allá de ellos, pero la realidad de la vida familiar no. 

 

En otras palabras, los niños tienen un sentido de pertenencia una docena de años o más antes de comprender lo que significa esta pertenencia.

La familia terrenal es una imagen de la familia celestial, la familia del Reino de Dios. Los niños nacidos en una familia cristiana nacen de nuevo en la familia celestial a través del bautismo. Un niño bautizado en la Iglesia Ortodoxa pertenece a una familia espiritual. Esta familia une el cielo y la tierra, se extiende hacia atrás y hacia adelante en el tiempo e incluye tanto a santos como a ángeles. Los niños pertenecen a esta familia exactamente como cada una de mis hijas pertenece a mi familia. Saben de una manera profunda que pertenecen mucho antes de tener algún tipo de comprensión cerebral de esa pertenencia.

Nuestro mundo moderno exalta tanto la razón y el cerebralismo que a veces se trata a los niños pequeños como si no fueran completamente humanos, o al menos se les trata con menos seriedad que a los adultos porque no pueden pensar como nosotros. La verdad es que un niño es un ser humano pleno. Un niño de cualquier edad es capaz de expresarse y participar de la gloria de Dios. Cristo mismo santificó cada época como portadora de Dios, ya que Él era la Palabra perfecta de Dios tanto cuando era un niño como cuando era un hombre adulto. Debemos recordar que los niños no son personas de segunda clase. Sus bautismos son tan importantes para ellos y para Dios como los bautismos de adultos. Incluso si no comprenden cognitivamente lo que significa ese bautismo, ciertamente son capaces de comprenderlo intuitivamente.

¿Qué pasa si un niño deja o rechaza a Cristo más adelante en la vida?

Esta es una preocupación real, pero no una razón para evitar que los niños sean miembros plenos del Nuevo Pacto negándoles el bautismo y la comunión. Más bien, deberíamos aceptarlos como el Señor nos ordenó que hiciéramos, porque resucitarlos en la vida en Cristo les dará una oportunidad mucho mejor de llevar esta vida más allá de nuestra tutela paternal. Si alguien no tiene la intención de criar a un hijo en Cristo, si no tiene la intención de asistir a la iglesia, orar en familia en el hogar, enseñar la Biblia, alentar preguntas sobre la fe y dar a sus hijos todas las oportunidades para experimentar la vida de la Iglesia, entonces de ninguna manera deben llevar a su hijo para que sea bautizado.

Cuando decidimos bautizar a un niño, le hacemos la más solemne promesa a Dios. Prometemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para traer a ese niño a Cristo, y esta es una promesa que solo podemos hacer si hacemos todo lo posible para acercarnos a Él nosotros mismos. Los niños se toman en serio lo que nosotros tomamos en serio. 

 

Si crecen en un hogar en el que las conversaciones sobre Cristo, la oración y la lectura de la Biblia y la vida de los santos son parte de la vida diaria normal, se alimentarán de esto tanto como de la comida que ponemos en sus platos en el mesa del comedor. 

 

 

Los niños quedan profundamente impresionados por la luz de las velas y el incienso, las flores en la Pascua, las procesiones nocturnas durante la Semana Santa, las hojas de palma el Domingo de Ramos, los íconos, las bendiciones del lago en Teofanía y las vestimentas y el servicio del altar. Todo esto los fascina y los atrae a Cristo. Como sacerdote Veo cuán real es la vida de fe para los niños cuando se acercan al cáliz para recibir la comunión. Está en sus ojos, y me siento humilde. Cuando vean que estamos emocionados e involucrados, se emocionarán e involucrarán. Criar a un niño en Cristo es simple. Sea usted mismo un niño en Cristo. Tómalo en serio. Los niños se toman la fe muy en serio, y debemos honrar esa fe nosotros mismos o no debemos bautizarlos.

