My Items

I'm a title. ​Click here to edit me.

¿Qué es la Iglesia?

Los atributos de la Iglesia son innumerables porque sus atributos son en realidad los atributos del Señor Cristo, el Dios-hombre y, a través de Él, los de la Deidad Trina. Sin embargo, los santos y divinamente sabios padres del Segundo Concilio Ecuménico, guiados e instruidos por el Espíritu Santo, los redujeron en el artículo noveno del Símbolo de la Fe a cuatro: creo en una Iglesia, santa, católica y apostólica. Estos atributos de la Iglesia - unidad, santidad, catolicidad (sobornost) y apostolicidad - se derivan de la naturaleza misma de la Iglesia y de su propósito. Definen con claridad y precisión el carácter de la Iglesia Ortodoxa de Cristo, por lo que, como institución y comunidad antrópica, se distingue de cualquier institución o comunidad de tipo humano.



I. La unidad y singularidad de la Iglesia

Así como la Persona de Cristo Dios-hombre es una y única, así la Iglesia es fundada por Él, en Él y sobre Él. La unidad de la Iglesia se deriva necesariamente de la unidad de la Persona del Señor Cristo, el Dios-hombre. Siendo un organismo orgánicamente integral y teantrópico único en todos los mundos, la Iglesia, según todas las leyes del Cielo y de la tierra, es indivisible. Cualquier división significaría su muerte. Inmersa en el Dios-hombre, ella es ante todo un organismo teantrópico, y sólo entonces una organización teantrópica. En ella todo es antrópico: la naturaleza, la fe, el amor, el bautismo, la Eucaristía, todos los santos misterios y todas las santas virtudes, su enseñanza, toda su vida, su inmortalidad, su eternidad y su estructura.

Si si si; en ella todo es antrópicamente integral e indivisible cristificación, santificación, deificación, trinitarismo, salvación. En ella todo se fusiona orgánicamente y por gracia en un solo cuerpo teantrópico, bajo una sola Cabeza: el Dios-hombre, el Señor Cristo. Todos sus miembros, aunque como personas siempre íntegras e inviolables, pero unidos por la misma gracia del Espíritu Santo a través de los santos misterios y las santas virtudes en una unidad orgánica, forman un solo cuerpo y confiesan la única fe, que los une entre sí. y al Señor Cristo.

Los apóstoles portadores de Cristo son divinamente inspirados al anunciar la unidad y la singularidad de la Iglesia, basada en la unidad y singularidad de su Fundador: el Dios-hombre, el Señor Cristo y Su personalidad teantrópica:

"Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo" (I Cor. 3:11)

Como los santos apóstoles, los santos padres y los maestros de la Iglesia confiesan la unidad y singularidad de la Iglesia ortodoxa con la sabiduría divina de los querubines y el celo de los serafines. Es comprensible, por tanto, el celo ardiente que animó a los santos padres de la Iglesia en todos los casos de división y decadencia y la actitud severa hacia las herejías y cismas. En ese sentido, los santos concilios ecuménicos y los santos concilios locales tienen una importancia preeminente. Según su espíritu y actitud, sabios en las cosas que pertenecen a Cristo, la Iglesia no es solo una, sino también única. Así como el Señor Cristo no puede tener varios cuerpos, tampoco puede tener varias Iglesias. Según su naturaleza antrópica, la Iglesia es una y única, así como Cristo Dios-hombre es uno y único.

Por tanto, una división, una escisión de la Iglesia es ontológica y esencialmente imposible. Una división dentro de la Iglesia nunca ha ocurrido, ni de hecho puede ocurrir, mientras que la apostasía de la Iglesia ha ocurrido y continuará ocurriendo a la manera de aquellas ramas voluntariamente infructuosas que, habiéndose marchitado, caen de la Vid eternamente viviente, la Vid antrópica: la Señor Cristo (Juan 15: 1-6). De vez en cuando, herejes y cismáticos se han aislado y se han alejado de la única e indivisible Iglesia de Cristo, por lo que dejaron de ser miembros de la Iglesia y parte de su cuerpo antrópico. Los primeros en apartarse así fueron los gnósticos, luego los arrianos, luego los macedonios, luego los monofisitas, luego los iconoclastas, luego los católicos romanos, luego los protestantes, luego los uniatas,

II. La santidad de la iglesia

Por su naturaleza antrópica, la Iglesia es sin duda una organización única en el mundo. Toda su santidad reside en su naturaleza. En realidad, es el taller antrópico de la santificación humana y, a través de los hombres, de la santificación del resto de la creación. Ella es santa como el Cuerpo teantrópico de Cristo, cuya cabeza eterna es el Señor Cristo mismo; y cuya alma inmortal es el Espíritu Santo. Por tanto, todo en ella es santo: su enseñanza, su gracia, sus misterios, sus virtudes, todos sus poderes y todos sus instrumentos han sido depositados en ella para la santificación de los hombres y de todas las cosas creadas. Convertido en Iglesia por Su encarnación por un amor incomparable al hombre, nuestro Dios y Señor Jesucristo santificó a la Iglesia por Sus sufrimientos, Resurrección, Ascensión, enseñanza, maravillas, oración, ayuno, misterios y virtudes; en una palabra, por toda Su vida teantrópica. Por tanto, se ha pronunciado el pronunciamiento divinamente inspirado:

"... Cristo también amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla y purificarla en el lavamiento del agua por la palabra, para presentársela a sí mismo como una Iglesia gloriosa, sin mancha ni arruga, o cualquier cosa semejante, sino que sea santa y sin defecto "(Efesios 5: 25-27).

El fluir de la historia confirma la realidad del Evangelio: la Iglesia está llena hasta rebosar de pecadores. ¿Su presencia en la Iglesia reduce, viola o destruye su santidad? ¡De ninguna manera! Porque su Cabeza, el Señor Cristo, y su Alma, el Espíritu Santo, y su divina enseñanza, sus misterios y sus virtudes, son indisolublemente e inmutablemente santos. La Iglesia tolera a los pecadores, los protege y los instruye para que se despierten y despierten al arrepentimiento y la recuperación espiritual y la transfiguración; pero no impiden que la Iglesia sea santa. Solo los pecadores impenitentes, persistentes en el mal y la malicia atea, son separados de la Iglesia, ya sea por la acción visible de la autoridad teantrópica de la Iglesia o por la acción invisible del juicio divino, para que así también la santidad de la Iglesia pueda ser preservada. .

"Apartaos de entre vosotros a ese impío" (I Cor. 5:13) .

En sus escritos y en los Concilios, los santos padres confesaron la santidad de la Iglesia como su cualidad esencial e inmutable. Los padres del Segundo Concilio Ecuménico lo definieron dogmáticamente en el artículo noveno del Símbolo de la Fe. Y los concilios ecuménicos sucesivos lo confirmaron con el sello de su asentimiento.

III. La catolicidad (Sobornost) de la Iglesia

La naturaleza teantrópica de la Iglesia es inherente y omnicomprensivamente universal y católica: es teantrópicamente universal y teantrópicamente católica. El Señor Cristo, el Dios-hombre, por Sí mismo y en Sí mismo ha unido de la manera más perfecta e integral a Dios y al Hombre y, a través del hombre, todos los mundos y todas las cosas creadas a Dios. El destino de la creación está esencialmente ligado al del hombre (cf. Romanos 8: 19-24). En su organismo antrópico, la Iglesia engloba:

"todas las cosas creadas, que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, sean dominios, sean principados o potestades" (Col. 1:16).

Todo está en el Dios-hombre; Él es la Cabeza del Cuerpo de la Iglesia (Colosenses 1: 17-18).

En el organismo antrópico de la Iglesia, todos viven en la plenitud de su personalidad como una célula viviente y divina. La ley de la catolicidad antrópica abarca a todos y actúa a través de todos. Mientras tanto, el equilibrio teantrópico entre lo divino y lo humano se conserva siempre debidamente. Siendo miembros de su cuerpo, en la Iglesia experimentamos la plenitud de nuestro ser en todas sus dimensiones divinas. Además: en la Iglesia del Dios-hombre, el hombre experimenta su propio ser como omnipresente, como antrópicamente omnipresente; se experimenta a sí mismo no sólo como completo, sino también como la totalidad de la creación. En una palabra: se experimenta a sí mismo como un dios-hombre por gracia.

La catolicidad teantrópica de la Iglesia es en realidad una cristificación incesante de muchos por la gracia y la virtud: todo se reúne en Cristo Dios-hombre, y todo se experimenta a través de Él como propio, como un solo organismo antrópico indivisible. Porque la vida en la Iglesia es una catolicización teantrópica, la lucha por adquirir por gracia y virtud la semejanza del Dios-hombre, cristificación, theosis, vida en la Trinidad, santificación, transfiguración, salvación, inmortalidad e iglesia. La catolicidad antrópica en la Iglesia se refleja y se logra en la Persona eternamente viva de Cristo, el Dios-hombre que de la manera más perfecta ha unido a Dios con el hombre y con toda la creación, la cual ha sido limpiada del pecado, el mal y la muerte por la preciosa Sangre del Salvador (véase Colosenses 1: 19-22). La Persona teantrópica del Señor Cristo es el alma misma de la catolicidad de la Iglesia. Es el Dios-hombre Quien siempre preserva el equilibrio teantrópico entre lo divino y lo humano en la vida católica de la Iglesia. La Iglesia está llena hasta rebosar del Señor Cristo, porque ella es

"la plenitud del que todo lo llena en todo" (Efesios 1:23).

Por tanto, ella es universal en cada persona que se encuentra dentro de ella, en cada una de sus diminutas células. Esa universalidad, esa catolicidad resuena como un trueno particularmente en los santos apóstoles, en los santos padres, en los santos concilios ecuménicos y locales.

IV. La apostolicidad de la Iglesia

Los santos apóstoles fueron los primeros hombres-dioses por gracia. Como el Apóstol Pablo, cada uno de ellos, por su vida integral, podría haber dicho de sí mismo:

"Yo vivo, pero no yo, pero Cristo vive en mí" (Gálatas 2:20).

Cada uno de ellos es un Cristo repetido; o, para ser más exactos, una continuación de Cristo. Todo en ellos es antrópico porque todo fue recibido del Dios-hombre. La apostolicidad no es otra cosa que la divinidad del Señor Cristo, asimilada libremente a través de las santas luchas de las santas virtudes: fe, amor, esperanza, oración, ayuno, etc. Esto significa que todo lo que es del hombre vive en ellas libremente a través de el Dios-hombre, piensa a través del Dios-hombre, siente a través del Dios-hombre, actúa a través del Dios-hombre y quiere a través del Dios-hombre.

Para ellos, el Dios-hombre histórico, el Señor Jesucristo, es el valor supremo y el criterio supremo. Todo en ellos es del Dios-hombre, por el Dios-hombre, y en el Dios-hombre. Y es así siempre y en todas partes. Eso para ellos es la inmortalidad en el tiempo y el espacio de este mundo. Por lo tanto, incluso en esta tierra son participantes de la eternidad teantrópica de Cristo.

Esta apostolicidad teantrópica continúa integralmente en los sucesores terrenales de los apóstoles portadores de Cristo: en los santos padres. Entre ellos, en esencia, no hay diferencia: el mismo Dios-hombre Cristo vive, actúa, vivifica y hace a todos eternos en igual medida, Aquel que es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos (Hebreos 13: 8). . A través de los santos padres, los santos apóstoles viven con todas sus riquezas teantrópicas, los mundos antrópicos, las cosas santas antrópicas, los misterios antrópicos y las virtudes antrópicas. De hecho, los santos padres están apostolizando continuamente, ya sea como distintas personalidades divinas, o como obispos de las iglesias locales, o como miembros de los santos concilios ecuménicos y santos locales. Para todos ellos hay una sola Verdad, una Verdad Trascendente: el Dios-hombre, el Señor Jesucristo. He aquí los santos concilios ecuménicos,

La Tradición principal, la Tradición trascendente, de la Iglesia Ortodoxa es el Cristo Dios-Hombre viviente, íntegro en el Cuerpo antrópico de la Iglesia, de la cual Él es la Cabeza eterna e inmortal. Este no es meramente el mensaje, sino el mensaje trascendente de los santos apóstoles y los santos padres. Ellos conocen a Cristo crucificado, Cristo resucitado, Cristo ascendió. Todos ellos, por sus vidas y enseñanzas integrales, con una sola alma y una sola voz, confiesan que Cristo el Dios-hombre está enteramente en Su Iglesia, como en Su Cuerpo. Cada uno de los santos padres podría repetir correctamente con San Máximo el Confesor:

"De ninguna manera estoy exponiendo mi propia opinión, sino la que me han enseñado los padres, sin cambiar nada en su enseñanza".

Y del inmortal anuncio de San Juan de Damasco resuena la confesión universal de todos los santos padres que fueron glorificados por Dios: "Todo lo que nos ha sido transmitido por la Ley, los profetas, los apóstoles y los evangelistas, recibimos, conocemos y estimamos altamente, y más allá de eso no pedimos nada más ... Estemos completamente satisfechos con eso y descansemos en él, sin quitar los antiguos hitos (Prov. 22:28), ni violar la Tradición divina ". Y luego, la conmovedora y paternal amonestación del santo damasceno, dirigida a todos los cristianos ortodoxos:

"Por tanto, hermanos, plantémonos sobre la roca de la fe y la Tradición de la Iglesia, no quitando los hitos establecidos por nuestros santos padres, ni dando lugar a los que están ansiosos por introducir novedades y socavar la estructura del santo de Dios. Iglesia ecuménica y apostólica. Porque si a todos se les dejara las manos libres, poco a poco todo el Cuerpo de la Iglesia sería destruido ".

La santa Tradición es totalmente del Dios-hombre, totalmente de los santos apóstoles, totalmente de los santos padres, totalmente de la Iglesia, en la Iglesia y por la Iglesia. Los santos padres no son más que los "guardianes de la tradición apostólica". Todos ellos, como los mismos santos apóstoles, no son sino "testigos" de una Verdad única y única: la Verdad trascendente de Cristo, el Dios-hombre. Lo predican y lo confiesan sin descanso, ellos, las "bocas de oro de la Palabra". El Dios-hombre, el Señor Cristo es uno, único e indivisible. Así también la Iglesia es única e indivisible, porque es la encarnación del Cristo Theanthropos, continuando a través de los siglos y por toda la eternidad. Siendo así por su naturaleza y en su historia terrena, la Iglesia no puede estar dividida. Solo es posible alejarse de ella.

