María, causa de nuestro regocijo

Su Gracia Obispo Basilio

María la Theotokos está muy cerca de mi corazón y, estoy seguro, cerca del corazón de todos los que aman a su Hijo, Jesús. Apenas puedo pensar en su nombre sin lágrimas. Cuando Dios, en la plenitud de los tiempos, debido a su gran amor por su creación, envió a su Hijo unigénito para salvarnos a los pecadores, eligió hacerlo de una manera que es a la vez simple y tierna, y profunda, más allá de nuestro alcance. comprensión. Vino a buscar una novia.

Y Dios Padre, que está sobre todos y en todos y sobre todos, eligió unirse, a través de la Persona del Espíritu Santo, con uno de nosotros: la única hija de Joaquín y Ana, la joven de Nazaret que había preparada desde todas las épocas para convertirse en la esposa de Dios. Ella es nuestro orgullo. Ella es como nosotros en su comienzo terrenal, y es como nosotros en su fin terrenal. Ella es a la vez nuestra hermana, una hija de Adán, al igual que nosotros, y también nuestra madre.

Para comenzar el desposorio de María con Dios, se envió un arcángel, uno de los que permanecen perpetuamente alrededor del trono de Dios y cantan sus alabanzas. Un ángel, bajo el cual fue creada la humanidad, fue enviado a la casa de José, el prometido de la Virgen, y comenzó la relación de desposorio y matrimonio, un matrimonio no desposado, entre Dios Padre y la joven virgen de Nazaret, con la palabra , "Regocíjate".

La himnografía de nuestra Iglesia dice que cuando el Arcángel fue enviado, se asombró y se maravilló, y se quedó confuso en esta humilde morada en el norte de Palestina, anunciando a una criatura en una escala inferior a la suya que ella se convertiría en la Novia. del Padre, Madre del Co-Hijo eterno. Su relación con Dios es nuestra causa de regocijo. Ella es nuestra ofrenda, nuestra oblación, nuestra prosfora [pan eucarístico], ofrecida al Padre, del cual saldrá el Cordero de Dios, el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. De una manera muy real, se convirtió en la primera en recibir a Jesús como su Señor y Salvador. Ella es la única entre toda la humanidad que puede decir que no solo recibió a Jesús en su corazón espiritualmente, sino que lo alojó en su vientre, en su cuerpo.

Imaginar la respuesta de María a la noticia del Arcángel Gabriel está más allá de nuestra comprensión. Nos hemos acostumbrado tanto a escuchar el relato de la Anunciación que olvidamos el poder, el asombro y el temor piadoso que debe haber vencido a esta joven virgen. Tenía sólo catorce años cuando dijo "Sí", y cuando toda la creación comenzó a regocijarse por su salvación.

"Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador", canta. Se convierte en profetisa cuando dice: "He aquí, todas las generaciones me llamarán bienaventurada". Aquella a quien todas las generaciones llaman bienaventurada y aquella en quien todos se regocijan fue nuestra ofrenda a Dios. Vemos esto en un himno muy conocido de la Natividad de Nuestro Señor:

Los ángeles te ofrecen un himno; los cielos, una estrella; los magos, regalos; los pastores, su asombro; la tierra, su cueva; el desierto, el pesebre; y te ofrecemos una Madre Virgen.

Cuando llegó el momento de que Dios enviara a Su Hijo y se encarnara en esta tierra, toda Su creación quiso ofrecer un regalo. La tierra ofrecía una cueva cálida y los cielos ofrecían una estrella, no una estrella cualquiera, sino una estrella brillante como la que el mundo nunca ha visto y tal vez nunca vuelva a ver. Las huestes incorpóreas ofrecieron un himno glorioso, el himno más glorioso con el mensaje más glorioso jamás escuchado en la tierra. Incluso los animales ofrecieron un regalo. Ofrecieron su comedero, el pesebre. Y más allá de eso, la tradición nos dice que ofrecieron su aliento para calentar al Niño recién nacido.

Los pobres pastores no podían ofrecer nada más que su asombro, pero lo ofrecieron. Llegaron y se arrodillaron en esa cueva muy extraña que era el templo. Los magos que viajaban desde lejos vinieron y ofrecieron sus mejores regalos de oro, incienso y mirra. Y nosotros, la humanidad, le ofrecimos a Dios nuestro mejor regalo, una Virgen Madre.

Su relación con Cristo fue una relación única, algo que nadie más puede tener. Le da un lugar único en la historia de la salvación. Hasta la llegada del Arcángel Gabriel a la morada de Nazaret, el pueblo de Dios peregrinaba al templo de Jerusalén para adorar a Dios que estaba allí presente y reverenciar las mismas piedras del templo. Sin embargo, en un momento en el tiempo, en una oscura aldea palestina, en una joven virgen, ese templo se volvió anticuado e irrelevante. Ella se convirtió en templo, y por eso la veneramos. Ella se convirtió en el templo, algo único que le da una posición única en nuestra salvación. De su sangre Dios tomó sangre, sangre que se convertiría en la fuente de nuestra vida inmortal. Dios tomó carne de su carne, la carne que ahora se nos ofrece como alimento de la inmortalidad.

