17 sugerencias sobre la verdadera felicidad en su trabajo y vida diaria

La felicidad es a menudo esquiva, especialmente en nuestro trabajo diario. La vida implica muchas tentaciones y problemas inesperados. Con una fe sólida y una forma de vida adecuada, es posible encontrar alegría en todo lo que hace o enfrenta. Los siguientes diecisiete puntos traerán a Dios a tu vida en cada hora de tu día permitiéndote ser más efectivo y fiel a tus valores más profundos. Ponlos en práctica y descubrirás que también te llevarán a una vida basada en la alegría. 1.Recuerda tu poder para elegir. Tú tomas las decisiones en tu vida. Puede optar por actuar con Dios o ignorar su gracia. Fuiste creado a imagen de Dios y tienes libre albedrío. Si se siente infeliz, recuerde que está haciendo esta elección y que puede hacer una elección diferente que traerá gozo divino. No culpes a nadie más que a ti mismo por tu insatisfacción con tu vida. En su lugar, examine las elecciones que ha tomado y comprométase a tomar otras nuevas. 2.No se preocupe por lo que no puede controlar. La preocupación no logrará nada más que ansiedad. Incluso puede provocar falta de sueño y problemas de salud. Cristo nos dice que tengamos fe y no nos preocupemos. (Mateo 6:25) Nos dice que recordemos a los pájaros y cómo Dios se preocupa por sus necesidades. Él dice además: "¿Quién de ustedes, al preocuparse, puede agregar un codo a su estatura?" (Mateo 6:28). Recuerde que Dios sabe lo que necesita y puede confiar en Él para que le proporcione lo necesario. Concéntrese en vivir cada momento con Él como su guía. 3. No te compares con los demás. Cuando te comparas con los demás, ignoras la realidad de que Dios nos dio dones únicos a cada uno de nosotros. Todos somos diferentes. Pablo dice: "Hay diversidad de dones, pero un solo Espíritu". (1Cor 12: 4) Nos dice que hay diversidad de ministros y actividades que cada uno de nosotros recibe a través del Espíritu. (1Cor 12: 8) Debe encontrar la manera de usar sus dones únicos que Dios le ha dado en todos los aspectos de su vida, y no asumir que puede o debe hacer todo lo que otros pueden hacer. Agradezca los dones que tiene, entiéndalos y utilícelos plenamente. Alabe y agradezca los dones que ve en los demás. No intente ser como otra persona, sino que desarrolle sus capacidades únicas y permita que el don de la belleza de Dios se cumpla en usted. 4.Da gracias a Dios por todo. Pablo dice: "Regocíjense siempre ... en todo den gracias porque es la voluntad de Dios en Jesucristo ... Aférrense a lo que es bueno". (1 Tes. 5: 16-18) Él nos dice que hagamos de nuestra vida una oración continua. Cuando esté en contacto constante con Dios, será guiado a hacer su voluntad en todas las cosas. Recuerde que todas las cosas son enviadas por Él. Puede que no entiendas por qué permite algunas de las dificultades que enfrentamos, pero serás recompensado si siempre das gracias por todo lo que Él permite que te suceda, tanto lo que ves como bueno como malo. Con paciencia y perseverancia, de nuestras dificultades saldrá algo bueno. Recuerde la historia del paralítico que esperó treinta y ocho años para ser sanado por Cristo (Juan 5: 1-15). Pablo nos recuerda que debemos dar gracias siempre por todas las cosas a Dios el Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. (Efesios 5:20) 5.No juzgues a los demás Recuerda esto: así como juzgas a los demás, serás juzgado (Mateo 7: 1). Cuando juzgas a los demás, solo te estás presionando a ti mismo. Debes desarrollar la humildad y recordar que lo que no te gusta de los demás es lo que tienes en ti mismo. Estás llamado a amar a tus compañeros de trabajo y vecinos, y si él o ella está haciendo algo que no crees que sea correcto, debes discernir con compasión cómo corregir el comportamiento indeseable, no juzgando a la persona, sino buscando formas de ayudarla. fuera de tu amor. El juzgar nos separa de los demás, destruye el amor y conduce a la infelicidad. 6.Perdona a los demás y no lleves resentimientos En el Padrenuestro le pedimos a Dios que perdone nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden (Mateo 6:12). Dios te perdonará solo si puedes perdonar a otros. Cuando llevas resentimiento en tu corazón por las malas acciones del pasado, te encontrarás enojado, ansioso y separado de Dios. Continuarás teniendo pensamientos negativos y nunca podrás ser feliz. Cuando perdonas, te liberas de una gran carga y Dios te dará gracia para ayudarte a borrar cualquier resentimiento que puedas tener. Recuerda que uno de los mandamientos básicos es amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos y como Dios te ama a ti. Trate de ver que todos somos imperfectos y luchamos con los desafíos de la vida y que necesitamos la ayuda de los demás. 7.Planifique las dificultades que pueda enfrentar durante el día. Cada mañana, en su oración matutina diaria, tómese unos minutos para pensar en los problemas potenciales que podría enfrentar, esas situaciones en las que puede ser difícil vivir sus valores como los enseñó Jesucristo. Hacer esto en forma de oración lo guiará y preparará para lidiar con ellos. Prepárese cada día para las luchas del día. Más sobre la vida diaria de oración. 