La sucesión apostólica, la herencia apostólica, es antrópica de principio a fin. ¿Qué transmiten los santos apóstoles a sus sucesores como herencia? El Señor Cristo, el Dios-hombre mismo, con todas las riquezas imperecederas de Su maravillosa Personalidad teantrópica, Cristo, la Cabeza de la Iglesia, su única Cabeza. Si no lo transmite, la sucesión apostólica deja de ser apostólica y se pierde la Tradición apostólica, porque ya no hay jerarquía apostólica ni Iglesia apostólica.

La santa Tradición es el Evangelio del Señor Cristo, y el Señor mismo Cristo, a quien el Espíritu Santo infunde en todas y cada una de las almas creyentes, en toda la Iglesia. Todo lo que es de Cristo, por el poder del Espíritu Santo se vuelve nuestro, humano; pero solo dentro del cuerpo de la Iglesia. El Espíritu Santo, el alma de la Iglesia, incorpora a cada creyente, como una pequeña célula, al cuerpo de la Iglesia y lo convierte en un "coheredero" del Dios-hombre (Efesios 3: 6).

En realidad, el Espíritu Santo convierte a cada creyente en un Dios-hombre por gracia. Porque ¿qué es la vida en la Iglesia? Nada más que la transfiguración de cada creyente en Dios-hombre por la gracia a través de sus virtudes evangélicas personales; es su crecimiento en Cristo, el revestirse de Cristo creciendo en la Iglesia y siendo miembro de la Iglesia. La vida de un cristiano es una teofanía incesante centrada en Cristo: el Espíritu Santo, a través de los santos misterios y las santas virtudes, transmite a Cristo Salvador a cada creyente, lo convierte en una tradición viva, una vida viva:

"Cristo, que es nuestra vida" (Col. 3: 4).

Todo lo que pertenece a Cristo se convierte así en nuestro, nuestro por toda la eternidad: su verdad, su justicia, su amor, su vida y toda su hipóstasis divina.

¿Sagrada Tradición? Es el Señor Jesucristo, el mismo Dios-hombre, con todas las riquezas de su divina hipóstasis y, por él y por él, las de la Santísima Trinidad. Eso se da y se articula más plenamente en la Sagrada Eucaristía, en la que, por nuestro bien y por nuestra salvación, se realiza y se repite toda la economía teantrópica de salvación del Salvador. Allí reside plenamente el Dios-hombre con todos Sus maravillosos y milagrosos dones; Él está allí y en la vida de oración y liturgia de la Iglesia. A través de todo esto, la proclamación filantrópica del Salvador resuena sin cesar:

"Y he aquí que yo estaré con vosotros siempre, hasta el fin del mundo" (Mt. 28 20).

Él está con los apóstoles y, a través de los apóstoles, con todos los fieles, por los siglos de los siglos. Esta es toda la Santa Tradición de la Iglesia Ortodoxa de los Apóstoles: vida en Cristo = vida en la Santísima Trinidad; crecimiento en Cristo = crecimiento en la Trinidad (cf. Mt. 28: 19-20).

De extraordinaria importancia es lo siguiente: en la Iglesia Ortodoxa de Cristo, la Sagrada Tradición, siempre viva y vivificante, comprende: la santa liturgia, todos los servicios divinos, todos los santos misterios, todas las santas virtudes, la totalidad de la verdad eterna y justicia eterna, todo amor, toda vida eterna, todo el Dios-hombre, el Señor Cristo, toda la Santísima Trinidad y toda la vida antrópica de la Iglesia en su plenitud antrópica, con la Santísima Theotokos y todos los santos .

La personalidad del Señor Cristo Dios-hombre, transfigurada en la Iglesia, inmersa en el mar de gracia orante, litúrgico e ilimitado, enteramente contenida en la Eucaristía y enteramente en la Iglesia, esta es la Sagrada Tradición. Esta auténtica buena noticia la confiesan los santos padres y los santos concilios ecuménicos. Por la oración y la piedad la Sagrada Tradición se preserva de todo demonismo humano y diabólico humanismo, y en ella se preserva todo el Señor Cristo, Quien es la Tradición eterna de la Iglesia.

María, causa de nuestro regocijo

María la Theotokos está muy cerca de mi corazón y, estoy seguro, cerca del corazón de todos los que aman a su Hijo, Jesús. Apenas puedo pensar en su nombre sin lágrimas. Cuando Dios, en la plenitud de los tiempos, debido a su gran amor por su creación, envió a su Hijo unigénito para salvarnos a los pecadores, eligió hacerlo de una manera que es a la vez simple y tierna, y profunda, más allá de nuestro alcance. comprensión. Vino a buscar una novia.

Y Dios Padre, que está sobre todos y en todos y sobre todos, eligió unirse, a través de la Persona del Espíritu Santo, con uno de nosotros: la única hija de Joaquín y Ana, la joven de Nazaret que había preparada desde todas las épocas para convertirse en la esposa de Dios. Ella es nuestro orgullo. Ella es como nosotros en su comienzo terrenal, y es como nosotros en su fin terrenal. Ella es a la vez nuestra hermana, una hija de Adán, al igual que nosotros, y también nuestra madre.

Para comenzar el desposorio de María con Dios, se envió un arcángel, uno de los que permanecen perpetuamente alrededor del trono de Dios y cantan sus alabanzas. Un ángel, bajo el cual fue creada la humanidad, fue enviado a la casa de José, el prometido de la Virgen, y comenzó la relación de desposorio y matrimonio, un matrimonio no desposado, entre Dios Padre y la joven virgen de Nazaret, con la palabra , "Regocíjate".

La himnografía de nuestra Iglesia dice que cuando el Arcángel fue enviado, se asombró y se maravilló, y se quedó confuso en esta humilde morada en el norte de Palestina, anunciando a una criatura en una escala inferior a la suya que ella se convertiría en la Novia. del Padre, Madre del Co-Hijo eterno. Su relación con Dios es nuestra causa de regocijo. Ella es nuestra ofrenda, nuestra oblación, nuestra prosfora [pan eucarístico], ofrecida al Padre, del cual saldrá el Cordero de Dios, el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. De una manera muy real, se convirtió en la primera en recibir a Jesús como su Señor y Salvador. Ella es la única entre toda la humanidad que puede decir que no solo recibió a Jesús en su corazón espiritualmente, sino que lo alojó en su vientre, en su cuerpo.

Imaginar la respuesta de María a la noticia del Arcángel Gabriel está más allá de nuestra comprensión. Nos hemos acostumbrado tanto a escuchar el relato de la Anunciación que olvidamos el poder, el asombro y el temor piadoso que debe haber vencido a esta joven virgen. Tenía sólo catorce años cuando dijo "Sí", y cuando toda la creación comenzó a regocijarse por su salvación.

"Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador", canta. Se convierte en profetisa cuando dice: "He aquí, todas las generaciones me llamarán bienaventurada". Aquella a quien todas las generaciones llaman bienaventurada y aquella en quien todos se regocijan fue nuestra ofrenda a Dios. Vemos esto en un himno muy conocido de la Natividad de Nuestro Señor:

Los ángeles te ofrecen un himno; los cielos, una estrella; los magos, regalos; los pastores, su asombro; la tierra, su cueva; el desierto, el pesebre; y te ofrecemos una Madre Virgen.

Cuando llegó el momento de que Dios enviara a Su Hijo y se encarnara en esta tierra, toda Su creación quiso ofrecer un regalo. La tierra ofrecía una cueva cálida y los cielos ofrecían una estrella, no una estrella cualquiera, sino una estrella brillante como la que el mundo nunca ha visto y tal vez nunca vuelva a ver. Las huestes incorpóreas ofrecieron un himno glorioso, el himno más glorioso con el mensaje más glorioso jamás escuchado en la tierra. Incluso los animales ofrecieron un regalo. Ofrecieron su comedero, el pesebre. Y más allá de eso, la tradición nos dice que ofrecieron su aliento para calentar al Niño recién nacido.

Los pobres pastores no podían ofrecer nada más que su asombro, pero lo ofrecieron. Llegaron y se arrodillaron en esa cueva muy extraña que era el templo. Los magos que viajaban desde lejos vinieron y ofrecieron sus mejores regalos de oro, incienso y mirra. Y nosotros, la humanidad, le ofrecimos a Dios nuestro mejor regalo, una Virgen Madre.

Su relación con Cristo fue una relación única, algo que nadie más puede tener. Le da un lugar único en la historia de la salvación. Hasta la llegada del Arcángel Gabriel a la morada de Nazaret, el pueblo de Dios peregrinaba al templo de Jerusalén para adorar a Dios que estaba allí presente y reverenciar las mismas piedras del templo. Sin embargo, en un momento en el tiempo, en una oscura aldea palestina, en una joven virgen, ese templo se volvió anticuado e irrelevante. Ella se convirtió en templo, y por eso la veneramos. Ella se convirtió en el templo, algo único que le da una posición única en nuestra salvación. De su sangre Dios tomó sangre, sangre que se convertiría en la fuente de nuestra vida inmortal. Dios tomó carne de su carne, la carne que ahora se nos ofrece como alimento de la inmortalidad.

¿Quién sino María amamantó a Aquel que alimenta a toda la creación? ¿Quién sino María llevó en sus brazos como madre a Aquel que sostiene y sostiene todo el universo? Fue María quien sostuvo a Dios, el Creador de todas las cosas visibles e invisibles, cuando dio sus primeros pasos en esta tierra. Ofreció su dedo meñique para que una mano diminuta lo agarrara. Cuando el niño Jesús, como debe haber hecho, se raspó la rodilla o fue lastimado por algunas palabras desagradables de un compañero de juegos, y lloró y vino corriendo hacia la madre, fue María quien besó la herida y la hizo sentir mejor, o lo acogió. sus brazos y le aseguró que las palabras desagradables y la tristeza que sentía pasarían, que todo estaría bien. Ella trajo consuelo a Dios. Y cuando Dios lloró, cuando Jesús lloró, fue Su madre, como toda madre, quien enjugó Sus lágrimas. María enjugó las lágrimas del rostro de Dios.

Lo profundo de esto no es solo el hecho de que estas cosas sucedieron, sino que María sabía a quién apoyaba con su dedo meñique. Sabía quién amamantaba de su pecho, a quién cambiaba los pañales. Sabía quién era cuyas heridas besaba y vendaba, cuyos sentimientos heridos consolaba y cuyas lágrimas enjugaba. María lo sabía.

En la Fiesta de la Presentación, llevó a su Hijo a ese edificio de piedra en Jerusalén que sabía que ya no era necesario, sabiendo que Él era el Hijo de Dios. Fue en ese momento que comenzaron sus penas. Cuarenta días después del nacimiento de su único Hijo, se le predijo el gran dolor que vendría a su corazón: que llegaría el día en que Su herida no sería solo una rodilla raspada, sino manos y pies clavados, y un traspaso. lado. Que las lágrimas que derramó y las palabras y acciones desagradables que soportó no serían solo palabras desagradables de pequeños compañeros de juegos, sino la sentencia de muerte de aquellos a quienes vino a salvar. Cómo debió haberle traspasado el corazón queriendo besar esas manos, y los pies, y el costado, y la frente, para hacer desaparecer las heridas y el dolor, en vano. Y cómo debió haber anticipado recibir a su Hijo de la Cruz, ahora muerto.

¿Quién entre toda la humanidad ha ofrecido tanto a nuestro Dios? Ella ofreció su carne para convertirse en Su carne, su sangre para convertirse en Su sangre. Ofreció toda ternura maternal (y no hay ternura como la ternura de una madre). ¿Quién sino María soportó tanto dolor? Nuestros himnógrafos nos muestran a María parada en la Cruz, recordando a Cristo niño cuando dio Sus primeros pasos, y cuando dijo Su primera palabra, y cuando derramó Su primera lágrima, y ​​cuando rió Su primera risa, y la llamó "Madre " por primera vez. Imagínense, ahora, a esa María muy humana de pie junto a la Cruz.

La Theotokos se sintió abrumada por el dolor al verte crucificado y muerto en la cruz. Ella gritó: "¡Cómo sufres, amado Hijo mío! La espada clavada en tu costado ha traspasado mi corazón. Mi herida arde con tu agonía. Sin embargo, canto tu alabanza, porque voluntariamente moriste para salvar al género humano".

"Sin embargo, canto tu alabanza". A pesar de toda la fealdad que ve y el dolor que soporta al ver a su Hijo crucificado injustamente por aquellos a quienes vino a salvar, ella lo glorifica. Ella sabe que Él es Dios. Lo único que puede equilibrar ese dolor es la alegría que tuvo tres días después, cuando su Hijo resucitó como vencedor. Imagínese su gozo cuando el ángel se le acercó y le dijo: "Alégrate, otra vez digo alégrate, porque tu Hijo ha resucitado de sus tres días en el sepulcro, y consigo mismo ha resucitado a todos los muertos. ¡Alégrate, regocíjate!"

No es una proposición teológica, sino un simple hecho, que Dios se hizo hombre, se convirtió en lo que tú y yo somos en todo menos en nuestro pecado. Y para que eso fuera posible, necesitaba una madre. Los honores y prerrogativas que le fueron dadas durante Su vida terrenal deben palidecer en comparación con los que le fueron otorgados ahora que Él está sentado a la diestra de Su Padre en el trono de gloria, llevando la carne y la sangre que Él tomó de ella. La carne y la sangre que le dieron a Él, su Hijo, se sienta a la diestra del Padre y es adorada por miles de ángeles y diez miles de arcángeles: su carne y sangre, la carne y la sangre de Adán, la carne y la sangre que tú y yo compartimos con ella, y por ella, con nuestro Dios.

No es casual, entonces, que el primer milagro de nuestro Señor, en las bodas de Caná, se obtuviera por su intercesión. Y ante su intercesión, aunque la recepción de la boda casi ha terminado, Él hace más de cien galones del mejor vino. Cuando su madre le pide, derrama su gracia abundante y ricamente. ¿Quién haría menos, a petición de su madre? Así, María tiene lo que los himnógrafos llaman "valentía maternal" al interceder ante Cristo, y como nuestra madre también, está siempre dispuesta a interceder por nosotros.

María es nuestro orgullo, nuestra causa de alegría, nuestra hermana, nuestra madre y, sobre todo, nuestra intercesora. Honrámosla, amémosla y presentémosle nuestras necesidades con la inocente confianza de los niños que saben que su madre satisfará sus necesidades con amor.

Salvación y Reino de los Cielos

La salvación es el don divino a través del cual los hombres y mujeres son liberados del pecado y la muerte, unidos a Cristo y llevados a Su Reino eterno. Aquellos que escucharon el sermón de Pedro el día de Pentecostés preguntaron qué debían hacer para ser salvos. Él respondió: "Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para remisión de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38). La salvación comienza con estos tres "pasos": 1) arrepentirse, 2) ser bautizado y 3) recibir el don del Espíritu Santo. Arrepentirse significa cambiar de opinión sobre cómo hemos sido, alejarnos de nuestro pecado y entregarnos a Cristo. Ser bautizado significa nacer de nuevo al unirse en unión con Cristo.

