Domingos de Cuaresma

Cada uno de los domingos de la Gran Cuaresma tiene su propio tema especial. El primer domingo se llama Fiesta del Triunfo de la Ortodoxia. Se trata de una fiesta histórica que conmemora el regreso de los íconos a las iglesias en el año 843 luego de superada la herejía de la iconoclasia. El tema espiritual del día es ante todo la victoria de la Fe Verdadera. “Esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe” (1 Jn 5,4). En segundo lugar, los iconos de los santos dan testimonio de que el hombre, “creado a imagen y semejanza de Dios” (Gn 1,26), se vuelve santo y divino mediante la purificación de sí mismo como imagen viva de Dios.


El segundo domingo de Cuaresma es la conmemoración de San Gregorio Palamas. San Gregorio (muerto en 1359) dio testimonio vivo de que los hombres pueden volverse divinos por la gracia de Dios en el Espíritu Santo; y que incluso en esta vida, mediante la oración y el ayuno, los seres humanos pueden convertirse en partícipes de la luz increada de la gloria divina de Dios.


El tercer domingo de Cuaresma es el de la Veneración de la Cruz. La cruz se encuentra en medio de la iglesia en medio de la temporada de Cuaresma no solo para recordar a los hombres la redención de Cristo y para mantener ante ellos la meta de sus esfuerzos, sino también para ser venerada como esa realidad por la cual el hombre debe vivir para ser. salvado. “El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí” (Mt 10,38). Porque en la Cruz de Cristo Crucificado se encuentra tanto “el poder de Dios y la sabiduría de Dios” para los que se salvan (1 Co 1,24).

El cuarto domingo de Cuaresma está dedicado a San Juan de la Escalera (Climacus), autor de la obra La Escalera del Divino Ascenso. El abad del monasterio de Santa Catalina en el monte Sinaí (siglo VI) es testigo del violento esfuerzo necesario para entrar en el Reino de Dios (Mt 10, 12). La lucha espiritual de la vida cristiana es real, “no contra sangre y carne, sino contra. . . los gobernantes de las tinieblas presentes. . . las huestes de maldad en los lugares celestiales. . . " (Efesios 6,12). San Juan anima a los fieles en su esfuerzo porque, según el Señor, sólo “el que persevere hasta el fin, se salvará” (Mt 24,13).


El quinto domingo recuerda la memoria de Santa María de Egipto, la ramera arrepentida. María nos dice, en primer lugar, que ninguna cantidad de pecado y maldad puede alejar a una persona de Dios si realmente se arrepiente. El mismo Cristo ha venido “para llamar a los pecadores al arrepentimiento” y salvarlos de sus pecados (Lc 5,32). Además, Santa María nos dice que nunca es demasiado tarde en la vida, ni en la Cuaresma, para arrepentirse. Cristo recibirá con gusto a todos los que se acerquen a él incluso en la undécima hora de su vida. Pero su venida debe ser en un arrepentimiento serio y sincero