Pero, ¿y si dejan a Cristo? ¿Qué pasa si hacemos todo lo que podemos y todavía se van? ¿No habría sido mejor entonces no bautizarlos? ¡Por supuesto no! ¿Un padre responsable soñaría alguna vez con mantener a su hijo fuera de la membresía familiar completa hasta estar seguro de que el niño quiere estar en la familia? Peter Leithart, un presbiteriano y padre de diez hijos, hace un excelente punto en su libro Against Christianity: “Los romanos normalmente excluían a los niños de la mesa hasta los quince o dieciséis años, edad en la que los niños recibían la toga virilis que marcaba su vida. entrada a la virilidad. La cena familiar, como la conocemos, fue una invención cristiana, no una forma "natural" de vida familiar. 

 

 

La cena familiar es un reflejo de la comida eucarística, la comida que dio la bienvenida a la mesa a todos los miembros de Cristo. La oposición a la comunión de los niños es pagana y busca revertir el compañerismo de mesa revolucionario establecido por la Iglesia. Es un intento de regresar a Egipto ”.

La familia que come junta debe recibir la comunión junta, una imagen de la otra. Un niño criado en la plenitud de la fe tiene el mayor de los fundamentos. Todo ser humano es libre de hacer o no la voluntad de Dios. Quiere que elijamos hacer Su voluntad. Pero incluso cuando sabe que no lo haremos, todavía no nos niega comida, ropa o refugio. Él no nos niega el amor, la alegría, la larga vida y los hijos propios. ¿Tendremos tanto miedo de lo que puedan hacer nuestros hijos que les negaremos lo único que todos necesitan: la comunión en la Iglesia y la membresía plena en el pacto vivificante de Cristo? ¿Dónde está nuestra fe? ¿Dónde está nuestra determinación? ¿Dónde está nuestro amor por Dios y por nuestros hijos? ¿A quién está hablando Cristo ahora, cuando dice: “Dejen que los niños vengan a mí y no se lo impidan”?

¿Los niños no bautizados irán al infierno si mueren?

No. La Iglesia Ortodoxa no cree que los niños nazcan culpables del pecado de Adán y que, a menos que sean liberados de esa culpa mediante el bautismo y la comunión, morirán sin la misericordia de Dios. Tal noción es perniciosa tanto por su barbarie como por su distorsión de Dios. ¿Realmente pensamos que Dios es tan pequeño que está atado por nuestros ritos, los ritos que nos ha dado? Dios es soberano y tendrá misericordia de quien tiene misericordia y juicio sobre quien tiene juicio (Romanos 9:15).

Podemos hablar del pecado y la culpa de tres formas. Primero está el pecado primordial, el pecado de Adán. Entendemos esto no en términos de culpa heredada, sino en términos de un mundo caído. 

 

El pecado primordial introdujo enfermedad, sufrimiento, maldad y muerte en la creación perfecta de Dios (1 Juan 5:19; Romanos 5:12). Nacemos en el pecado de Adán en el sentido de que nacemos en un mundo caído. Pero sin nuestra participación, no hay culpa. 

 

En segundo lugar, está el pecado generacional, que vemos en términos de propensiones específicas al pecado. Un hijo de alcohólicos, por ejemplo, heredará no la culpa de sus padres, sino la tendencia a pecar como lo hicieron ellos, u otros pecados asociados con esta herencia generacional. Una vez más, no tenemos que someternos a esta herencia pecaminosa, no tenemos que cargar con ella. Finalmente, está el pecado personal, las cosas que hacemos nosotros mismos, ya sea como perpetuación de la caída general de este mundo, la caída generacional de nuestros padres o de nuestro entorno, o como la invención de nuestros propios pecados. Una persona se vuelve culpable cuando peca personalmente. 

 

Un niño no es culpable hasta que hace del pecado una decisión personal, ya sea consciente o inconscientemente.

Es cierto que el bautismo es el lavamiento del pecado, y se podría decir que no parece tener sentido bautizar a un niño si no tiene una culpa heredada que lavar. Sin embargo, el sacrificio de Cristo, en el cual somos bautizados, fue un sacrificio de toda su vida como una sumisión a Dios - “no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42) - y su muerte en la cruz no sólo lavó nuestros pecados, pero también destruyó la muerte misma. Cuando somos bautizados, somos bautizados en Su vida y muerte (Romanos 6: 4), y nos convertimos en cobeneficiarios de una vida que finalmente llevó a Dios y al hombre a una unión de amor y armonía de voluntad. El infante es iniciado en esa unión. Esta iniciación incluirá el perdón de sus pecados, pero no se limita a ese perdón. La vida y muerte de Cristo, que invierte la caída primordial, generacional y personal de este mundo.