La salvación exige fe en Jesucristo. La gente no puede salvarse a sí misma por sus propias buenas obras. La salvación es "fe que obra por medio del amor". Es un proceso continuo que dura toda la vida. La salvación es tiempo pasado en el sentido de que, a través de la muerte y resurrección de Cristo, hemos sido salvos. Es tiempo presente, porque también debemos ser salvos por nuestra participación activa a través de la fe en nuestra unión con Cristo por el poder del Espíritu Santo. La salvación también es tiempo futuro, porque aún debemos ser salvos en Su gloriosa Segunda Venida.

Entonces, ¿cómo logramos el Reino de los Cielos? ¿Dónde se encuentra? Es muy fácil para nosotros en el mundo occidental ver este Reino como algo que uno alcanza como destino final o final de un viaje. Como cristianos ortodoxos, creemos que el Reino de los Cielos es Cristo mismo, no un lugar o ubicación física.

Es dentro de Cristo donde se experimenta el Reino. Por esta razón, no podemos pensar en el Reino como algo de lo que estamos "dentro" o "fuera". A través del bautismo y una vida de arrepentimiento, participamos de la Vida de Cristo, y así participamos en el Reino. El Reino es un estado dinámico, en el que crecemos en perfección a través de la gracia de Dios. Nuestro viaje no es hacia el Reino, nuestro viaje es hacia el Reino.

Mientras luchemos por ser semejantes a Cristo, seguramente estaremos saboreando la Fuente de la Inmortalidad. Cuando termina la lucha y cesa el crecimiento, el Reino desaparece. No se encuentra en ninguna parte. En el momento en que pensamos que hemos logrado algo, que nos hemos ganado nuestro lugar, entonces hemos perdido el Reino. Nuestras luchas no tienen sentido sin Cristo, y viceversa: sin luchas, no tenemos sentido, porque perderemos a Cristo.

Nuestro Señor está solo con aquellos que lo necesitan. Cuando perdemos nuestra necesidad diaria de Él, nuestra alma queda satisfecha con el mundo. Un hombre que no tiene hambre no come, por lo que el que no tiene hambre de Dios no puede participar de su bondad. Por eso, la Iglesia siempre nos ha instado a participar en ejercicios espirituales como el ayuno y la limosna, para despertar en nosotros el hambre de Dios. Esta hambre, este deseo de Dios, nos acercará más a él.

Por eso Cristo nos insta a tomar nuestras cruces y seguirlo. No debemos buscar una vida cómoda, sino afrontar con valentía nuestras cargas con la confianza de que, en nuestro sufrimiento, seremos visitados y consolados por Cristo mismo.

Así como Cristo desdeñó la gloria terrenal por la vergüenza y el sufrimiento de la Cruz para que pudiéramos vivir, así debemos recordarnos a nosotros mismos que el aplauso del mundo es el traqueteo de los huesos de los muertos. "Ay de ustedes cuando todos los hombres hablen bien de ustedes, / porque así hicieron sus padres con los falsos profetas" (Lucas 6:26). Cuando soportamos nuestra Cruz por amor a Dios y a Sus hijos, cuando soportamos con paciencia nuestras pruebas, crecemos en el conocimiento experimental de Dios mismo. El mundo intenta matarnos, pero nos damos cuenta de su debilidad ante Dios.

El Reino de Dios no es una almohada mullida ni un colchón de plumas. Lo encuentra la monja durmiendo en una tabla, o la anciana sufriendo en su cama de hospital. El Reino de los Cielos es una condición espiritual que ninguna situación terrenal puede superar. La monja canta canciones y la mujer afligida ofrece plegarias puras. Ambos atraviesan dificultades que los acercan a Cristo.

Puede preguntarse: "¿Cómo puedo sufrir como ellos?" No es necesario vivir en un monasterio o en un hospital para experimentar este crecimiento; puedes participar en el mismo viaje de perfeccionamiento amando y sirviendo incondicionalmente a quienes te rodean. ¿Escuchas cosas malas de alguien? ¡Entonces reza por ellos! ¿Tiene algún desacuerdo con alguien? ¡Entonces humíllate y discúlpate! Amar a tus enemigos y ser modesto son tareas difíciles, pero son trabajos de perfeccionamiento.

Cuando Dios vea nuestras luchas para dejar de lado nuestro ego, nos dará fuerzas. Cuando Él nos vea actuando según nuestro deseo de entrar en el Reino de Su amor, entonces Él nos ayudará en nuestro momento de necesidad. Nadie perecerá jamás por buscar a Dios.

Lo que morirá mientras participamos en el Reino es nuestra pecaminosidad. Nuestra miserable arrogancia y orgullo sufrirán una muerte horrible en presencia de la misericordia y la compasión de Dios. Nos daremos cuenta de lo indignos que somos de ser en el Reino. Y, al vernos a nosotros mismos como pecadores e infieles, nuestro Señor comparte con nosotros Su dignidad y fidelidad.

Para no desacreditar la dignidad que Cristo ha compartido con nosotros, debemos comportarnos de manera digna. Debemos, como nos enseña la liturgia, "dejar a un lado todas las preocupaciones terrenales, para que podamos recibir al Rey de todos". Si estamos atados por preocupaciones terrenales, no podemos escapar del pecado y la tentación. La calumnia, el chisme, la ira, la infidelidad, el robo y todos los demás pecados provienen de un corazón lleno del mundo, no de Cristo. Un hijo del Reino, que camina diariamente con Cristo en oración, ayuno y limosna, no tiene tiempo para los pecados. Una vez que realmente saboreas el Reino de los Cielos, las preocupaciones mundanas no tienen atractivo.

Los mismos apóstoles lucharon con esto. Mientras caminaban con Cristo, Él les enseñó sobre el Reino venidero. Poco a poco les hizo comprender que la Cruz y la Resurrección eran su forma de compartir con ellos su divinidad y su humanidad renovada. Sin embargo, todavía lucharon. El Evangelio de Marcos dice:

Entonces se le acercaron Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, y le dijeron: "Maestro, queremos que hagas por nosotros todo lo que te pidamos". Y les dijo: "¿Qué quieren que haga por ustedes?" Le dijeron: "Concédenos que nos sentemos el uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, en tu gloria". Pero Jesús les dijo: "No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber de la copa que yo bebo y ser bautizados con el bautismo con el que yo soy bautizado?" Le dijeron: "Podemos". Entonces Jesús les dijo: De la copa que yo bebo beberéis, y con el bautismo yo soy bautizado con vosotros seréis bautizados; pero el sentarse a mi derecha y a mi izquierda no es mío darlo, sino que es para aquellos para quienes está preparado ". (Marcos 10: 35–40)

Como escuchamos en las Escrituras, ser exaltado y glorificado no es nuestro para buscar. De hecho, compartiremos las pruebas de esta vida como lo hizo Cristo, pero no debemos pedir gloria y honores terrenales. Los apóstoles asumieron que nuestro Señor había venido a establecer un reino terrenal. Imaginaron un gran castillo y una elegante corte. Fantaseaban con la riqueza y la grandeza, pero no entendieron el punto. El punto es que la gloria no es tan importante como la participación.

"Muchos son los llamados, pero pocos los escogidos" (Mateo 22:14). Si podemos pasar por la puerta estrecha, deberíamos estar satisfechos. Aquellos que busquen los asientos principales se sentirán decepcionados, por eso nuestro Señor nos dice que tomemos los más bajos. No piense ni por un momento que buscar honores en la Iglesia es de alguna manera más espiritual que buscar honores en los negocios o en el ámbito social.

Si buscamos honor, estamos alimentando nuestro orgullo. Este niño crecerá para ser nuestro captor, porque el orgullo nos dice que somos perfectos y no necesitamos a Dios.

El orgullo nos dice cuán inferiores son los demás y cómo no merecen nuestro amor o misericordia. El orgullo nos mantendrá fuera de las puertas del arrepentimiento, diciéndonos que no tenemos pecados que confesar y que tenemos el derecho de juzgar a los demás.

Dejemos a un lado el orgullo y la arrogancia, para que Cristo nos salve y participemos de Su Reino. Crezcamos en nuestro amor por Él, viviendo cada día nuestro bautismo bebiendo de la copa del amor mutuo por los demás. Tomemos nuestras cruces y sigamos a Cristo en este mundo, estando en el mundo, pero no siendo de él.

Amados en Cristo, se nos ha dado mucho. Ahora depende de nosotros si creceremos más como Cristo o perderemos el Reino conformándonos a las expectativas mundanas. Crecer en Cristo, crecer en el Reino, significa ser más amoroso, más perdonador, más generoso, más solidario con los demás, más positivo, más alentador, más orante.

Si deseamos el Reino, entonces deseamos la voluntad del Rey. El deseo de nuestro Señor es que Su Reino sea pleno, por lo que depende de nosotros traer a otros y conservar los que tenemos. Seamos buenos anfitriones y azafatas en el Reino. Sirvamos las mesas del Señor, para que el banquete de bodas sea lleno de alegría. Hay toda una nación afuera esperando ver el Reino. Mostrémosles todos cómo es crecer en Cristo.

La comprensión ortodoxa del pecado

En el primer capítulo del Génesis leemos que el hombre fue creado a imagen de Dios y llamado a ser como Él. La imagen, dicen los Padres de la Iglesia, es principalmente nuestra inteligencia y nuestro libre albedrío. Dios nos amó tanto que envió a su Hijo unigénito para nuestra salvación (Juan 3:16).

Si nos vestimos de Cristo en el bautismo y continuamos lavándonos a través del arrepentimiento, entonces podemos reflejar la luz de Cristo. Nuestra oración constante es "Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, el pecador". Somos criaturas. No tenemos existencia independiente. Dependemos de Dios para todos y por su misericordia podemos tener la luz de Cristo en nosotros. Esta es una realidad espiritual revelada por Nuestro Señor Jesucristo mismo. El valor de esto es insondable.

El obispo Hierotheos Vlachos (1994, 1998) se refiere al valor que pueden tener los seres humanos:

Se dice que Dios tiene esencia y energía y que esta distinción no destruye la simplicidad divina. Confesamos y creemos que 'la gracia, la iluminación y la energía no creadas y naturales siempre proceden de manera inseparable de esta energía divina' Y dado que, según los santos, la energía creada significa también la esencia creada. . . La energía de Dios no se crea. De hecho, el nombre de la divinidad se coloca no solo sobre la esencia divina, sino también sobre ti, nada menos que la energía divina. Esto significa que en las enseñanzas de los santos Padres, 'esto (la esencia) es completamente incapaz de ser compartido, pero por la gracia divina la energía se puede compartir.

Esta es una realidad y una verdad. Basado en la enseñanza iluminadora de San Gregorio Palamas, el obispo Hierotheos nos dice que esto está disponible para nosotros "a través de la benevolencia de Dios hacia aquellos que han purificado su nous". El obispo Hierotheos (1994) llama a la Iglesia un hospital que puede curar nuestras dolencias para que nuestro nous pueda ser purificado y esta vida en Cristo pueda tener lugar en nosotros.

Pasiones: las inclinaciones al pecado

Después de la Caída, estamos predispuestos a elecciones egocéntricas dirigidas por las pasiones (deseos) en lugar de elecciones basadas en el ágape. San Isaac de Siria nos dice: "... complacer a la carne, produce en nosotros impulsos vergonzosos y fantasías indecorosas" (Padres primitivos de la Philokalia).

Las pasiones brotan del corazón de la persona. Jesús nos dijo: "Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, la fornicación, el hurto, el asesinato, el adulterio, la codicia, la iniquidad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, el orgullo, la necedad. Todas estas maldades proceden de por dentro, y contaminan al hombre "(Marcos 7: 21-23).

San Pablo escribió "Mientras vivíamos en la carne, nuestras pasiones pecaminosas, despertadas por la ley, actuaban en nuestros miembros para dar fruto para muerte" (Romanos 5: 7). El trabajo de las pasiones puede tener lugar antes del matrimonio o después de la unión matrimonial. En cualquier caso, conducen a una elección de singularidad o autosatisfacción sobre una unión unida justa.

Las pasiones pueden predisponer a las personas a la discordia de Dios y de la humanidad. La advertencia de San Pablo se aplica al ataque del "demonio" la unión con Dios y el prójimo: "Ahora bien, las obras de la carne son claras: fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, enemistad, contienda, celos, ira, egoísmo, disensión, fiesta espíritu, envidia, borrachera, juerga, etc. Les advierto, como ya les advertí antes, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios ”(Gálatas 5: 19-21). Los Padres de la Iglesia atribuyen esto al demonio de cada pasión que no se cansa de romper la unión con Dios y la humanidad.

Un ejemplo de cómo funciona esto puede ayudarnos a comprender. El demonio de la lujuria, nos dicen los Padres de la Iglesia, puede apoderarse de nuestras vidas. La sociedad moderna facilita esta enfermedad. El sexo se transmite en todas partes para casi todos los usos: arte, moda, música, noticias, pornografía (especialmente Internet) y la venta de casi cualquier producto, desde automóviles hasta computadoras.El mundo secular expone flagrantemente partes del cuerpo, especialmente las áreas genitales.

Los Padres de la Iglesia sabían de tales tentaciones hace mil años. San Isaac de Siria escribió: "Las pasiones son provocadas por imágenes o por sensaciones desprovistas de imágenes y por la memoria, que al principio no está acompañada de movimientos o pensamientos apasionados, pero que luego produce excitación". Una forma de lidiar con estas pasiones, continuó San Isaac: "... su pensamiento debe apegarse a nada más que a su propia alma".

Hay que elegir entre Cristo y el demonio. San Pablo preguntó:

¿Quién nos separará del amor de Cristo? Habrá tribulación. . . angustia. . . persecucion . . . hambre . . . desnudez. . . peligro . . . ¿la espada? Porque estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni el poder, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos del amor de Dios. , que es en Cristo nuestro Señor (Romanos 8: 35-39).

La vigilancia y el discernimiento son virtudes fundamentales que deben adquirir quienes buscan a Cristo que habita en ellos y desean vencer el poder de las pasiones.

Ilias el presbítero nos dice: "Los demonios hacen la guerra contra el alma principalmente a través de los pensamientos ..." (Philokalia, III). Idealmente, los cristianos ortodoxos crearán un "desierto espiritual" para ellos mismos, sacándolos de las "tentaciones" tan frecuentes en la vida moderna. La muerte espiritual ocurre cuando estos pensamientos son egocéntricos.