¿Quién sino María amamantó a Aquel que alimenta a toda la creación? ¿Quién sino María llevó en sus brazos como madre a Aquel que sostiene y sostiene todo el universo? Fue María quien sostuvo a Dios, el Creador de todas las cosas visibles e invisibles, cuando dio sus primeros pasos en esta tierra. Ofreció su dedo meñique para que una mano diminuta lo agarrara. Cuando el niño Jesús, como debe haber hecho, se raspó la rodilla o fue lastimado por algunas palabras desagradables de un compañero de juegos, y lloró y vino corriendo hacia la madre, fue María quien besó la herida y la hizo sentir mejor, o lo acogió. sus brazos y le aseguró que las palabras desagradables y la tristeza que sentía pasarían, que todo estaría bien. Ella trajo consuelo a Dios. Y cuando Dios lloró, cuando Jesús lloró, fue Su madre, como toda madre, quien enjugó Sus lágrimas. María enjugó las lágrimas del rostro de Dios.

Lo profundo de esto no es solo el hecho de que estas cosas sucedieron, sino que María sabía a quién apoyaba con su dedo meñique. Sabía quién amamantaba de su pecho, a quién cambiaba los pañales. Sabía quién era cuyas heridas besaba y vendaba, cuyos sentimientos heridos consolaba y cuyas lágrimas enjugaba. María lo sabía.

En la Fiesta de la Presentación, llevó a su Hijo a ese edificio de piedra en Jerusalén que sabía que ya no era necesario, sabiendo que Él era el Hijo de Dios. Fue en ese momento que comenzaron sus penas. Cuarenta días después del nacimiento de su único Hijo, se le predijo el gran dolor que vendría a su corazón: que llegaría el día en que Su herida no sería solo una rodilla raspada, sino manos y pies clavados, y un traspaso. lado. Que las lágrimas que derramó y las palabras y acciones desagradables que soportó no serían solo palabras desagradables de pequeños compañeros de juegos, sino la sentencia de muerte de aquellos a quienes vino a salvar. Cómo debió haberle traspasado el corazón queriendo besar esas manos, y los pies, y el costado, y la frente, para hacer desaparecer las heridas y el dolor, en vano. Y cómo debió haber anticipado recibir a su Hijo de la Cruz, ahora muerto.

¿Quién entre toda la humanidad ha ofrecido tanto a nuestro Dios? Ella ofreció su carne para convertirse en Su carne, su sangre para convertirse en Su sangre. Ofreció toda ternura maternal (y no hay ternura como la ternura de una madre). ¿Quién sino María soportó tanto dolor? Nuestros himnógrafos nos muestran a María parada en la Cruz, recordando a Cristo niño cuando dio Sus primeros pasos, y cuando dijo Su primera palabra, y cuando derramó Su primera lágrima, y ​​cuando rió Su primera risa, y la llamó "Madre " por primera vez. Imagínense, ahora, a esa María muy humana de pie junto a la Cruz.

La Theotokos se sintió abrumada por el dolor al verte crucificado y muerto en la cruz. Ella gritó: "¡Cómo sufres, amado Hijo mío! La espada clavada en tu costado ha traspasado mi corazón. Mi herida arde con tu agonía. Sin embargo, canto tu alabanza, porque voluntariamente moriste para salvar al género humano".

"Sin embargo, canto tu alabanza". A pesar de toda la fealdad que ve y el dolor que soporta al ver a su Hijo crucificado injustamente por aquellos a quienes vino a salvar, ella lo glorifica. Ella sabe que Él es Dios. Lo único que puede equilibrar ese dolor es la alegría que tuvo tres días después, cuando su Hijo resucitó como vencedor. Imagínese su gozo cuando el ángel se le acercó y le dijo: "Alégrate, otra vez digo alégrate, porque tu Hijo ha resucitado de sus tres días en el sepulcro, y consigo mismo ha resucitado a todos los muertos. ¡Alégrate, regocíjate!"

No es una proposición teológica, sino un simple hecho, que Dios se hizo hombre, se convirtió en lo que tú y yo somos en todo menos en nuestro pecado. Y para que eso fuera posible, necesitaba una madre. Los honores y prerrogativas que le fueron dadas durante Su vida terrenal deben palidecer en comparación con los que le fueron otorgados ahora que Él está sentado a la diestra de Su Padre en el trono de gloria, llevando la carne y la sangre que Él tomó de ella. La carne y la sangre que le dieron a Él, su Hijo, se sienta a la diestra del Padre y es adorada por miles de ángeles y diez miles de arcángeles: su carne y sangre, la carne y la sangre de Adán, la carne y la sangre que tú y yo compartimos con ella, y por ella, con nuestro Dios.

No es casual, entonces, que el primer milagro de nuestro Señor, en las bodas de Caná, se obtuviera por su intercesión. Y ante su intercesión, aunque la recepción de la boda casi ha terminado, Él hace más de cien galones del mejor vino. Cuando su madre le pide, derrama su gracia abundante y ricamente. ¿Quién haría menos, a petición de su madre? Así, María tiene lo que los himnógrafos llaman "valentía maternal" al interceder ante Cristo, y como nuestra madre también, está siempre dispuesta a interceder por nosotros.

María es nuestro orgullo, nuestra causa de alegría, nuestra hermana, nuestra madre y, sobre todo, nuestra intercesora. Honrámosla, amémosla y presentémosle nuestras necesidades con la inocente confianza de los niños que saben que su madre satisfará sus necesidades con amor.

María, causa de nuestro regocijo