¿Es el bautismo solo una señal?

Todo lo que he dicho asume que el bautismo es más que una expresión externa de una aceptación interna de Cristo. Por supuesto, el bautismo es una expresión externa en el sentido de que las manos físicas se imponen a una persona física y que los ritos del bautismo son tangibles, visibles y físicos. 

 

Pero los ortodoxos abrazan completamente la Encarnación de Cristo. Para nosotros, el cuerpo de Cristo no fue solo una expresión externa. El cuerpo físico de Cristo no fue una parte incidental de Su Encarnación salvadora. Su cuerpo era parte indivisible de toda Su persona. Tan importante es el cuerpo para Dios que la promesa cristiana es que seremos resucitados con nuestros cuerpos.

El bautismo produce un cambio en el estatus de uno con Dios. Es más que una mera señal. 

 

Las opiniones de la mayoría de los cristianos sobre el matrimonio proporcionan una comparación útil. Pocos cristianos dirían que una ceremonia de matrimonio es simplemente una "señal". Se produce claramente un cambio. El hombre y la mujer están separados antes de la ceremonia, pero son "una sola carne" después. Este es un cambio profundo, que Dios efectúa a través de la ceremonia misma. El bautismo no es diferente. El rito del bautismo siempre se ha entendido como un bautismo en la muerte y resurrección de Cristo, una entrada a la alianza salvífica, una inscripción en el libro de la vida del Cordero, una unión con todo el pueblo de Dios y la entrega de un nuevo ciudadanía en el Reino no de este mundo. Claramente, esto es más que una mera formalidad.

¿Qué le sucede a un niño cuando se bautiza?

En primer lugar, los niños son bautizados en una historia. Los cristianos son la gente de una historia. El Señor no apareció de la nada con un mensaje y un lenguaje de Su propia invención. 

 

Vino como el cumplimiento de una promesa hecha al principio a Abraham, de conformidad con las profecías que le conciernen. Las promesas y profecías posteriores, los pueblos y los pecados, los castigos y las misericordias, esta es nuestra historia. Es la historia de Cristo, y es deber y gozo de todo cristiano conocer y enseñar esta historia. 

 

Cuando los niños son bautizados en esta narrativa, se vuelven parte de ella. Las historias de los patriarcas, los jueces, los reyes, los profetas, los apóstoles, los santos que los siguieron y de Cristo mismo, se convierten en sus historias. Esto queda claro en Éxodo, cuando a Moisés y a los israelitas se les ordena contar a través de una recreación ritual: la Cena de Pascua, la historia del acto glorioso y de creación de nación de Dios en Egipto. A los niños se les ordena ser parte del ritual, porque esta historia es su derecho de nacimiento. 

 

Lo mismo ocurre con la Pascua cumplida de Cristo, cuando el Señor nos ordenó nuevamente “recordar” lo que Él logró por nosotros en la Cruz a través del recuerdo ritual de la Liturgia. Contamos la historia de Dios y Su pueblo porque somos Su pueblo. 

 

Y cuando predicamos, como lo hizo Pedro, como lo hizo Esteban, como lo hizo Pablo, predicamos nuestra historia. Nuestros hijos se crían en esta historia y, en virtud del bautismo, esta historia se convierte en la suya. cuando el Señor nuevamente nos ordenó “recordar” lo que Él logró por nosotros en la Cruz a través del recuerdo ritual de la Liturgia. Contamos la historia de Dios y Su pueblo porque somos Su pueblo. 