San Máximo el Confesor también lo sabía: "El amor propio y la astucia de los hombres, alejándolos unos de otros y pervirtiendo la ley, han cortado nuestra naturaleza humana única en muchos fragmentos". Cuánto más deberían aplicarse las palabras de San Máximo a todos aquellos que vemos la unión con Dios y con toda nuestra humanidad.

El pecado es desunión

El pecado nos hace estar fuera de comunión o lo que podría llamarse desunión con Dios y el prójimo. San Juan Crisóstomo dice: "¿Cometiste pecado? Entra en la Iglesia y arrepiéntete de tu pecado; porque aquí está el médico, no el juez; aquí uno no es investigado, uno recibe la remisión de los pecados" (San Juan Crisóstomo). Si la iglesia es un "médico", entonces esta ruptura con Dios y el prójimo necesita sanidad. Falta la marca de estar centrado en Dios y Su Voluntad. El pecado se considera, por tanto, una enfermedad o dolencia. Con la curación somos restaurados a una condición anterior.

Sabemos que esta curación tiene lugar en el Santo Bautismo, el Santo Misterio de la Penitencia, la Santa Unción y por la recepción digna de la Sagrada Eucaristía: Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Cristo. San Juan Crisóstomo, en su Divina Liturgia, nos recuerda todo lo que Dios hizo por nosotros: tomar nuestra carne, la cruz, el sepulcro y la Resurrección. El fin de lo cual es reconciliarnos con Él: "cuando nos hubiéramos apartado, no dejaste de hacer todas las cosas hasta que nos hubieras traído de vuelta al cielo". ¿Necesitamos que se nos recuerde que cuando Cristo nos dio la Eucaristía dijo; "Tomad, comed: esto es mi Cuerpo que por vosotros es partido para remisión de los pecados", y "Bebed de todo esto: esto es mi Sangre del Nuevo Testamento, que es derramada por vosotros y por muchos, para remisión de pecados "(énfasis agregado).

El perdón es reconciliarse con Cristo y con toda la humanidad. San Mateo nos dice:

Pero yo os digo que todo el que se enoje con su hermano será condenado a juicio; el que insulte a su hermano será responsable ante el consejo, y el que diga: "¡Necio!" estará sujeto al infierno de fuego. Así que si estás ofreciendo tu ofrenda en el altar, y allí recuerdas que tu hermano tiene algo en tu contra, deja tu ofrenda allí delante del altar y vete; reconcíliate primero con tu hermano, y luego ven y presenta tu ofrenda. Hazte amigo rápidamente de tu acusador, mientras vas con él al tribunal, no sea que tu acusador te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan en la cárcel; de cierto les digo que no saldrán jamás hasta que hayan pagado el último centavo ”(énfasis agregado) (Mateo 5: 22-26).

Esto implica un esfuerzo conductual activo hacia la reconciliación.

Orgullo: una barrera al arrepentimiento; Humildad: la puerta del arrepentimiento

San Juan de la Escalera (1982) señala:

El orgullo nos hace olvidar nuestros pecados ... el recuerdo de ellos conduce a la humildad ". Por lo tanto, debemos prestar atención a las siguientes palabras de San Juan:" No debe permitir que el recuerdo de las cosas que lo afligen quede grabado en su intelecto, no sea que interiormente rompe la naturaleza humana al separarse a sí mismo del otro hombre, aunque él mismo es un hombre. Cuando la voluntad de un hombre en unión con el principio de la naturaleza de esta manera, Dios y la naturaleza se reconcilian naturalmente.

San Isaac el sirio dijo que la persona que ha alcanzado el conocimiento de su propia debilidad ha alcanzado la cima de la humildad (Brock, 1997).

Arrepentimiento: la condición para el perdón

Cuando alguien que ofende a Dios oa nosotros debe arrepentirse. Dios, y nosotros a imitación de Él, debemos abrazar al pecador arrepentido con el propio amor de Dios, para perdonarlo. Tenemos que orar para que nosotros o cualquiera que nos haya ofendido oa Dios, se reconcilie con Dios y con nosotros a través de Su Iglesia. El fundamento de este arrepentimiento es el sentido de su infidelidad a Dios y la ofensa hacia nosotros, la contrición del corazón y la determinación de enmendar y tener una metanoia, un cambio fundamental de mente y corazón para no volver a ofender.

Arrepentimiento

Dios reconoce la diferencia entre el arrepentimiento auténtico y el que no lo es. Si este conocimiento se usa como justificación por el pecado, no ocurrirá un verdadero arrepentimiento, no importa cuántas palabras se hayan gastado en oración. Si el hermano caído clama a Cristo como el ladrón en la cruz, sin embargo, encontrarán el perdón de Dios.

Una persona sabia dijo una vez que Dios no mira de dónde venimos, solo hacia dónde vamos. Si el arrepentimiento se deriva del deseo de tener un corazón puro, el arrepentido encontrará a Dios sin importar cuántas veces haya fallado. "Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios" (Mateo 5: 8).

Theosis

San Silouan ha señalado que, "los que no gustan y rechazan a su prójimo están empobrecidos en su ser. No conocen al Dios verdadero, que es el amor que todo lo abarca". San Pedro en su segunda epístola nos dice lo que Dios nos ha dado: "Su poder divino nos ha concedido todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad ... y llegamos a ser participantes de la naturaleza divina" (2 Pedro 1: 3-4 ). Sabemos que esto no es participar o convertirse en Dios en Su Ser o Esencia, sino compartir el calor y la luz de Su "Energía Divina" (Staniloae, 2003).

La curación de las pasiones conduce a la teosis

Esto solo puede suceder, indica Mons. Hierotheos Vlachos (1994, 1998), si curamos las pasiones de nuestra alma. Para el delincuente, esto significa curar la pasión que lo llevó a cometer el delito. Para quien perdona, esto significa sanar la pasión de la ira y aumentar las virtudes de la humildad y la mansedumbre. El perdón y el arrepentimiento son una moneda de dos caras. Uno no puede existir sin el otro.

San Máximo el Confesor nos dice el camino que sigue:

El primer tipo de desapasionamiento es la abstención del impulso del cuerpo hacia la comisión real del pecado. El segundo ... rechazo de los pensamientos apasionados ... los tercios es la quietud del deseo apasionado. ... el cuarto tipo de desapasionamiento es la completa exclusión de la mente de las imágenes sensibles (Philokalia II).

Psicoespiritualmente, esto significa la decisión y la voluntad de detener el pecado, actuar de acuerdo con los consejos de Nuestro Señor y hacer todo lo posible para alejarnos de los eventos e imágenes que despiertan el pecado. Esto significa sustituir y disponer de las obras de Dios, ejercitar y practicar pensamientos y actos piadosos y virtuosos, y basar todo en el fundamento de la oración y los Santos Misterios.

Encomendémonos a nosotros mismos y unos a otros ... a Cristo nuestro Dios

Theosis no solo significa estar animado con el fuego del calor y la luz de Dios, sino estar en comunión unos con otros. San Doroteo de Gaza (Wheeler, 1977) compara nuestro crecimiento en unión con Dios con una brújula. Dios es el punto central. Cada persona es como los radiales que salen del centro a los 360 grados que lo rodean. A medida que cada persona se acerca a Dios, el centro, también se acercan unos a otros, a medida que cada persona se aleja de Dios, el centro, también se alejan más unos de otros (Morelli, 2007).

Terminemos reflexionando sobre la oración de San Efraín el Sirio (1997):

Si tu hermano está enojado contigo, entonces el Señor también está enojado contigo. Y si has hecho las paces con tu hermano abajo, también has hecho las paces con el Señor en las alturas. Si recibes a tu hermano, también recibes a tu Señor.

Jesús perdona nuestros pecados a través del poder sacramental dado a la Iglesia, primero a los Apóstoles, luego a sus sucesores, los obispos y sacerdotes hasta el día de hoy, cuando les dijo: "Reciban el Espíritu Santo. Si perdonan los pecados a cualquiera, le quedan perdonados; si retengas los pecados de alguno, te quedan retenidos "(Juan 20: 22-23).

el Fin de los Tiempos

Con la especulación actual en algunos rincones de las tradiciones cristianas en torno a la Segunda Venida de Cristo, el evento llamado "El Rapto" y cómo pueden suceder las cosas en los últimos días, es importante entender que las creencias de la Iglesia Ortodoxa son básico y diferente de otras iglesias. Los cristianos ortodoxos confiesan con convicción que Jesucristo "vendrá otra vez para juzgar a vivos y muertos" y que "su reino no tendrá fin". Sin embargo, la predicación ortodoxa no intenta predecir el horario profético de Dios, sino animar a los cristianos a tener sus vidas para que puedan tener confianza ante Él cuando Él venga (1 Juan 2:28).

El Credo Niceno

El Credo de Nicea debería llamarse Credo de Nicea-Constantinopla ya que fue redactado formalmente en el primer concilio ecuménico en Nicea (325) y en el segundo concilio ecuménico en Constantinopla (381).

La palabra credo proviene del latín credo que significa "yo creo". En la Iglesia Ortodoxa, el credo generalmente se llama El Símbolo de la Fe, que significa literalmente "reunir" y "expresión" o "confesión" de la fe.

En la Iglesia primitiva había muchas formas diferentes de confesión de fe cristiana; muchos "credos" diferentes. Estos credos siempre se usaron originalmente en relación con el bautismo. Antes de ser bautizado, una persona tenía que declarar lo que creía. El credo cristiano más antiguo fue probablemente la simple confesión de fe de que Jesús es el Cristo, es decir, el Mesías; y que el Cristo es el Señor. Al confesar públicamente esta creencia, la persona podría ser bautizada en Cristo, muriendo y resucitando con Él en la Nueva Vida del Reino de Dios en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

A medida que pasaba el tiempo, diferentes lugares tenían diferentes declaraciones de credos, todos profesando la misma fe, pero usando diferentes formas y expresiones, con diferentes grados de detalle y énfasis. Estas formas de credos generalmente se volvieron más detalladas y elaboradas en aquellas áreas donde habían surgido preguntas sobre la fe y se habían desarrollado herejías.

En el siglo IV se desarrolló una gran controversia en la cristiandad acerca de la naturaleza del Hijo de Dios (también llamado en las Escrituras el Verbo o Logos ). Algunos dijeron que el Hijo de Dios es una criatura como todo lo demás hecho por Dios. Otros sostuvieron que el Hijo de Dios es eterno, divino e increado. Muchos concilios se reunieron e hicieron muchas declaraciones de fe sobre la naturaleza del Hijo de Dios. La controversia se extendió por todo el mundo cristiano.

Fue la definición del concilio que convocó el emperador Constantino en la ciudad de Nicea en el año 325 que fue finalmente aceptada por la Iglesia Ortodoxa como el Símbolo de Fe apropiado. Este concilio ahora se llama el primer concilio ecuménico, y esto es lo que dijo:

Creemos en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, y de todas las cosas visibles e invisibles. Y en un Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, el unigénito, engendrado del Padre antes de todos los siglos. Luz de luz; verdadero Dios de verdadero Dios; engendrado, no creado; de una esencia con el Padre, por quien todas las cosas fueron hechas; quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación descendió del cielo, y se encarnó del Espíritu Santo y de la Virgen María, y se hizo hombre. Y fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. Y resucitó al tercer día, según las Escrituras; y subió al cielo, y está sentado a la diestra del Padre; y vendrá otra vez con gloria para juzgar a vivos y muertos; cuyo Reino no tendrá fin.

Después de la controversia sobre el Hijo de Dios, la Palabra Divina, y esencialmente relacionada con ella, estaba la disputa sobre el Espíritu Santo. La siguiente definición del Concilio de Constantinopla en 381, que ha llegado a conocerse como el segundo concilio ecuménico, se agregó a la declaración de Nicea:

Y [creemos] en el Espíritu Santo, el Señor, el Dador de vida, que procede del Padre; quien con el Padre y el Hijo juntos es adorado y glorificado; que habló por los profetas. En una Iglesia Santa, Católica y Apostólica. Reconozco un bautismo para la remisión de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo venidero. Amén.

Todo este Símbolo de la fe fue adoptado finalmente en toda la Iglesia. Se puso en la forma de primera persona "Yo creo" y se usó para la confesión de fe formal y oficial hecha por una persona (o su padrino-padrino) en su bautismo. También se utiliza como declaración formal de fe por parte de un cristiano no ortodoxo que ingresa a la comunión de la Iglesia Ortodoxa. De la misma manera, el credo se convirtió en parte de la vida de los cristianos ortodoxos y en un elemento esencial de la Divina Liturgia de la Iglesia Ortodoxa en la que cada persona acepta y renueva formal y oficialmente su bautismo y membresía en la Iglesia. Por lo tanto, el Símbolo de la fe es la única parte de la liturgia (repetida en otra forma justo antes de la Sagrada Comunión) que es en primera persona. Todos los demás cantos y oraciones de la liturgia son en plural, comenzando con "nosotros". Sólo la declaración del credo comienza con "yo". Esto, como veremos, se debe a que la fe es primero personal, y solo luego corporativa y comunitaria.

Ser un cristiano ortodoxo es afirmar la fe cristiana ortodoxa, no solo las palabras, sino el significado esencial del símbolo de fe niceno-constantinopolitano. Significa también afirmar todo lo que esta declaración implica, y todo lo que se ha desarrollado expresamente a partir de ella y se ha construido sobre ella en la historia de la Iglesia Ortodoxa a lo largo de los siglos hasta nuestros días.

El Reino celestial

Cielo es el lugar del trono de Dios más allá del tiempo y el espacio. Es la morada de los ángeles de Dios, así como de los santos que han pasado de esta vida. Oramos: "Padre nuestro, que estás en los cielos ...". Aunque los cristianos viven en este mundo, pertenecen al Reino de los Cielos, y ese Reino es su verdadero hogar.
Pero el cielo no es solo para el futuro. Tampoco es un lugar distante a miles de millones de años luz de distancia en un nebuloso "gran más allá". Para los ortodoxos, el cielo es parte de la vida y el culto cristianos. La propia arquitectura de un edificio de iglesia ortodoxa está diseñada para que el edificio en sí participe de la realidad del cielo. La Eucaristía es el culto celestial, el cielo en la tierra. San Pablo enseña que somos resucitados con Cristo en los lugares celestiales (Efesios 2: 6), "conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios" (Efesios 2:19). Al final de la era, se revelarán un cielo nuevo y una tierra nueva (Apocalipsis 21: 1).

ayuno, la puerta al tesoro espiritual

El ayuno posee un gran poder y produce cosas gloriosas. Ayunar es banquetear con ángeles.
+ St. Atanasio el Grande

El ayuno es una lucha espiritual importante que nos lleva al Reino de Dios. Combinado con una mayor oración y limosna, el ayuno nos ayuda a decir "no" a los deseos corporales para decir "sí" a las riquezas espirituales de las virtudes de Cristo. San Serafín de Sarov escribe:

El ayuno, la oración, la limosna y cualquier otra buena acción cristiana es buena en sí misma, pero el propósito de la vida cristiana consiste no solo en el cumplimiento de una u otra de ellas. El verdadero propósito de nuestra vida cristiana es la adquisición del Espíritu Santo de Dios. 1

Hay dos categorías básicas de ayuno dentro de la Iglesia: el ayuno ascético y el ayuno eucarístico. El ayuno ascético se refiere a los días y estaciones prescritos durante el año en los que nos abstenemos de consumir toda carne, productos cárnicos, lácteos, pescado, aceite de oliva y bebidas alcohólicas. El ayuno eucarístico o de comunión se refiere al período de tiempo en el que nos abstenemos de toda comida y bebida después de la medianoche antes de recibir la Sagrada Comunión al día siguiente. Es muy importante que todas las reglas del ayuno se desarrollen y sigan bajo la dirección de un médico o dietista ortodoxo que sea bendecido por el párroco. En ciertas circunstancias, puede relajar las pautas tradicionales de ayuno a su discreción debido a problemas de salud, niños muy pequeños, mujeres embarazadas o madres lactantes.