8.Recuerda la oración de Jesús Si recuerdas a Dios durante todo el día, te ayudará en todo. Uno de los mayores dones que tienes es la oración. La oración de Jesús, "Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador", es una que se puede grabar en tu cerebro con una repetición constante para que siempre esté en la punta de tu lengua, sin importar lo que estés haciendo. . Aprenda esta práctica y su vida se transformará. Más sobre la oración de Jesús 9.Ayuda a otros Siempre puedes encontrar formas de ayudar a los demás. Trate de encontrar formas de ayudar a quienes parecen presentarle más dificultades durante el día. La bondad solo conduce a más bondad. Cuando haces un esfuerzo por ayudar a alguien, tu corazón se ablanda y te trae más gracia. 10.Simplificar A menudo tratamos de hacer demasiado y nuestra vida se desequilibra. Descubrimos que no tenemos el tiempo adecuado para la familia o nuestra familia de la Iglesia. Nos consumimos por nuestro trabajo y otros deberes, y nos volvemos laxos en nuestra vida espiritual. Entonces se acumula el estrés. A veces es necesario fijarse en lo que es realmente importante para poder seguir a Cristo. Luego, use su libre albedrío para tomar nuevas decisiones e implementar cambios en su vida, buscando una forma de vida que nos permita mantener a Cristo en el centro de todo lo que hace. Deshazte de esas cosas que no son importantes. Utilice su libre albedrío para implementar cambios. Seguir la voluntad de Dios implica su cooperación a través de sus elecciones. 11.Simplificar A menudo tratamos de hacer demasiado y nuestra vida se desequilibra. Descubrimos que no tenemos el tiempo adecuado para la familia o nuestra familia de la Iglesia. Nos consumimos por nuestro trabajo y otros deberes, y nos volvemos laxos en nuestra vida espiritual. Entonces se acumula el estrés. A veces es necesario fijarse en lo que es realmente importante para poder seguir a Cristo. Luego, use su libre albedrío para tomar nuevas decisiones e implementar cambios en su vida, buscando una forma de vida que nos permita mantener a Cristo en el centro de todo lo que hace. Deshazte de esas cosas que no son importantes. Utilice su libre albedrío para implementar cambios. Seguir la voluntad de Dios implica su cooperación a través de sus elecciones. 12. Usa tus talentos sabiamente Dado que todos tenemos diferentes dones que Dios nos ha dado, debes asegurarte de que estás usando los que te dieron al máximo. Examine sus dones y luego observe sus tareas diarias. ¿Cómo puede utilizar mejor aquello en lo que es naturalmente bueno? Es posible que en ocasiones tenga que buscar un trabajo diferente si está tan limitado por su situación actual que no puede utilizar sus dones naturales. Pero en casi todas las situaciones hay espacio para que ejercites al máximo lo que Dios te ha dado. Transforme la forma en que hace su trabajo. 13.Deja que su gracia brille a través de ti, sé una luz Recuerda que Cristo está siempre contigo. A medida que genere pensamientos de bondad amorosa, la bondad de Cristo fluirá de usted y se convertirá en una fuerza positiva para el beneficio de los demás. Necesitas dejar que Su luz brille a través de tus acciones y tu actitud. Conviértete en un faro de bondad y amor. 14.Elige a tus amigos con cuidado A menudo cometemos el error de no tener cuidado con quiénes elegimos para ser nuestros amigos y con quién pasamos nuestro tiempo. Si alguien tiene un impacto negativo en usted, deténgase y evalúe esta relación. Las personas negativas o las personas con valores diferentes pueden llevarlo por mal camino fácilmente. Esté preparado para cambiar con quién pasa su tiempo. 15.Elimina el pensamiento negativo El pensamiento negativo solo conduce a amargura, tristeza e incluso pensamientos malvados. Necesita aprender a reconocer todos esos pensamientos y rechazarlos por completo. Busque las fuentes del pensamiento negativo que le estén influyendo. Pueden ser comentaristas de la televisión, lo que lees, amigos de Facebook o tus amigos personales. Encuentra todas las fuentes y elimínalas de tu vida. Su mente creativa se abrirá con pensamientos positivos y podrá aplicar mejor sus dones a su trabajo. Tus pensamientos positivos ayudarán a los demás a ser más positivos. Los pensamientos negativos siempre te alejarán de la felicidad. 16.Revise las acciones de su vida cada noche. Cada noche, durante sus oraciones vespertinas, tómese un momento para revisar qué tan bien lo hizo durante el día con las situaciones difíciles que enfrentó. ¿Salió según lo planeado o necesita hacer correcciones? Si fuiste llevado al pecado, inmediatamente pide perdón a Dios y determina cómo puedes hacer las cosas de manera diferente la próxima vez. Recuerde que Dios siempre comprende la dificultad que enfrenta y siempre perdona cuando busca Su perdón con sinceridad. 17.Recuerde su mortalidad y la vida eterna por venir. La esperanza es importante al enfrentarse a todas las pruebas y tribulaciones que enfrentará en su vida. Si piensas siempre en la certeza de tu propia mortalidad, no de una manera mórbida, sino basada en la esperanza que tienes de la vida eterna dada a todos a través de la victoria de Cristo sobre la muerte en Su crucifixión y resurrección, siempre tendrás esperanza. Recuerde que nuestro objetivo es unirnos con Dios en la vida eterna en Su reino. Todas tus dificultades no son más que el camino de preparación para la vida venidera.

17 sugerencias sobre la verdadera felicidad en su trabajo y vida diaria