 

Y cuando predicamos, como lo hizo Pedro, como lo hizo Esteban, como lo hizo Pablo, predicamos nuestra historia. Nuestros hijos se crían en esta historia y, en virtud del bautismo, esta historia se convierte en la suya. cuando el Señor nuevamente nos ordenó “recordar” lo que Él logró por nosotros en la Cruz a través del recuerdo ritual de la Liturgia. Contamos la historia de Dios y Su pueblo porque somos Su pueblo. 

 

Y cuando predicamos, como lo hizo Pedro, como lo hizo Esteban, como lo hizo Pablo, predicamos nuestra historia. Nuestros hijos se crían en esta historia y, en virtud del bautismo, esta historia se convierte en la suya.

En segundo lugar, los niños son bautizados en un pueblo. 

 

Desde el principio, el pacto de Dios se hizo con un pueblo, no con una persona. La promesa a Abraham fue hecha a todas las naciones, el pacto con Moisés fue hecho con todo Israel, y el Nuevo Pacto de Cristo fue hecho con el Nuevo Israel, la Iglesia de Dios. Somos un pueblo llamado a salir de las naciones, llamado a salir del mundo, y mediante el bautismo llegamos a pertenecer a un pueblo que pertenece a Dios. Somos hechos ciudadanos del Cielo. Nos unimos a una etnia celestial. Mis hijas, a través del bautismo, pertenecen a este pueblo más que a Canadá, su país de nacimiento. Tenemos nuestra cultura del Reino de oración diaria, ayuno regular, ciclos festivos y narración bíblica. Tenemos juramentos de lealtad en forma de Credo. 

 

Tenemos nuestros himnos nacionales en los himnos que cantamos. Tenemos a nuestros héroes nacionales en los santos y en los padres y madres de la iglesia. Nuestro rey es Dios. Esto suena lindo para el oído moderno, pero es cierto. 

 

Y es profundamente ortodoxo y fundamentalmente bíblico, tanto es así que este nacionalismo alternativo fue la base de la persecución romana temprana de los cristianos.

En tercer lugar, un niño es bautizado para vivir en Cristo. “¿O no sabéis que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús”, dice San Pablo, “fuimos bautizados en su muerte? Por tanto, fuimos sepultados con él en muerte por el bautismo, para que así como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida ”. (Romanos 6: 3-4) Esta novedad de vida es en lo que todos participamos a través del bautismo, adultos y niños por igual.

 

 Ciertamente, los niños participan de manera diferente a los adultos, pero no menos auténticamente. Aprender a orar, leer la Biblia, comprender su herencia, caminar en el camino del Señor, comer y beber la Eucaristía, ser educados en la rectitud, esto es caminar en novedad de vida como cualquier cosa en la vida espiritual.

 

 Y a veces los niños participan más en estas actividades que los adultos en su iglesia. Y debido a que han sido bautizados en la vida en Cristo, también reciben los beneficios de esa vida: la Gracia, el perdón, la Paternidad de Dios, el alimento del Cuerpo y la Sangre de Cristo y la presencia del Espíritu Santo. La diferencia de veinte años y la capacidad de pagar las facturas y quedarse despierto hasta tarde no hace que un adulto necesite estas cosas más que los niños, ni más digno de ellas. Los niños se convierten en participantes plenos de Cristo, como Él los ordenó que fueran y, de hecho, como Él se encarnó para que fueran. 

 

Esto también significa que son bautizados en una promesa. Si son sepultados con Cristo en el bautismo, también resucitarán con Él. Son resucitados con la promesa de la vida eterna, con la expectativa de la Resurrección. No colgamos esta promesa frente a ellos como una zanahoria (o una paleta) para llevarlos a una futura aceptación de Cristo. En virtud del bautismo, ahora participan de esta promesa. Lo hacen porque ya experimentan la vida en Cristo. De hecho, crecen hasta sus rodillas.

NOSOTROS

Somos un grupo de fieles creyentes en Jesucristo, viviendo la verdadera Fe que comenzó en Palestina hace miles de años y está más viva que nunca.

  • YouTube
DIRECCIÓN

Avenida Pedro de Valdivia 92

Metro Pedro de Valdivia

Providencia, RM

Santiago de Chile

+56 222317284

+56 996994813

Contacto