San Juan Casiano (+435), un santo monástico conocido por sus escritos sobre la vida monástica, describió la diferencia entre comer para satisfacer las necesidades de la vida y la autocomplacencia. Si bien sus escritos fueron específicamente para monjes, también son útiles para los fieles en todos los ámbitos de la vida. El escribe,

Una regla clara para el autocontrol transmitida por los Padres es la siguiente: deje de comer cuando todavía tenga hambre y no continúe hasta que esté satisfecho.

Cuando el Apóstol dijo: "No hagáis provisión para satisfacer los deseos de la carne" (Rom. 13:14), no nos prohibió que proveamos para las necesidades de la vida; nos estaba advirtiendo contra la autocomplacencia. Además, la abstinencia de alimentos por sí sola no contribuye a la perfecta pureza del alma a menos que las otras virtudes también estén activas. La humildad, por ejemplo, practicada a través de la obediencia en nuestro trabajo y a través de las dificultades corporales, es de gran ayuda. Si evitamos la avaricia no solo por no tener dinero, sino también por no querer tenerlo, esto nos lleva a la pureza de alma. Liberarse de la ira, del abatimiento, la autoestima y el orgullo también contribuye a la pureza del alma en general, mientras que el autocontrol y el ayuno son especialmente importantes para lograr esa pureza específica del alma que proviene de la moderación y la moderación.

Nadie que tenga el estómago lleno puede luchar mentalmente contra el demonio de la falta de castidad. Por lo tanto, nuestra lucha inicial debe ser ganar el control de nuestro estómago y someter nuestro cuerpo no solo a través del ayuno sino también a través de vigilias, labores y lectura espiritual, y concentrando nuestro corazón en el miedo al Gehena y en el anhelo del reino de los cielos. . 2

San Juan nos ofrece una visión de una relación correctamente ordenada con la comida.

● Consuma suficientes alimentos para llevar una vida saludable.

● Practique el autocontrol para no comer en exceso y volverse física y espiritualmente letárgico.

● ¡Combine el ayuno con la oración, la limosna, la lectura espiritual, el recuerdo de la muerte y el juicio venidero, y el deseo del reino de los cielos!

Como la Santa Iglesia Ortodoxa reconoce a nuestra persona humana como un ser integrado de alma y cuerpo, hecho a imagen y semejanza de nuestro Creador, no debería sorprendernos que el ayuno no solo sea un ejercicio espiritualmente provechoso sino también físicamente fructífero. uno. Por el contrario, descuidar las prácticas ascéticas prescritas por la Iglesia no solo puede tener un costo espiritual, sino también físico. Elegir ingredientes saludables para nuestras comidas que sirvan para mantener la vida y limitar nuestra ingesta de alimentos, para no ponernos en mayor riesgo de obesidad, enfermedades cardíacas e incluso cáncer, son formas importantes en las que mantenemos un cuerpo saludable para servir al Señor. .

En 2003, se realizó un estudio de ciento veinte adultos ortodoxos orientales durante un año. Sesenta ayunaron regularmente (ayunos) de acuerdo con las pautas de la Iglesia Ortodoxa, y los otros sesenta no ayunaron (controles) durante todo el año.

Resultados

Se encontraron diferencias estadísticamente significativas en el colesterol total y LDL al final del ayuno en los ayunadores. Los más ayunos en comparación con los controles presentaron un 12,5% menos de colesterol final total (p <0,001), un 15,9% menos de colesterol LDL final (p <0,001) y un 1,5% menos de IMC final (p <0,001). El cociente final de LDL / HDL fue menor en los ayunadores (6,5%, p <0,05) mientras que el cambio en el colesterol final de HDL en los ayunadores (disminución del 4,6%) no fue significativo. Se encontraron resultados similares cuando se compararon los valores de ayuno antes y después del ayuno. No se encontraron cambios en los sujetos de control.

Conclusiones

La adherencia a los períodos de ayuno ortodoxo oriental contribuye a una reducción en el perfil de lípidos en sangre, incluida una reducción no significativa del colesterol HDL y un posible impacto sobre la obesidad. 3

Reconociendo aún más la integración natural de todas las esferas de la persona humana, debemos ser conscientes de que un cuerpo descuidado, que a menudo se manifiesta como un consumo alto de calorías o de productos desaconsejados, puede no solo contribuir a las dolencias físicas, sino que también se han producido problemas de salud relacionados. asociado con la angustia psicológica y la depresión. Aunque estas relaciones no se comprenden bien, parecen existir. Si bien la compleja interacción de las condiciones humanas que surgen en la caída parece esquiva para el hombre, debemos recordar que la Iglesia sigue siendo el hospital en el que se puede encontrar la cura eterna. Dicho esto, la comprensión y aplicación inadecuadas de Sus prácticas ascéticas también pueden ser perjudiciales.

Una tentación que surge con frecuencia durante las temporadas de ayuno es comer alimentos altamente procesados ​​que, si bien se adhieren a las pautas de ayuno, están llenos de ingredientes no saludables. Es importante recordar que cuando ayunamos, lo hacemos comiendo menos y más simplemente en ingredientes. Cuando pasamos tanto tiempo inventando comidas sustitutivas que son tan sabrosas que nuestros estómagos no se dan cuenta de que estamos ayunando, estamos saboteando nuestro ayuno y robándonos el fruto espiritual de nuestro trabajo.

Rita Madden, una cristiana ortodoxa y dietista y nutricionista registrada (RDN) y autora de Food, Faith and Fasting, escribe:

Muchos alimentos altamente procesados ​​contienen ingredientes artificiales como: colorantes alimentarios, edulcorantes y aditivos / conservantes. Estos alimentos artificiales pueden ser perjudiciales para la salud. Puede ser fácil elegir muchas de estas sustancias similares a los alimentos cuando no estamos en ayunas, pero aún más cuando estamos en ayunas. Necesitamos ceñirnos a los alimentos básicos reales que la iglesia describe como nuestras opciones de alimentos en ayunas porque, como advierte Saint Paisios, “Hoy en día la gente hace negocios ilícitos y engañosos. Sin embargo, no deben falsificar sustancias alimenticias, porque se convierten en la causa de dañar la salud de las personas ”.

La ciencia moderna demuestra que muchos de estos artículos similares a alimentos creados artificialmente están afectando nuestra salud. San Serafín de Sarov enseñó que: “Todos los días uno debe participar de la comida suficiente para permitir que el cuerpo, al estar fortalecido, sea amigo y ayudante del alma en la realización de las virtudes. De lo contrario, con el cuerpo exhausto, el alma también puede debilitarse ". Una palabra clave en esta enseñanza, y especialmente cuando se trata de nuestros días de ayuno, se fortalece. Cuando ayunamos, debemos elegir alimentos de calidad real que nos brinden la nutrición que necesitamos y que se ajusten a las pautas de nuestra Sagrada Tradición Ortodoxa. Los alimentos recetados tienen los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, pero están libres de ingredientes sintéticos dañinos. Para ilustrar: la mantequilla está fuera cuando ayunamos, por lo que elegimos margarina en su lugar, y la mitad y la mitad no se consume, por lo que elegimos Coffee Mate. Pero tanto la margarina como el Coffee Mate son perjudiciales para nuestra salud; mientras que cuando la mantequilla y la mitad y la mitad se consumen como parte de una dieta equilibrada, pueden ser opciones de alimentos que proporcionen al cuerpo algo de la nutrición que necesita. Además, no queremos perdernos el propósito del ayuno porque siempre tenemos un recambio. Esto minimiza la esencia del ayuno ya que lo que sucede es durante el período de ayuno, simplemente elegimos otras opciones satisfactorias en lugar de permitirnos sentir un hambre física. Esta hambre física es pertinente para recordarnos que nuestra verdadera comida es Cristo y nuestra verdadera hambre es por Él. Cuando elegimos decir no a ciertos alimentos y dejar de lado el “juego de reemplazo”, elegimos renunciar a nuestra propia voluntad y utilizar la disciplina del ayuno para poner la voluntad de Dios en primer lugar en nuestra vida. mientras que cuando la mantequilla y la mitad y la mitad se consumen como parte de una dieta equilibrada, pueden ser opciones de alimentos que proporcionen al cuerpo algo de la nutrición que necesita. Además, no queremos perdernos el propósito del ayuno porque siempre tenemos un recambio. Esto minimiza la esencia del ayuno ya que lo que sucede es durante el período de ayuno, simplemente elegimos otras opciones satisfactorias en lugar de permitirnos sentir un hambre física. Esta hambre física es pertinente para recordarnos que nuestra verdadera comida es Cristo y nuestra verdadera hambre es por Él. Cuando elegimos decir no a ciertos alimentos y dejar de lado el “juego de reemplazo”, elegimos renunciar a nuestra propia voluntad y utilizar la disciplina del ayuno para poner la voluntad de Dios en primer lugar en nuestra vida. mientras que cuando la mantequilla y la mitad y la mitad se consumen como parte de una dieta equilibrada, pueden ser opciones de alimentos que proporcionen al cuerpo algo de la nutrición que necesita. Además, no queremos perdernos el propósito del ayuno porque siempre tenemos un recambio. Esto minimiza la esencia del ayuno ya que lo que sucede es durante el período de ayuno, simplemente elegimos otras opciones satisfactorias en lugar de permitirnos sentir un hambre física. Esta hambre física es pertinente para recordarnos que nuestra verdadera comida es Cristo y nuestra verdadera hambre es por Él. Cuando elegimos decir no a ciertos alimentos y dejar de lado el “juego de reemplazo”, elegimos renunciar a nuestra propia voluntad y utilizar la disciplina del ayuno para poner la voluntad de Dios en primer lugar en nuestra vida.

La Iglesia siempre ha dispensado del ayuno cuando se trata de: enfermedades específicas, los muy jóvenes y ancianos, las mujeres embarazadas y las madres lactantes. Sí, los niños están creciendo pero pueden hacer cierto nivel de ayuno. Dónde se encuentra su familia en la disciplina del ayuno es lo que debe determinarse con su párroco (o padre espiritual). Vivimos en una tierra de abundancia y cuando se hacen las elecciones correctas de alimentos, tanto los niños como los adultos pueden obtener los nutrientes que necesitan mientras dejan de lado los alimentos que no están en ayunas durante un período de tiempo.

​Los niños pueden ayunar como una parte regular de la vida de la Iglesia con su familia, bajo la guía de un médico o dietista ortodoxo que es bendecido por el párroco. En muchas parroquias, los niños comienzan a observar el ayuno eucarístico o de comunión entre las edades de 6 y 8 años. Con la instrucción amorosa y el cuidado de sus padres, los niños pueden entender por qué ayunamos y aprender a abrazar el ayuno con su familia y comunidad parroquial. Es muy importante que los padres sean buenos modelos a seguir para sus hijos al ayunar con gozo por amor a Dios y el deseo de crecer a su semejanza. La lectura de ejemplos de las Sagradas Escrituras y la vida de los santos también son formas importantes de ayudar a los niños a comprender y abrazar el ayuno.

San Porfirios, en Heridos de amor, describe el importante papel de los padres en la formación del amor de sus hijos por Dios y la formación de prácticas ascéticas. El escribe,

Lo que salva y hace buenos hijos es la vida de los padres en el hogar. Los padres necesitan dedicarse al amor de Dios. Necesitan convertirse en santos en su relación con sus hijos a través de su apacibilidad, oración y amor. Necesitan empezar de nuevo cada día, con una nueva perspectiva, un entusiasmo renovado y amor por sus hijos. Y el gozo que les llegará, la santidad que los visitará, derramará gracia sobre sus hijos. 4

De esta manera, los niños llegan a comprender la vida plena de la Iglesia y su participación en ella, motivados por el deseo amoroso de convertirse en santos. San Basilio escribe:

El ayuno protege a los niños, castiga a los jóvenes, hace venerables a las personas mayores…. Si todos tomaran el ayuno como consejero de sus acciones, nada impediría que una paz profunda se extendiera por todo el mundo. 5

Seamos niños o adultos, no debemos descuidar, bajo la guía de nuestro sacerdote o padre espiritual, las prácticas de ayuno de la Iglesia. Como nos recuerda San Antonio el Grande,

No descuides el ayuno; constituye una imitación del estilo de vida de Cristo.

Esta vida en Cristo es de hecho el camino de regreso a la unión con Dios que se perdió trágicamente en la caída. En este sentido, no debemos acercarnos a nuestro ayuno con el ceño fruncido. Al recordar lo que se perdió en la caída, la misma integridad del hombre, podemos mirar hacia atrás y mirar hacia adelante a la plenitud de vida restaurada que aguarda a quienes la buscan. Por lo tanto, el ayuno no es solo una muestra de lo que fue, sino un anticipo de lo que está por venir. Esta práctica nos recuerda que, si bien todas las cosas son posibles, solo una es necesaria. Es en este contexto que prestamos atención a las siguientes palabras de San Teófano el Recluso, donde instruye,

El ayuno parece lúgubre hasta que uno entra en su campo. Pero comienza y verás qué luz trae después de las tinieblas, qué liberación de ataduras, qué liberación después de una vida pesada.

Iconos

La primera vez que invité a un amigo protestante en particular a entrar en una iglesia ortodoxa, miró a su alrededor muy lentamente, con cuidado, con cautela. "Es bonito", dijo, "pero ¿no advierte la Biblia contra las imágenes esculpidas?"

Su referencia, por supuesto, fue a los íconos, imágenes pintadas de Jesucristo y sus seguidores que, a lo largo de los siglos de nuestra historia como Iglesia, han sido retratados a la vista de todos. ¿Tenía razón en su preocupación?

Esa Iglesia en particular, como la mayoría de las iglesias ortodoxas, era muy hermosa. Y la Biblia, específicamente la ley del Antiguo Testamento, dice: "No tendrás imágenes esculpidas" (Éxodo 20: 4, KJV). Entonces, la pregunta es, ¿esos íconos, esas pinturas que representan a Cristo, su Madre, los santos y eventos bíblicos especiales, entran en la categoría de imágenes esculpidas?

La historia de los iconos y de su uso en la Iglesia ortodoxa no solo es fascinante sino instructiva. No son nada nuevo. Tampoco fueron inventados por una Iglesia medieval apóstata. El uso de representaciones para la instrucción y como ayudas a la piedad se remonta a los primeros siglos de la Iglesia, y es probable que estuvieran allí de alguna forma desde el principio. Ciertamente sabemos que incluso en el Israel de mentalidad legal, las pinturas y otras representaciones artísticas utilizadas para ayudar a la gente a recordar la verdad espiritual no eran en absoluto desconocidas.

Tanto en el tabernáculo como en los templos posteriores se usaron imágenes, especialmente de querubines. Y una sinagoga recientemente descubierta de los últimos siglos antes de Cristo tiene pinturas de escenas bíblicas en sus paredes.

Los parámetros bíblicos
Pero, ¿fue esto hecho contrario al mandato de Dios? Mire Éxodo 26: 1. En los mandamientos de Dios a Moisés acerca del tabernáculo, dados solo unos pocos capítulos después de la entrega de los Diez Mandamientos, se encuentra esta instrucción: "Harás además el tabernáculo con diez cortinas tejidas de hilo fino de lino, e hilados azul, púrpura y escarlata; con dibujos artísticos de querubines los tejerás ".

Un mandato similar con respecto al Arca de la Alianza instruyó a Moisés a tener dos querubines de oro martillado en los extremos del propiciatorio. Dios dijo: "Y allí me encontraré con ustedes, y les hablaré desde arriba del propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, de todas las cosas que les daré por mandamiento a la hijos de Israel "(Éxodo 25:22). Aquí hay imágenes directamente conectadas con la presencia de Dios y ordenadas por Él.

Desde los primeros años de la Iglesia, los cristianos utilizaron símbolos como la cruz, el pez, el pavo real, el pastor y la paloma. Y las tumbas y catacumbas de los primeros cristianos tienen pinturas que son representaciones de escenas bíblicas.

Por ejemplo, el historiador de la Iglesia del siglo IV, Eusebio, nos dice que fuera de la casa de la mujer en los Evangelios con una hemorragia curada por Cristo había "una estatua de bronce de una mujer, descansando sobre una rodilla y parecida a un suplicante con los brazos extendidos. era otro del mismo material, una figura erguida de un hombre con una capa doble cuidadosamente envuelta sobre sus hombros y su mano extendida hacia la mujer ".

Eusebio continúa diciendo: "Esta estatua, que se decía que se parecía a los rasgos de Jesús, todavía estaba allí en mi propio tiempo, de modo que la vi con mis propios ojos" (Historia de la Iglesia, Libro 7, Capítulo 18). Nos dice además que se habían conservado los retratos del Salvador y de Pedro y Pablo, y que él también los había examinado con sus propios ojos.

En ese mismo siglo, el célebre obispo y teólogo, San Gregorio de Nisa, relata sentirse profundamente conmovido por un icono del sacrificio de Isaac: "He visto una representación pintada de esta pasión, y nunca he pasado sin derramar lágrimas, porque el arte trae la historia vívidamente a los ojos ". Su amigo y contemporáneo, san Gregorio Nacianceno, escribe sobre la persecución de los cristianos por parte del cruel emperador Juliano el Apóstata: "Las imágenes veneradas en lugares públicos todavía tienen cicatrices de esa plaga". El testimonio de muchos otros grandes escritores de la Iglesia primitiva confirma la misma verdad. Los iconos fueron conocidos y venerados en los primeros siglos de la Iglesia.

Está bien. De modo que la Iglesia primitiva creó y poseyó imágenes, o íconos, como los llamamos en una transliteración de la palabra griega para imágenes. Y los fieles cristianos los honraron o veneraron. Pero, ¿encaja esto con la advertencia bíblica sobre las imágenes?

El mandamiento en cuestión es de los Diez Mandamientos: "No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás ninguna imagen tallada, ni semejanza alguna de nada que esté arriba en el cielo, o abajo en la tierra, o que hay en las aguas debajo de la tierra: no te inclinarás ante ellos ni les servirás, porque yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso ”(Éxodo 20: 3-5).

Tenga en cuenta que el contexto muestra que el término "imagen esculpida" se usa para referirse a un ídolo, una imagen creada para ser adorada como un dios. ¿Podría esto significar que hay en la Biblia dos clasificaciones de imagen: imágenes verdaderas e imágenes falsas? ¿Imágenes apropiadas e imágenes inapropiadas? Si es así, ¿cómo distinguimos entre ellos?

Iconos y nuestra fe en Dios
Para responder a estas preguntas, repasemos por un momento lo que creemos acerca de Dios mismo. El venerable teólogo del siglo VIII, San Juan de Damasco, defensor de la causa de los íconos y del cristianismo ortodoxo, resume muy bien lo que los verdaderos cristianos de su época creían acerca de Dios. Vea si no está de acuerdo.

"Creo en un Dios, la fuente de todas las cosas, sin principio, increado, inmortal e inexpugnable, eterno, eterno, incomprensible, incorpóreo, invisible, no circunscrito, sin forma. Creo en un Ser superesencial, una Deidad mayor que nuestra concepción de la divinidad, en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, y solo lo adoro a Él. Adoro a un Dios, una Deidad, pero adoro a tres personas: Dios Padre, Dios Hijo hecho carne y Dios Espíritu Santo , un solo Dios " (Sobre las imágenes divinas, Crestwood, NY: St. Vladimir's Seminary Press, 1980, página 15).

Nada podría ser más sólido, más bíblico, más cristiano, más ortodoxo. Pero dada nuestra comprensión de la Deidad, si Dios es invisible, como escribe San Juan, ¿cómo podemos representar a Dios?

Escuche una vez más a San Juan de Damasco: "Es obvio que cuando contemplas a Dios hecho hombre, entonces puedes representarlo vestido con forma humana. Cuando el invisible se vuelve visible para la carne, entonces puedes dibujar su semejanza. es incorpóreo y sin forma, inconmensurable en la infinitud de Su propia naturaleza, existiendo en la forma de Dios, se vacía a Sí mismo y toma la forma de un siervo en sustancia y estatura y se encuentra en un cuerpo de carne, entonces puedes dibujar Su imagen y muéstresela a cualquiera que esté dispuesto a mirarla " (Sobre las Imágenes Divinas, página 18).

Me viene a la mente el viejo adagio chino, "Una imagen vale más que mil palabras". Si usamos imágenes de palabras para ilustrar nuestros sermones, ¿qué pasa con las imágenes gráficas para ilustrar el evangelio de Cristo mismo? Esta es la súplica de San Juan: "Representan su maravillosa condescendencia, su nacimiento de la Virgen, su bautismo en el Jordán, su transfiguración en el Tabor, sus sufrimientos que nos han liberado de la pasión, su muerte, sus milagros que son signos de su naturaleza divina". , ya que por medio del poder divino Él los hizo en la carne. Muestre su cruz salvadora, la tumba, la resurrección, la ascensión a los cielos. Use todo tipo de dibujo, palabra o color " (Sobre las imágenes divinas, página 18).

¡Absolutamente! ¡Justo en el blanco! Es increíblemente importante que a los cristianos se nos permita la libertad de representar la humanidad y la obra de Cristo, porque por Su encarnación Él se reveló a Sí mismo en y a través de la creación material. Y se debe permitir que la creación material así santificada lo revele.

A quien es debido el honor
Pero supongamos que me vieras arrodillado ante una serie de iconos de las escenas que describió San Juan, orando a Cristo, tal vez incluso besando esos iconos. ¿Entonces que? ¿Me dedico a la adoración de ídolos?

Porque aquí, como ve, es donde nos encontramos con la razón crucial para tener íconos en primer lugar. En la imagen vemos el Prototipo. Un icono de Cristo nos revela el Original. Y a través de Él, Él nos enseñó, también vislumbramos al Padre. Los iconos se convierten para nosotros en ventanas al cielo, revelando la gloria de Dios. ¡El hecho es que los íconos ayudan a protegernos de la idolatría! Por tanto, nos postramos ante el icono de Cristo, viendo a través de él a Él y a Su Padre.

Estos iconos, estas ventanas, pueden verse como ofreciendo movimiento en dos direcciones. En una Iglesia Ortodoxa, los íconos son para nosotros que adoramos un pasaje al Reino de Dios, pero también traen una revelación, una manifestación de la hueste celestial invisible de ángeles, santos y mártires, sí, incluso los eventos eternos de salvación. nuestra presencia. La Iglesia se convierte en una verdadera avanzada del cielo en la tierra.

Esta veneración, dicho sea de paso, va acompañada de un rico precedente bíblico. San Juan de Damasco nos recuerda que: "Abraham se inclinó ante los hijos de Hamor, hombres que no tenían ni fe ni conocimiento de Dios, cuando compró la doble cueva destinada a convertirse en una tumba. Jacob se postró en tierra ante Esaú, su hermano , y también ante la punta del bastón de su hijo José. Él se inclinó, pero no adoró. Josué, el hijo de Nun, y Daniel se inclinaron en veneración ante un ángel de Dios, pero no lo adoraron " (En el Imágenes divinas, página 19).

Sabiduría. En esa afirmación perspicaz se encuentra una elección de palabras que marca la diferencia en el mundo para los cristianos ortodoxos cuando se trata del uso de iconos. Se hace una distinción importante entre adoración o culto y honor o veneración. La adoración está reservada solo para Dios. El honor y la veneración se dan de manera más amplia, un asunto completamente diferente.

Todos honramos y veneramos varios objetos, posiciones y personas, ¡y eso en diferentes grados! En el Nuevo Testamento se les dice a los esposos y esposas que se honren mutuamente. Y también los niños honran (¡esperamos!) A sus padres. En la escuela honramos a los maestros y directores. Honramos a profesores y científicos; gobernadores y miembros del congreso; senadores y jueces; presidentes y primeros ministros. "Lleve una carta al honorable señor Jones", puede decirle un hombre a su secretaria.

La palabra "venerar" es menos familiar hoy en día, quizás porque veneramos menos que las generaciones anteriores. El verbo "venerar" significa mirar con respeto reverencial o con admiración. Le pregunté a mi amigo cómo se sentía acerca de la Biblia. ¿Sentía más respeto por él que por cualquier otro libro, digamos un diccionario o una novela? "Sí", dijo enfáticamente, "la Biblia es la palabra de Dios, por eso la respeto por encima de cualquier otro libro".

"Bueno, entonces", le pregunté, "¿diría que venera la Biblia?" Él pensó que era una palabra muy fuerte, pero cuando llegó al final, sí, veneraba la Biblia.

"¿Qué pasa entonces con su pastor", le pregunté, "o alguna otra persona muy piadosa o espiritual que conozca? ¿Hay alguien así a quien venera?" Allí no estaba seguro. Respetaba a su pastor ya algunos otros cristianos que conocía, los respetaba mucho, pero parecía que "venerar" era una palabra demasiado fuerte.

Aunque a los estadounidenses nos inquieta la veneración, muchos de nosotros todavía estamos dispuestos a venerar la Biblia y, sí, algunos incluso saben lo que es venerar a un pastor sabio y piadoso oa un abuelo anciano. Así, de hecho, los cristianos ortodoxos veneran los iconos, honrándolos y respetándolos por lo que representan, por la historia que cuentan, por lo que revelan del cielo y de la gloria de Dios.

"Pero espera", dijo mi amigo, "si vas a adorar a Dios, ¿por qué no adoras a Dios?" Nuestra discusión lo llevó a considerar lo que él consideraría el ambiente ideal para la adoración: cuatro paredes en blanco, sin decorar, de un color neutro pero agradable, y un púlpito. ¿Sería tan severa desnudez para hablar de la presencia de un Dios vivo? Incluso las paredes desnudas son una imagen que habla de ausencia y vacío.

La forma en que uno adora, como ve, es una preocupación crucial para un cristiano. Y los iconos son fundamentales para el culto cristiano ortodoxo. No solo nos ayudan a ver la gloria de Dios, sino que algunos íconos, como los de los santos, nos dan modelos santos a seguir como patrones para nuestra vida.

Nuestro ejemplo principal, por supuesto, es Cristo mismo, quien dijo: "Un mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros; como yo los he amado, que también se amen los unos a los otros" (Juan 13:34). Y San Pablo escribió: "Sed, pues, seguidores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante" (Efesios 5: 1, 2).

Pero el apóstol Pablo incluso exhortó a sus lectores a seguirlo o imitarlo (1 Corintios 4:16; 11: 1; Filipenses 3:17; 4: 9). Y a lo largo de las edades de la Iglesia, los creyentes sensatos han visto que seguir a hombres y mujeres piadosos que han ido antes es una ayuda en el crecimiento personal hacia la imagen y semejanza de Dios. Cuando los cristianos ortodoxos honran un icono de uno de los santos inclinándose ante él, besándolo y rezando una oración ante él, están atentos al ejemplo piadoso de ese santo y a seguir ese ejemplo.

La palabra se hace carne
La adoración ortodoxa se compone casi en su totalidad de lecturas de las Escrituras, oraciones e himnos. Y los movimientos que hacemos en relación con algunas de estas lecturas, oraciones e himnos, son movimientos que dirigen nuestra mirada y nuestra atención a ciertos iconos. Esta dirección de nuestra atención a los iconos es fundamental para el propósito del culto cristiano ortodoxo: dirigirnos a Cristo, que nos dirige al Padre. Después de todo, esta es la razón por la que el Hijo y el Verbo de Dios se encarnaron. Como él mismo dijo: "El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió. Y el que me ve, ve al que me envió" (Juan 12:44, 45).

Jesús, el Hijo y Verbo de Dios, se hizo hombre para que fuéramos atraídos al Padre, pudiéramos verlo y conocerlo. Al encarnarse, unió la materia creada, la humanidad, a Sí mismo, uniendo a Dios y la humanidad en Su Persona para que podamos conocer al Padre. En ese mismo acto, santificó la materia y la usó, su misma humanidad, para unirnos a Dios. En Cristo, por tanto, lo increado se unió a lo creado, la creación al Creador, para llevarnos a Dios.

Por lo tanto, los íconos (junto con las lecturas de las Escrituras, las oraciones y los himnos) nos ayudan a adorar a Dios, nos ayudan a crecer a imagen y semejanza de Dios. Aunque visible y material, su contenido, teología en color, nos ayuda a ver y conocer lo invisible y lo espiritual.

Todos sabemos que el nacimiento de Cristo es una celebración de gozo, porque Dios el Hijo se complació en nacer como un bebé. Construyamos en nuestras mentes la imagen de Él, envuelto en pañales, acostado en una cueva de pesebre, con la luz divina iluminando la oscuridad de esa cueva. Así, la boca negra de la cueva es el mundo caído, bajo la sombra de la muerte, pero iluminado por el "Sol de Justicia" que ahora amaneció.

También vemos a la Virgen Madre junto a su Hijo, descansando sobre esa cama estilo hamaca que usaban los judíos de ese día en sus viajes. Pero nuestra imagen, al ser la del icono tradicional, mostrará mucho más. Como nos dicen los Evangelios, toda la humanidad está llamada a presenciar el evento. Los pastores en las colinas en la parte superior derecha de nuestra escena representan a la gente común y humilde de este mundo. Desde el centro-izquierda se acercan los Reyes Magos que representan a los sabios y eruditos. Arriba, una multitud de ángeles anuncia el bendito evento a la humanidad. En el centro, la estrella brilla hacia abajo, centrando sus rayos sobre la cueva estable.

Varios otros eventos se presentan simultáneamente en el frente inferior de nuestra escena: A la izquierda, José se sienta reflexionando dolorosamente, mientras que el diablo, disfrazado de pastor viejo y encorvado, susurra nuevas dudas y sospechas en su oído. En la esquina de la extrema derecha, se puede ver a dos mujeres bañando al Cristo recién nacido, lo que significa la realidad de su humanidad. Así, nuestro icono representa a Jesús dos veces.

También en el frente, frente a José, hay un árbol, incluido por derecho propio como una ofrenda a Cristo, pero además, para cumplir las palabras del profeta Isaías, "Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago brotará de sus raíces "(Isaías 11: 1).

Dentro de la cueva, el bebé yace custodiado por un buey y un burro, cumpliendo nuevamente las palabras de Isaías: "El buey conoce a su dueño y el burro el pesebre de su amo" (Isaías 1: 3).

La descripción escrita de esta escena ha requerido muchas palabras. Pero un icono trae al sentido visual la escena completa, inundando nuestras mentes y corazones con la gloria del momento de la Encarnación, junto con sus múltiples implicaciones. En el culto ortodoxo, esta teología visual se recibe junto con todo lo que se escucha, se dice y se canta, para llenar todo nuestro ser de maravilla y de la gloria de Dios.

Junto con los himnos, las Escrituras y las oraciones, la teología en color transmitida por los íconos al corazón receptivo ayuda a llevar al adorador a la misma presencia de Dios para adorarlo y conocerlo. Porque es todo el ser, todo el "yo" o "tú", el que adora, no sólo un aspecto etéreo llamado alma. Los cristianos no somos, después de todo, dualistas gnósticos que consideran nuestra parte espiritual digna de Dios y el cuerpo una parte menor o indigna. Por lo tanto, la adoración ortodoxa involucra al cuerpo con todos sus sentidos en la adoración.

Iconos imágenes falsas? ¡Oh no! Porque no imaginamos lo invisible y no adoramos al icono. De hecho, son imágenes verdaderas, seguras dentro de los límites de la tradición bíblica que rodea a la adoración verdadera. Involucran al ojo humano en la adoración y adoración de Dios. San Juan de Damasco resume el balance:

"No adoro a la creación más que al Creador, pero adoro al que se hizo criatura, al que se formó como yo, al que se vistió de creación sin debilitarse ni apartarse de su divinidad, para elevar en gloria nuestra naturaleza. y haznos partícipes de su naturaleza divina.

"Por tanto, dibujo con valentía una imagen del Dios invisible, no como invisible, sino como si se hubiera hecho visible por nuestro bien al participar de la carne y la sangre. No dibujo una imagen de la Deidad inmortal, pero pinto la imagen de Dios que se hizo visible en la carne, porque si es imposible hacer una representación de un espíritu, ¿cuánto más imposible es representar al Dios que da vida al espíritu? " (Sobre las imágenes divinas, páginas 15, 16).

Toda la Iglesia dice "¡SÍ!"
En 787 d.C., el liderazgo de toda la Iglesia cristiana convocó lo que se llama el Séptimo Concilio Ecuménico. Después de un examen minucioso y extenso de las Sagradas Escrituras y una consideración de la tradición relacionada con la fabricación y el uso de iconos, este organismo decretó:

"Nosotros, por lo tanto, siguiendo el camino real y la autoridad divinamente inspirada de nuestros Santos Padres y las tradiciones de la Iglesia (porque, como todos sabemos, el Espíritu Santo mora en ella), definimos con toda certeza y precisión que al igual que la figura de la preciosa y vivificante Cruz, así también las venerables y santas imágenes, tanto en pintura y mosaicos como de otros materiales adecuados, deben exponerse en las santas Iglesias de Dios, y en los vasos sagrados y en las vestiduras y colgaduras. y en cuadros tanto en las casas como al borde del camino, a saber, la figura de nuestro Señor Dios y Salvador Jesucristo, de nuestra Señora inmaculada, de los honorables ángeles, de todos los santos y de todas las personas piadosas.

"Porque con tanta más frecuencia como se les ve en la representación artística, con mucha más facilidad la gente se eleva a la memoria de sus prototipos y al anhelo por ellos; y a éstos se les debe dar el debido saludo y reverencia honorable, no el verdadero culto de la fe que pertenece únicamente a la naturaleza divina; pero a éstos, en cuanto a la figura de la preciosa y vivificante Cruz y al Libro de los Evangelios y a los demás objetos sagrados, se pueden utilizar incienso y luces. ofrecido según las antiguas costumbres piadosas ".

Porque el honor que se paga a la imagen pasa a lo que la imagen representa, y el que venera la imagen venera en ella al sujeto representado. Así, el icono es una imagen fiel, una ventana al cielo y una luz que nos guía hasta allí. En ese sentido, asume el mismo papel que la columna de fuego que guió a Israel a través del desierto hacia la Tierra Prometida y la estrella que llevó a los Reyes Magos a Cristo. El icono no pretende servir como fotografía de una escena terrestre. Tampoco despierta en nosotros simplemente el sentido de épocas pasadas. Más bien, el ícono está ahí para llevar nuestros corazones al Rey de Reyes, a la brillante gloria de la Era Venidera.

El icono es una imagen sagrada, una puerta al cielo. Nos dice que nuestro Señor Jesucristo y Su gran nube de testigos están presentes, a la mano, en lo alto, con nosotros. Por lo tanto, es indispensable para aquellos que buscan y desean sinceramente la plenitud del culto cristiano.

More

Introducción a la Divina Liturgia

La palabra liturgia significa trabajo común o acción común. La Divina Liturgia es el trabajo común de la Iglesia Ortodoxa. Es la acción oficial de la Iglesia reunida formalmente como Pueblo elegido de Dios. La palabra iglesia, como recordamos, significa una reunión o asamblea de personas específicamente elegidas y llamadas aparte para realizar una tarea en particular.

La Divina Liturgia es la acción común de los cristianos ortodoxos reunidos oficialmente para constituir la Iglesia ortodoxa. Es la acción de la Iglesia reunida por Dios para estar juntos en una comunidad para adorar, orar, cantar, escuchar la Palabra de Dios, ser instruida en los mandamientos de Dios, ofrecerse con acción de gracias en Cristo a Dios Padre. , y tener la experiencia viva del reino eterno de Dios a través de la comunión con el mismo Cristo que está presente en su pueblo por el Espíritu Santo.

La Divina Liturgia siempre la realizan los cristianos ortodoxos en el día del Señor, que es el domingo, el "día después del sábado", que simboliza el primer día de la creación y el último día, o como se llama en la Sagrada Tradición, el octavo día. - del Reino de Dios. Este es el día de la resurrección de Cristo de entre los muertos, el día del juicio y la victoria de Dios predicho por los profetas, el día del Señor que inaugura la presencia y el poder del "reino por venir" ya ahora dentro de la vida de este presente. mundo.

La Iglesia también celebra la Divina Liturgia en días festivos especiales. Por lo general, se celebra a diario en los monasterios y en algunas grandes catedrales e iglesias parroquiales, con la excepción de los días de semana de la Gran Cuaresma, cuando no se sirve debido a su carácter pascual.

Como acción común del Pueblo de Dios, la Divina Liturgia puede celebrarse una sola vez en un día cualquiera en una comunidad cristiana ortodoxa. Todos los miembros de la Iglesia deben reunirse con su pastor en un lugar a la vez. Esto incluye incluso a niños pequeños y bebés que participan plenamente en la comunión de la liturgia desde el día de su entrada en la Iglesia a través del bautismo y la crismación. Siempre todos, siempre juntos. Esta es la expresión tradicional de la Iglesia Ortodoxa sobre la Divina Liturgia.

Debido a su carácter común, la Divina Liturgia nunca puede ser celebrada en privado por el clero solo. Puede que nunca se sirva solo para algunos y no para otros, sino para todos. Puede que nunca se sirva simplemente para algunos fines privados o para algunas intenciones específicas o exclusivas. Por lo tanto, puede haber, y generalmente hay, peticiones especiales en la Divina Liturgia para los enfermos o los difuntos, o para algunos propósitos o proyectos muy particulares, pero nunca hay una Divina Liturgia que se realice exclusivamente para individuos privados o para propósitos específicos aislados o intenciones. La Divina Liturgia es siempre "en nombre de todos y para todos".

Debido a que la Divina Liturgia no existe por otra razón que la de ser el acto oficial de oración, adoración, enseñanza y comunión de toda la Iglesia en el cielo y en la tierra que lo incluye todo, no puede considerarse simplemente como una devoción entre muchas, no incluso el más alto o el más grande. La Divina Liturgia no es un acto de piedad personal. No es un servicio de oración. No es simplemente uno de los sacramentos. La Divina Liturgia es el único sacramento común del ser mismo de la Iglesia. Es la única manifestación sacramental de la esencia de la Iglesia como Comunidad de Dios en el cielo y en la tierra. Es la única revelación sacramental de la Iglesia como Cuerpo místico y Esposa de Cristo.

Como acción mística central de toda la iglesia, la Divina Liturgia es siempre de espíritu resucitado. Siempre es la manifestación a su pueblo del Cristo Resucitado. Siempre es una efusión del Espíritu creador de vida. Siempre es comunión con Dios Padre. La Divina Liturgia, por tanto, nunca es lúgubre ni penitencial. Nunca es la expresión de la oscuridad y muerte de este mundo. Es siempre la expresión y la experiencia de la vida eterna del Reino de la Santísima Trinidad.

La Divina Liturgia celebrada por la Iglesia Ortodoxa se llama Liturgia de San Juan Crisóstomo. Es una liturgia más corta que la llamada Liturgia de San Basilio el Grande que se usa solo diez veces durante el Año Eclesiástico. Estas dos liturgias probablemente recibieron su forma actual después del siglo IX. No es el caso que fueron escritas exactamente como ahora representan los santos cuyos nombres llevan. Sin embargo, es bastante seguro que las oraciones eucarísticas de cada una de estas liturgias se formularon ya en los siglos IV y V, cuando estos santos vivían y trabajaban en la Iglesia.

La Divina Liturgia tiene dos partes principales. La primera parte es la reunión, llamada sinaxis. Tiene su origen en las reuniones de la sinagoga del Antiguo Testamento, y se centra en el anuncio y la meditación de la Palabra de Dios. La segunda parte de la Divina Liturgia es el sacrificio eucarístico. Tiene su origen en el culto en el templo del Antiguo Testamento, los sacrificios sacerdotales del Pueblo de Dios; y en el evento salvífico central del Antiguo Testamento, la Pascua (Pascua).

En la Iglesia del Nuevo Testamento Jesucristo es la Palabra viva de Dios, y son los evangelios cristianos y los escritos apostólicos los que se proclaman y meditan en la primera parte de la Divina Liturgia. Y en la Iglesia del Nuevo Testamento, el evento salvífico central es el único sacrificio perfecto, eterno y todo suficiente de Jesucristo, el gran Sumo Sacerdote que es también el Cordero de Dios inmolado para la salvación del mundo, la Nueva Pascua. En la Divina Liturgia, los cristianos fieles participan en la ofrenda voluntaria de Cristo al Padre, realizada una vez por todas sobre la Cruz por el poder del Espíritu Santo. En ya través de este sacrificio único de Cristo, los cristianos fieles reciben la Sagrada Comunión con Dios.

Durante siglos fue la práctica de la Iglesia admitir a todas las personas en la primera parte de la Divina Liturgia, mientras que la segunda parte se reservaba estrictamente para aquellos que estaban formalmente comprometidos con Cristo a través del bautismo y la cristiandad en la Iglesia. A las personas no bautizadas no se les permitió ni siquiera presenciar la ofrenda y la recepción de la Sagrada Comunión por parte de los cristianos fieles. Así, la primera parte de la Divina Liturgia pasó a llamarse Liturgia de los Catecúmenos, es decir, la liturgia de los que recibían instrucciones en la fe cristiana para convertirse en miembros de la Iglesia mediante el bautismo y la crismación. También llegó a llamarse, por razones obvias, la Liturgia de la Palabra. La segunda parte de la Divina Liturgia pasó a llamarse Liturgia de los Fieles.

Aunque es una práctica general en la Iglesia Ortodoxa de hoy permitir que los cristianos no ortodoxos, e incluso los no cristianos, sean testigos de la Liturgia de los Fieles, sigue siendo una práctica reservar la participación real en el sacramento de la Sagrada Comunión solo a los miembros. de la Iglesia Ortodoxa que están plenamente comprometidos con la vida y las enseñanzas de la Fe Ortodoxa tal como la conserva, proclama y practica la Iglesia a lo largo de su historia.

Un hogar seguro en el cielo

La siguiente carta de una monja ortodoxa a un laico con problemas es un remedio cálido, sano y útil para cualquiera que tenga dudas sobre la misericordia y la compasión de Dios.

Querido P.,

¡Cristo ha resucitado!

Me alegré de que me llamaras este fin de semana y me hicieras saber cómo estás. Parece que tienes un caso bastante bueno de indigestión calvinista-jansenista [1]: incómoda y debilitante, pero no inevitablemente fatal. Muchos occidentales conversos a la ortodoxia (estadounidenses, alemanes, etc.) sufren de esto en un grado u otro, especialmente al principio de la vida espiritual. Nuestra gerondissa en St. Paul's lo llama la Enfermedad Medieval, una combinación de meticulosidad moralista, orgullo, secretismo, falta de fe en Dios y falta de fe en la compasión de Dios. Lo hace a uno bastante triste, propenso a estallidos de esfuerzo ascético mal considerados y de corta duración (a menudo sin alternar con estallidos igualmente mal considerados y de corta duración de distracciones carnales de un tipo u otro), a menudo melancólico, a menudo crítico.

Quienes tienen esta mentalidad tienden, por naturaleza o formación, a ver a Dios siempre como el Juez severo e insaciable, cuyo trato con el hombre siempre se basa en la ley y la justicia, y que nos exige un cumplimiento exacto de reglas y rúbricas. Y nosotros, al cumplirlos, no esperamos ni creemos en la transfiguración y renovación de nuestras almas y mentes. En el mejor de los casos, esperamos que nuestro escrupuloso cumplimiento de la Ley induzca a Dios a pasar por alto nuestros defectos y pecados que nosotros, en el fondo de nuestro corazón, sentimos que permanecen siempre con nosotros, sin perdón, sin cambios e inmutables. En tal atmósfera, la vida espiritual de uno no es realmente un viaje hacia la comunión con Dios a través del arrepentimiento y la deificación, sino más bien un triste péndulo de esfuerzos para apaciguar a un Dios inescrutable e implacable. intercalados con los estallidos de resentimiento y frustración que esto nos provoca. Naturalmente, como ha observado, esto conduce a un colapso mental o al abandono de la participación en la vida de la iglesia, que llegamos a sentir que no "funciona" para nosotros. Esta no es una visión ortodoxa de Dios. Y tener esta imagen falsa de Dios dificulta tener una experiencia ortodoxa de Dios.

Las personas nacidas en lo que queda del mundo bizantino no sufren esto tan fácilmente como nosotros. (Tienen otras cruces que llevar, por supuesto). Y a menos que lo hayan enfrentado al trabajar con occidentales, no siempre les resulta fácil de entender. Los griegos, por ejemplo, pueden ser hedonistas rebeldes, mundanos, egoístas, materialistas, avaros y astutos, pero tienen un optimismo y una confianza básicos en la bondad de Dios, la belleza del mundo y su propio valor como personas inmortales, lo que hace el arrepentimiento menos complicado para ellos. Incluso si se han alejado de la Iglesia, en sus corazones todavía tienen un entendimiento fundamental de que Dios es un Padre amoroso, la Theotokos es una Madre paciente que acudirá en su ayuda si se vuelven a ella, y el mundo de la creación es en última instancia, un lugar de significado y belleza.



El temible Pantocrátor, mirando hacia abajo con majestuoso juicio desde lo alto de la cúpula de la catedral de la ciudad, también es Christouli mou, "mi pequeño Cristo", que realmente escucha cuando corres a la iglesia de tu vecindario camino al trabajo para llorar y iluminarte. una vela porque su hija tiene problemas en la escuela. La intocable y santísima Madre de Dios es también Panayitsa mou, quien realmente tomará tu parte ante la corte de los cielos porque, al igual que tu propia mamá, siempre defenderá a sus hijos, no importa lo mal que lo hayan hecho. se comportó.

Una vez, la policía perseguía a un hombre por haber cometido un asesinato. Corrió a nuestro monasterio, golpeó las puertas para que le dejaran entrar y reclamó santuario allí. (Según la ley griega, estaría a salvo mientras permaneciera dentro de los muros). Lloró hasta que lo dejaron entrar, y luego exigió ver al P. R., diciendo que quería ir a confesarse. P. R. bajó, lo llevó al catholicon y cerró las puertas. Pronto llegó la policía, que lo rastreó y encontró su automóvil en el camino. También golpearon las puertas para que trajeran al hombre. P. R. salió de la iglesia, vistiendo su epitrachelion, y le dijo a la policía que no necesitaban esperar. El hombre estaba con él, pero tenía asuntos que terminar con Dios primero, y cuando terminaban, el hombre bajaba a la estación de policía y se entregaba. La policía preguntó quién garantizaría la apariencia del hombre. "El apóstol Pablo", el P. R. dijo. La policía se fue y, al cabo de un rato, el hombre salió de la iglesia, tranquilo y con el semblante cambiado. Las hermanas le dieron de comer y él se marchó para entregarse. Fue juzgado, declarado culpable y sentenciado.

Esa es el alma cristiana de un hombre y una cultura en acción. El hombre sabía que era culpable de un crimen ante la ley, pero también sabía que su carga más pesada era el pecado que pesaba sobre su alma. En lugar de suicidarse o tomar treinta rehenes en un centro comercial, corrió a la iglesia para ser lavado, vestido y alimentado, espiritual y físicamente, antes de ir a hacer las paces con César. Aceptó el castigo en este mundo con un corazón pacífico, sabiendo que ya estaba libre del castigo en el mundo venidero. De la misma manera, todo hombre herido por el pecado en un mundo caído, que corre en busca de la salvación a la Iglesia, encuentra los brazos de Cristo abiertos para él.

Ha visto por sí mismo que el tipo de pensamiento que menciona en su carta es loco y contraproducente. Dios no se sienta en el cielo, poniéndonos tareas imposibles que debemos realizar a cualquier costo, sin importar cuán inadecuadas sean para nuestra naturaleza y habilidades. Él no envidia nuestros placeres inocentes, ni disfruta de nuestros fracasos o errores. La humildad no es odio a uno mismo, y el autorreproche no es una obsesión neurótica de uno mismo. "Si hago algo que disfruto, definitivamente no es la voluntad de Dios ... Si me piden que haga algo que no tengo talento o deseo de hacer, esta es la voluntad de Dios ... siempre debo estar sufriendo". ¡Una exposición clásica del manifiesto jansenista! Afortunadamente, no tiene nada que ver con Cristo ni con la vida en Cristo. Estás en el camino correcto cuando supones que la respuesta está en mirar a Cristo y seguir sus mandamientos.

"Amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, alma y fuerzas, ya tu prójimo como a ti mismo. En esto está toda la ley y los profetas".

Las pruebas y los sufrimientos vendrán sobre nosotros, si buscamos guardar este Gran Mandamiento, pero vendrán sin buscarlos. No es necesario que los inventemos nosotros mismos, poniendo grava en nuestros zapatos y cenizas en nuestra comida, o forzándonos a ser un mal locutor de radio cuando podríamos ser un buen paisajista porque pensamos que Dios finalmente le agradará (o al menos) pasemos por delante de Su ojo) si hacemos tantas cosas que odiamos como sea posible.

La autoacusación es también una gran trampa para osos para los puritanos que se odian a sí mismos como tú. Estaba leyendo un artículo del élder Sophrony de Essex [2] la semana pasada. Alguien le estaba preguntando sobre los problemas psicológicos y emocionales tan frecuentes en la vida occidental, y si sentía que la psiquiatría secular ofrecía alguna ayuda. Dijo que, con la excepción de los síndromes directamente atribuibles al mal funcionamiento de la química cerebral, sentía que los psiquiatras a menudo hacen más daño que bien al hacer que las personas se concentren demasiado en sí mismas y muy poco en Dios y su prójimo. Dijo que comienzan a concentrarse demasiado en el "problema designado", que a menudo no es el problema real de todos modos, y luego tratan de cambiarlo con más autoanálisis e introspección, lo que solo nos hace presa de muchos tipos de ilusión. En esta entrevista, realizada un par de años antes de su reposo, el p.

"Sabes, escogemos y hurgamos, buscando cada pequeño error o pensamiento, y nos volvemos locos, todo para nada. Se convierte en una obsesión, y realmente crea un muro entre nosotros y Dios, sin dejar espacio para que la gracia actúe. . Sí, debemos conocer en general nuestros pecados, y que somos seres pecadores y engañados, pero nunca debemos perder de vista el hecho de que acudimos a Dios en oración, no para estar obsesionados con nuestros pecados, sino para encontrar Su misericordia. . De lo contrario el diablo nos quita todo ... alegría, esperanza, paz, amor ... y no nos deja más que esta obsesión por nuestros errores. Eso no es arrepentimiento. Eso es neurosis ".

¿El remedio? Una vez conocí a una mujer, una hija espiritual del élder Sophrony, una mujer casada de mediana edad con varios hijos, que fue repentinamente superada por una dolorosa enfermedad psicoespiritual: depresión severa con pensamientos suicidas, que tomó la forma de manía religiosa. Estaba obsesionada con presentimientos de condenación y desesperación por el perdón; Hizo extensos catálogos de sus pensamientos diarios más minuciosos, por fugaces que fueran, etc. Desesperada, con su matrimonio casi terminado, fue a Essex y le suplicó al P. Sophrony en busca de ayuda. Le dijo que tirara todos sus cuadernos de pecados, que leyera el Evangelio de San Juan todos los días durante un año, que dijera la Oración de Jesús tanto como pudiera [3], que recibiera la Sagrada Comunión con la mayor frecuencia posible, y volver a Essex durante algún tiempo cada año, descansar y rezar allí. Ella hizo lo que dijo y avanzó lentamente al principio; pero después de unos años volvió a ser libre y completa.

Al principio me dijo que tenía que decir la oración en voz alta tanto como pudiera, porque en el momento en que se detuvo, comenzó a caer de nuevo en su "vieja mente loca", como ella la llamaba; pero poco a poco empezó a tener más tiempo libre de sus miedos. El Evangelio de San Juan, después de muchas repeticiones, la obligó a ver que Dios es realmente un Dios de amor, que la cuida en un sentido personal. Esto se vio reforzado por su práctica de la oración y sus visitas al P. Sophrony.

Con el transcurso del tiempo, demostró tener un gran don de oración de intercesión por los demás y pasó el resto de su vida, mientras sus hijos crecieron, viviendo una vida tranquila, "solo un ama de casa" según todas las apariencias, pero pasando mucho tiempo cada día en oración por los demás, una forma de caridad en la que se vio muy ayudada por la gran compasión por los sufrimientos ajenos que le había provocado su propio tormento.

Pediste sugerencias. Naturalmente, cualquier cosa que ofrezca está sujeta a la dirección de su propio confesor, pero me vienen a la mente las siguientes sugerencias: Puede que su caso no sea tan extremo ... pero puede llegar a serlo. Le sugiero que comience a hacer un esfuerzo para cortar estos pensamientos acusadores oscuros diciendo la Oración cuando surjan, y también leyendo el Evangelio tanto como pueda. Puede que le resulte útil simplemente preparar su confesión a partir de un libro de oraciones por ahora, usando la lista de pecados en el libro de oraciones de Erie * u otro, pero use esto para prepararse solo el día que vaya a la confesión. No se permita preocuparse por ellos fuera del tiempo asignado de preparación para el Sacramento. Durante este período, no debería necesitar más de una hora, como máximo, para prepararse para la confesión.

Una vez que haya terminado, estará listo. Sin trampas. Después de ir a la confesión, aleje con la Oración de Jesús todos los pensamientos que intentan recordarle los pecados confesados, o que le hagan pensar que todavía no está "realmente perdonado". No se desanime si regresan y no se enoje más castigándose por ello. Intente, tan pacíficamente como pueda, seguir diciendo la oración. También puede encontrar ayuda diciendo varios nudos, o una cuerda, a la Madre de Dios. Ella es muy buena ayudándonos a levantarnos cuando nos sentimos perdidos en lo más profundo. Entonces, ore simplemente y simplemente ore. No se preocupe por el pasado inmutable. El tiempo de autoacusación debe limitarse a una vez por semana, o siempre que se prepare para la confesión, por ahora.

No se preocupe si no se siente feliz los días festivos u otros momentos en los que "debería" sentirse feliz. La alegría es un regalo, como la vida, la luz del sol, el aire, las flores y la comida. Viene y va, de acuerdo con sus propios ritmos y estaciones, y su presencia no significa que alguien sea santo, como tampoco su ausencia significa que alguien está condenado. Para los principiantes en la vida espiritual, los sentimientos no son tan importantes como los actos y los hábitos.

Debemos construir los hábitos de oración y vida en Cristo, y dejar que los sentimientos sigan cuando (o si) pueden. Cuando ore, no se ponga nervioso al monitorearse constantemente, tratando de medir cuántos segundos de compunción logró o si se sintió 1.5 grados más arrepentido que ayer. Simplemente diga la oración y mantenga su mente en las palabras de la oración. Cuanto más nos escudriñamos, menos prestamos atención a Dios. También podría tirar la cuerda de oración y pasar una hora mirándose en el espejo. Si su mente divaga, no tome nota mental para acusarse de estar distraído de la 1:06 a la 1:09 del martes. Simplemente vuelva a poner suavemente su pensamiento en las palabras de la Oración, y use las palabras como un ancla para tirar de usted de regreso al aquí y ahora si se aleja. Eso es suficiente.

Puede ser, como sospecha, que haya recopilado algunas ideas equivocadas sobre cómo vivir una vida espiritual ortodoxa, y que estas ideas equivocadas hayan influido en algunas de sus experiencias e influido en algunas de sus decisiones, especialmente las que tienen que ver con vida monástica. Bueno, los errores son solo errores: oportunidades de aprender mejores y diferentes formas de ser y hacer, no acusaciones de nuestro derecho a existir o nuestra esperanza de salvación. Den gracias al Señor porque en Su misericordia Él está abriendo sus ojos para que vean estas cosas ahora, y piensen y actúen sobre ellas con Su ayuda. Ahora es primavera en el mundo natural, y también primavera para el alma. Tiene la oportunidad de hacer una pequeña limpieza de primavera en su casa natural y comenzar un verano de nuevo crecimiento con ventanas más limpias en el mundo y habitaciones más frescas y brillantes dentro de su corazón.

"Cometer una blasfemia incluso en la liturgia, porque parece que nunca te mejores".

Son ellos los que están encerrados en su odio a Dios y al hombre, y los que blasfeman, llenos de rabia porque saben que nunca cambiarán, y nos odian porque podemos. En primer lugar, no es nuestra tarea juzgar si alguna vez estamos "mejorando". Eso es asunto del Señor, no nuestro, ni tampoco del diablo. En segundo lugar, eres un hijo amado del Dios viviente, que murió y resucitó para que tú también pudieras morir y resucitar, y vivir para siempre en gozo con Él. El Señor que rompió los barrotes de la muerte y desgarró el abismo del infierno es muy capaz de llevarte sano y salvo al cielo, si te apartas del camino y lo dejas entrar ". Ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados. Ni poderes, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra criatura, podrá separarnos del amor de Dios,

Estar de buen ánimo. Le deseo lo mejor y espero tener noticias suyas nuevamente.

En Cristo,

METRO.